27 de July de 2021

Am­nesty pre­sen­tó la Agen­da 2020 de DD.HH. para la Ar­gen­ti­na

Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal des­ta­có la ne­ce­si­dad de que la Ar­gen­ti­na le­ga­li­ce y ga­ran­ti­ce el ac­ce­so al abor­to y re­mar­có la fal­ta de in­for­ma­ción en el país res­pec­to de im­ple­men­ta­ción de la Ley de Edu­ca­ción Se­xual In­te­gral (ESI), en un in­for­me re­gio­nal pu­bli­ca­do hoy.

El Ca­pí­tu­lo Ar­gen­ti­na de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal pre­sen­tó el in­for­me ti­tu­la­do “2020 – De­re­chos Hu­ma­nos. Agen­da para Ar­gen­ti­na”, un do­cu­men­to que pro­po­ne ha­cer un bre­ve diag­nós­ti­co so­bre el es­ta­do de si­tua­ción de los de­re­chos hu­ma­nos en Ar­gen­ti­na hoy, y ofre­cer al­gu­nos ejes fun­da­men­ta­les para ga­ran­ti­zar que to­das las per­so­nas pue­dan dis­fru­tar de sus de­re­chos hu­ma­nos.

“Es­pe­ra­mos que fi­nal­men­te en 2020 la des­pe­na­li­za­ción y le­ga­li­za­ción del abor­to se tra­duz­can a la reali­dad”, se­ña­ló hoy en el in­for­me “De­re­chos Hu­ma­nos: Agen­da para Ar­gen­ti­na”, Ma­rie­la Bels­ki, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal Ar­gen­ti­na.

El in­for­me so­bre la Ar­gen­ti­na fue pre­sen­ta­do jun­to al re­gio­nal, de­no­mi­na­do “Los de­re­chos hu­ma­nos en las Amé­ri­cas”.

Bels­ki se­ña­ló que la tran­si­ción mun­dial ha­cia mo­de­los de eli­mi­na­ción to­tal de la ame­na­za pe­nal so­bre la prác­ti­ca del abor­to “de­jan a nues­tro país in­mer­so en un re­tra­so que lo co­lo­ca a la re­ta­guar­dia de los prin­ci­pa­les paí­ses desa­rro­lla­dos en el mun­do”.

Cada 4 ho­ras un par­to de ni­ñas me­no­res de 15 años

Otro de los ejes que re­co­rre el in­for­me es la fal­ta de in­for­ma­ción res­pec­to al ni­vel de efec­ti­va im­ple­men­ta­ción de ley de Edu­ca­ción Se­xual in­te­gral (ESI).

La or­ga­ni­za­ción en­vió pe­di­dos de ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca en ju­lio de 2019 a las 24 pro­vin­cias y a la ciu­dad de Bue­nos Ai­res so­li­ci­tan­do da­tos so­bre la im­ple­men­ta­ción de la ESI.

“A la fe­cha solo se re­ci­bie­ron seis res­pues­tas, lo que im­pi­de ob­te­ner in­for­ma­ción pre­ci­sa y pese a los 12 años de exis­ten­cia del Pro­gra­ma de Edu­ca­ción Se­xual In­te­gral, 8 de cada 10 es­tu­dian­tes no re­ci­ben edu­ca­ción se­xual en sus es­cue­las”, de­ta­lló Besl­ki.

La di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Am­nis­tía en el país des­ta­có que las ci­fras so­bre em­ba­ra­zo no in­ten­cio­nal en la ni­ñez y ado­les­cen­cia “son alar­man­tes: cada 4 ho­ras hay un par­to de ni­ñas me­no­res de 15 años en la Ar­gen­ti­na”.

El tex­to di­fun­di­do hoy se abo­ca ade­más a te­mas vin­cu­la­dos con las nue­vas tec­no­lo­gías.

Las fake news y la vio­len­cia en las re­des

Hay un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a los de­re­chos hu­ma­nos y las nue­vas tec­no­lo­gías don­de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal ca­rac­te­ri­za que “Los es­pa­cios di­gi­ta­les y las pla­ta­for­mas de re­des so­cia­les per­mi­ten que per­so­nas de todo el mun­do se ex­pre­sen par­ti­ci­pan­do en de­ba­tes, en­ta­blan­do con­tac­tos, in­ter­cam­bian­do o com­par­tien­do in­for­ma­ción, y pro­mo­vien­do mo­vi­mien­tos que tras­cien­den las fron­te­ras de los paí­ses”.

Y en par­ti­cu­lar des­ta­ca que es­tos es­pa­cios tam­bién han ser­vi­do como he­rra­mien­tas don­de pro­li­fe­ran las fake news, la vio­len­cia (en­tre ella la vio­len­cia de gé­ne­ro), la per­se­cu­ción y la vi­gi­lan­cia. El in­for­me re­co­rre al­gu­nos de los apor­tes al de­ba­te pro­pi­cia­dos por Am­nis­tía en este cam­po.

“En Ar­gen­ti­na, 3 de cada 4 per­so­nas es­tán preo­cu­pa­das por el uso de los da­tos per­so­na­les que ha­cen em­pre­sas como Goo­gle y Fa­ce­book”, dijo Besl­ki y des­ta­có que “los re­sul­ta­dos in­di­can que 1 de cada 3 mu­je­res su­frie­ron vio­len­cia en las re­des so­cia­les en nues­tro país”.

La reali­dad de los pue­blos ori­gi­na­rios

Por otro lado, re­vi­só la si­tua­ción de los pue­blos in­dí­ge­nas y se­ña­ló que “son dis­cri­mi­na­dos y obli­ga­dos a sa­lir de sus te­rri­to­rios para po­der sub­sis­tir”.

“El Es­ta­do ha co­men­za­do un pro­ce­so de re­le­va­mien­tos te­rri­to­ria­les que debe ter­mi­nar pron­ta­men­te como paso ne­ce­sa­rio para que lue­go las co­mu­ni­da­des pue­dan avan­zar en pro­ce­sos de reivin­di­ca­ción y ti­tu­la­ción co­mu­ni­ta­ria”, se­ña­ló el in­for­me.

Acen­túan des­de Am­nesty que “en los úl­ti­mos 20 años hubo un fuer­te avan­ce en el mo­de­lo ex­trac­ti­vo, en di­ver­sas ac­ti­vi­da­des como agro­ne­go­cios, me­ga­mi­ne­ría, pe­tró­leo y fo­res­ta­les”, com­ple­tan­do que “El avan­ce de ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y los ob­je­ti­vos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co son le­gí­ti­mas as­pi­ra­cio­nes del país; pero no pue­den ser­lo a ex­pen­sas de los de­re­chos hu­ma­nos”.

Y po­nen como ejem­plo el caso de la pro­vin­cia de Ju­juy, don­de se ini­cia­ron pro­yec­tos para la po­si­ble ex­trac­ción de li­tio en tie­rras in­dí­ge­nas sin que se lle­va­ra a cabo un es­tu­dio ex­haus­ti­vo de su po­si­ble im­pac­to en los re­cur­sos na­tu­ra­les y sin ga­ran­ti­zar el con­sen­ti­mien­to li­bre, pre­vio e in­for­ma­do de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas afec­ta­das.

#PuenteAéreo