27 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Ausentes al Congreso: Santa Fe, Entre Ríos y la Liga Artiguista

Santa Fe estuvo literalmente atravesada por la guerra revolucionaria: fue camino, posta y proveedora de recursos. Pero además, desde la recuperación de Montevideo, se encontró entre dos lealtades y dos fuegos: el Directorio y las fuerzas artiguistas.

Cuando en 1814 el Directorio despojó a la ciudad de sus rentas y exigió sus veteranos para luchar contra Artigas se vio que en la ciudad no había consenso. Unos, aunque detestaran el costo, preferían el camino porteño de la Revolución; otros percibían al artiguismo como una alternativa.

En marzo de 1815, con apoyo artiguista, Santa Fe expulsó por primera vez a las fuerzas directoriales. Nombró gobernador interino a Francisco A. Candioti y el 26 de abril, un Congreso donde habían sido convocadas todas las clases del pueblo, lo confirmó como «gobernador intendente propietario” y creó una Junta de representantes, sin suprimir el Cabildo.

Los bandos santafesinos se atrincheraron en una y otra institución. Las amistades del nuevo director (Álvarez Thomas) estaban en la Junta; el Cabildo envió un diputado al Congreso de Arroyo de la China convocado por Artigas. Santa Fe se presentaba como una provincia que aspiraba ser parte de una Confederación de estados soberanos.

La enfermedad de Candioti visibilizó aún más las diferencias. Para sucederlo, la Junta eligió a Juan F . Tarragona; Candioti desautorizó esa elección y, según tradición, designó al alcalde del cabildo, Pedro Larrechea, quien pidió al directorio detener la invasión militar.

El 22 de agosto el Cabildo intentó evitar el desembarco de Viamonte en Santa Fe, pero ante su intransigencia y superioridad militar, la ocupación de las tropas fue “autorizada” por el Cabildo y, la víspera de la muerte de Candioti, apoyada de la Junta presidida por Tarragona.

Tras la muerte de Candioti, el 27 de agosto, una asamblea sin consentimiento del Cabildo eligió gobernador a Gabriel de Lassaga, pero Viamonte lo desconoció. La Junta convocó otra asamblea que, sin artiguistas y presidida por Viamonte, el 2 de septiembre subordinó la provincia al directorio. Nombró a Juan F . de Tarragona Teniente de Gobernador, quitó la bandera santafesina e izó la celeste y blanca.

El 25 de octubre la Junta escogió diputado al Congreso de Tucumán y, en diciembre extendió su representación a Juan F . Seguí. Los desmanes de las tropas en la ciudad propiciaron un descontento general contra el Gobierno. Controlada por los Echagüe y con la presión del ejército de Viamonte, la Junta gobernó hasta marzo de 1816, cuando los blandengues -al mando del Tte. Estanislao López- con auxilio artiguista volvieron a echar al gobierno directorial.

El 28 de mayo de 1816, el gobierno de Mariano Vera -a espaldas de Artigas- acordó con Buenos Aires mandar su diputado a Tucumán a cambio de reconocimiento de la independencia santafesina hasta el dictado de la Constitución, y facilidades comerciales. El incumplimiento del Directorio hizo desistir a los santafesinos del Congreso, permaneciendo en la Liga de los Pueblos Libres.

Darío G. Barriera
APU – Agencia Paco Urondo

Deja una respuesta

2020 © El Trillo Cooperativa de Trabajo de Comunicación e/t | Newsphere por AF themes.