23 de septiembre de 2020

RPD Noticias

información con opinión.

Agregado de valor para un consumo saludable

El equipo técnico del Área de Alimentos del Centro INTI-Misiones comenzó a investigar en sus nuevos laboratorios, posibles desarrollos para generar nuevos productos para la industria alimentaria y promover el consumo de frutas tropicales. 

 

El Centro INTI-Misiones comenzó el desarrollo de productos regionales y autóctonos a partir de diversas frutas tropicales tales como banana, mamón y ananá. La intención por parte del INTI es promover la generación y transferencia de innovación tecnológica a las industrias locales para producir estos alimentos y sus derivados, con el objetivo de promover el consumo de frutas para que el consumidor adquiera buenos hábitos de alimentación.

En tal sentido, la provincia de Misiones tiene una importante trayectoria en la producción de cultivos tropicales, gracias a la arraigada tradición agrícola de sus habitantes rurales y a la existencia de microclimas libres de heladas. En base a esto, los especialistas comenzaron a investigar acerca del posible desarrollo de alimentos a partir de frutas tropicales, como deshidratados, pulpas, chips de frutas y harina de banana.

«Hasta ahora lo que estuvimos haciendo es trabajar con productores locales de la zona de Wanda y nos focalizamos principalmente en la producción de banana y harina de banana para la obtención de productos panificados y al mismo tiempo estuvimos trabajando con ananá y mamón», comentó Josefina Arechaga, especialista del Área de Alimentos del Centro INTI-Misiones.

En esta dirección, la producción de harinas se considera un proceso sencillo y de bajo costo, que permite obtener productos con mejores características de almacenamiento, ya que se elimina gran porcentaje de agua de la fruta y se disminuye la actividad acuosa (aw), lo que permite su conservación a temperatura ambiente en un empaque adecuado por mayor tiempo, extendiendo su vida útil.

También se debe considerar que para su procesamiento se requieren equipos sencillos, y se puede obtener esta harina a partir de aquellas frutas que no se consumen en fresco y así aprovechar fruta de rechazo. Es decir que con este nuevo producto se puede mantener la demanda en cualquier época del año, ampliando el consumo hacia los sectores industriales. Asimismo, la harina de banana se considera como un nuevo ingrediente que puede ser utilizado en la elaboración de productos de panificación, con excelentes propiedades organolépticas y nutricionales.

Al respecto, la especialista explicó como se realiza el proceso en el laboratorio del instituto. «Estamos trabajando actualmente con una estufa de aire forzado, con la que mantenemos constante la temperatura para hacer el secado de las bananas. Comenzamos el proceso cortándolas en rodajas que se colocan en una bandeja para que la distribución de calor sea homogénea. Una vez que las bananas están secas las llevamos a una molienda y luego desde ahí tenemos diversas líneas para el desarrollo de los productos panificados», afirmó.

Por otra parte, otro producto en el cual estuvo trabajando el equipo técnico del Centro-INTI Misiones fue la elaboración de pulpas congeladas de frutas tropicales y mermelada. «Para la obtención de las pulpas es fundamental la selección y clasificación de las frutas, buscando el grado óptimo de maduración, que estén libres de golpes y roturas de la cáscara, ya que estos factores pueden ser focos de contaminación microbiana, y se traducen en una pulpa de mala calidad.

Una ventaja del congelado que realizamos, es que se mantienen las características organolépticas de la fruta y se preservan sus características naturales sin adición de conservantes químicos.

Entonces, a partir de estas pulpas congeladas se pueden obtener diversos productos; como mermeladas, jaleas, jugos y bases para la formulación de helados», finalizó Arechaga.

A %d blogueros les gusta esto: