Ante la crisis sanitaria, ¿quién gobierna hoy Jujuy?

Ante la crisis sanitaria, ¿quién gobierna hoy Jujuy?

«La situación es tremenda, nadie sabe quién gobierna Jujuy hoy”. La frase, palabra más palabra menos, viene circulando en los últimos días tras la confirmación de que Gerardo Morales y su vicegobernador Carlos Haquim están ambos aislados en sus domicilios, contagiados de coronavirus.

El viernes 14 Morales informó a través de su cuenta de Facebook que le había dado positivo el test; que se encontraba asintomático, en buen estado de salud y cumpliendo con el aislamiento en su casa.

Dos días después, en el habitual informe del Comité Operativo de Emergencia (COE) provincial, se difundió un mensaje grabado en video en el que, luego de saludar “a toda la familia jujeña”, dijo que la estaba “pasando bien”.

Esa misma noche, el COE detalló las recomendaciones para la gente que había dado positivo para COVID-19 y permanecía aislada en su casa. “El paciente tiene que estar solo en una habitación con la puerta cerrada. El ambiente debe contar con ventilación adecuada y directa al exterior. El paciente debe respetar las medidas de higiene respiratoria y, si sale de la habitación, usar barbijo quirúrgico y limpiarse bien las manos”.

En su video, al gobernador se lo ve sentado en lo que parece ser una galería exterior de su casa, sin barbijo ni ningún otro elemento de protección.

Esa fue la última noticia que se tuvo de Morales. No hubo información oficial ni parte médico sobre su estado de salud, ni tampoco se dieron precisiones sobre el modo en que continuaba ejerciendo su función de estado.

El martes 18 por la tarde se conoció que el vicegobernador Carlos Haquim también está infectado con coronavirus.

En su cuenta de Facebook describió una situación similar a la de Morales: asintomático y en su casa. Es sabido que Haquim, que representa la “pata peronista” del Frente Cambia Jujuy, tiene problemas de salud que lo ubican en situación de vulnerabilidad frente al COVID-19.

En las semanas anteriores, Morales hizo una recorrida por varias localidades del interior de la provincia.

Acompañado de su comitiva, visitó barrios y conversó con vecinos a los que, de paso, les entregó bolsones de mercadería. Una movida que fue criticada desde varios flancos: por su innegable olor a campaña electoral y también por la exposición que implicaba para propios y extraños. Hoy, esas críticas han dado lugar a un irónico “yo te avisé”.

Frente a este panorama, la pregunta que ronda es quién gobierna la provincia en medio de la crisis sanitaria, con el sistema de salud colapsado y sin que se tomen medidas drásticas para frenar el crecimiento de la curva de infectados y fallecidos. La provincia sigue estando dividida en zonas amarillas y zonas rojas.

Estas últimas, donde se mantiene una cuarentena estricta, van cambiando semana a semana, según los registros. Ledesma, San Pedro y Santa Bárbara son los departamentos de la zona del ramal más comprometidos. En la capital, San Salvador de Jujuy, en cambio, siguen abiertos la mayoría de los comercios a pesar de que es la localidad con más casos diarios desde hace varias jornadas.

“Hoy no hay conducción en la provincia, la cadena de mandos está rota”, describe la diputada provincial del Frente de Todos-PJ Alejandra Cejas.

Lo cierto es por estas horas hay incertidumbre y un sinfín de preguntas sin respuesta. Nadie desde el gobierno provincial brindó información oficial sobre el estado de salud del gobernador, ni siquiera el propio ministro del área, Gustavo Bouhid, quien estuvo presente en el informe televisivo del martes a la noche. Informe que, por otra parte, apareció devaluado y apenas administrativo, con un mero repaso de estadísticas y medidas sobre la circulación, sin los extensos discursos que solían escucharse cuando los encabezaba Morales.

Tampoco hay certeza ni se conoce documentación sobre los hisopados que se les realizaron al gobernador y al vice. Aseguran que se hicieron en un laboratorio privado, aunque no hay constancia pública de esto.

El martes último, el equipo de salud enviado por el ministro nacional Ginés González García emitió un informe tras haber estado en la provincia evaluando el modo en que se estaba llevando adelante la situación sanitaria. Las conclusiones son lapidarias. Han encontrado deficiencias organizativas, falta de cobertura y problemas serios de comunicación interna que dificultan la atención de la población.

Durante los 10 días que el equipo encabezado por el jefe de Gabinete del Ministerio de Salud de la Nación Lisandro Bonelli y la subsecretaria de Calidad, Regulación y FiscalizaciónJudith Díaz Bazan, además de relevar la situación del sistema se ocuparon de capacitar y escuchar a agentes sanitarios y efectores de salud de toda la provincia.

Desde el Ejecutivo provincial se deshicieron en palabras de agradecimiento a Ginés por la ayuda y la asistencia. Sin embargo, el gobernador Morales y el ministro Bouhid deben haber sentido el impacto en su orgullo. Especialistas aseguran que Jujuy debería entrar en una cuarentena estricta por al menos un mes para parar los contagios. De otro modo, estiman que al final de la pandemia habrán muerto 3000 personas.

Para volver al aislamiento total sería necesaria una decisión política; no solo a través del decreto correspondiente, que debería firmar el gobernador Morales, sino también -y sobre todo- para desplegar un intenso operativo de control y organización de la vida de las ciudadanas y ciudadanos de Jujuy.

En medio de la crisis sanitaria, se suma ahora una crisis institucional. Para la primera ya intervino el gobierno nacional, enviando más de 6000 millones de pesos sobre los cuales aún se espera rendición de cuentas. Para la segunda, el panorama aparece más complejo.

Las próximas horas deberá haber definiciones que permitan despejar el horizonte.

Gaby Tijman

El Submarino / Motor Económico

A %d blogueros les gusta esto: