Barcelona convulsionada por el freno de Messi a su renovación de contrato

Barcelona convulsionada por el freno de Messi a su renovación de contrato

Según medios españoles, el astro mundial tomó dicha determinación cansado de «la situación que se vive en el club» y su idea es terminar el vínculo con la entidad catalana el año próximo.

El FC Barcelona entró hoy en un terreno convulso que anticipa cambios ineludibles en su proyecto deportivo a corto o mediano plazo después de que su máxima estrella, el astro argentino Leo Messi, haya supuestamente paralizado las negociaciones para renovar su contrato, que vence a mediados del próximo año.

¿Messi se plantea seriamente dejar el Barcelona o sólo quiere forzar un cambio? Ambas son las hipótesis que abona a estas horas la prensa española, aunque la última opción parece ser más factible, ya que el futbolista argentino dejó claro en demasiadas ocasiones, incluso recientemente, que no se iría del club catalán, en el que debutó hace 16 años y con el que entró en el Olimpo del fútbol.

«Messi se enfada y el Barça tiembla», tituló el diario deportivo Marca, referente en Madrid, mientras otros medios españoles, como El Mundo o Deportes Cuatro, ahondaron en la idea de que el argentino puso contra las cuerdas la presidente del club, Josep María Bartomeu, quien intenta aferrarse a su mandato que finaliza el próximo año pese al cúmulo de críticas internas y fricciones con el plantel.

El futbolista decidió interrumpir las negociaciones en torno a la renovación de su contrato «harto de la situación que se viven en el Barcelona», según la radio Cadena Ser, porque su idea es terminar el vínculo con la entidad catalana el año próximo.

Las últimas actuaciones decepcionantes del equipo, que dirigido por Quique Setién está viendo cómo la Liga española se escapa en manos de su archirrival, el Real Madrid, habrían sido el detonante.

Mientras desde la entidad blaugrana dicen no tener constancia de esta decisión, el entorno de Messi mantiene silencio, lo que alimenta las especulaciones.

Sin embargo, las palabras del propio Messi, así como hechos concretos más recientes, entre ellos la crisis institucional en la que se hundió el club catalán en plena pandemia del coronavirus, dan algunas pistas para poner en contexto el gesto del capitán azulgrana y vislumbrar al menos el futuro más inmediato, que no parece muy lejos del Camp Nou.

Hay muchas señales de que Messi no está contento con la actual cúpula directiva del Barcelona, a la que, según recuerda la Cadena Ser, atribuye las permanentes filtraciones interesadas que lo hacen responsable de decisiones como la salida o entrada de un entrenador o de las contrataciones de jugadores.

Agencia Télam

A %d blogueros les gusta esto: