13 de julio de 2020

A los 64 años falleció el Juez Claudio Bonadío como consecuencia de un tumor cerebral

A los 64 años falleció el Juez Claudio Bonadío como consecuencia de un tumor cerebral

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 96

El de­ce­so se pro­du­jo a las 6:20 de este mar­tes, se­gún fuen­tes ju­di­cia­les, en 2019 ha­bía sido ope­ra­do de un tu­mor en el ce­re­bro. Em­ble­ma de los Tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro Py, fue de­sig­na­do ma­gis­tra­do con 6 años de ejer­ci­cio de la abo­ga­cía.

El juez fe­de­ral Clau­dio Bo­na­dio, hom­bre in­có­ni­co de los Tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro Py, fa­lle­ció hoy a los 64 años, como con­se­cuen­cia de un cán­cer que afec­tó su sa­lud en los úl­ti­mos años.

“Has­ta di­ciem­bre es­ta­ba tra­ba­jan­do y es­ta­ba bien. Ahí tra­mi­ta­mos una li­cen­cia com­pen­sa­to­ria. El doc­tor era de tra­ba­jar mu­cho”, ma­ni­fes­tó Mó­ni­ca. “La úl­ti­ma vez que ha­blé con él fue esta se­ma­na y lo es­cu­ché bien”, dijo la se­cre­ta­ria de Bo­na­dío que tra­ba­jó con él du­ran­te más de 20 años. Con­si­de­ró que el ma­gis­tra­do “ha tra­ba­ja­do mu­chí­si­mo du­ran­te es­tos úl­ti­mos años” y aña­dió: “Era una per­so­na re­ser­va­da y siem­pre el pri­me­ro en tra­ba­jar”.

Re­fe­ren­te de la Jus­ti­cia Fe­de­ral, en los úl­ti­mos años ha­bía man­te­ni­do un duro en­fren­ta­mien­to con la ac­tual vi­ce­pre­si­den­ta, Cris­ti­na Kir­ch­ner, a quien ha­bía pro­ce­sa­do con pri­sión pre­ven­ti­va en va­rias cau­sas por pre­sun­tos he­chos de co­rrup­ción.

Bo­na­dio, que ha­bía cum­pli­do 64 años el pa­sa­do sá­ba­do, ha­bía anun­cia­do a fi­na­les de enero que no iba a re­gre­sar a su Juz­ga­do en fe­bre­ro tras la fe­ria ju­di­cial por una “com­pen­sa­ción de li­cen­cia”, es de­cir va­ca­cio­nes no to­ma­das en años an­te­rio­res. El ma­gis­tra­do ha­bía to­ma­do li­cen­cia has­ta mar­zo pró­xi­mo y se en­con­tra­ba con cui­da­dos pa­lia­ti­vos en su do­mi­ci­lio, se­gún in­for­ma­ron las mis­mas fuen­tes.

El de­ce­so de Bo­na­dio ocu­rrió poco des­pués de las 6 de la ma­ña­na y, se­gún fuen­tes ju­di­cia­les, “no será ve­la­do” y sus res­tos se­rán tras­la­da­dos este me­dio­día a un ce­men­te­rio pri­va­do del mu­ni­ci­pio bo­nae­ren­se de Pi­lar.

Cau­sas de alto im­pac­to

Bo­na­dío es­tu­vo a car­go de la cau­sa por los cua­der­nos de la co­rrup­ción del re­mi­se­ro Os­car Cen­teno, en el mar­co de la cual pro­ce­só con pri­sión pre­ven­ti­va a la ac­tual vi­ce­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez Kir­ch­ner como su­pues­ta jefa de una aso­cia­ción ilí­ci­ta.

A fi­nes del año pa­sa­do, el juez fe­de­ral en­vío to­dos esos ex­pe­dien­tes a jui­cio oral.

Tam­bién, Bo­na­dio fue quien pro­ce­só con pri­sión pre­ven­ti­va y en­vió a jui­cio oral a la ac­tual vi­ce­pre­si­den­ta y a otros ex fun­cio­na­rios de su ges­tión pre­si­den­cial por la fir­ma del Me­mo­rán­dum de En­ten­di­mien­to con Irán, en base a la de­nun­cia que ha­bía rea­li­za­do el fis­cal Al­ber­to Nis­man en 2015, poco an­tes de ser ha­lla­do muer­to con un tiro en la ca­be­za.

Fi­nal­men­te, a fi­nes de di­ciem­bre pa­sa­do, el Tri­bu­nal Oral Fe­de­ral nú­me­ro 8 re­sol­vió de­jar sin efec­to la pri­sión pre­ven­ti­va que pe­sa­ba por la ex man­da­ta­ria y ac­tual vi­ce­pre­si­den­ta.

El juez tam­bién in­ves­ti­gó la tra­ge­dia del tren de Once y pro­ce­só a ex fun­cio­na­rios kir­ch­ne­ris­tas y em­pre­sa­rios ac­tual­men­te con­de­na­dos por el si­nies­tro fe­rro­via­rio que cau­só 51 muer­tos.

Del me­ne­mis­mo a la Jus­ti­cia Fe­de­ral sin es­ca­las

Ícono de Co­mo­do­ro Py, el ma­gis­tra­do ha­bía ini­cia­do su ca­rre­ra en la po­lí­ti­ca de la mano de Car­los Co­rach: en 1992 el en­ton­ces se­cre­ta­rio de Le­gal y Tén­ci­ca lo ha­bía de­sig­na­do como su ase­sor en Asun­tos Le­ga­les.

Su his­to­ria siem­pre que­dó li­ga­da a ése mis­mo fun­cio­na­rio me­ne­mis­ta: en reite­ra­das oca­sio­nes, sus opo­si­to­res re­cor­da­ron que su nom­bre ha­bía apa­re­ci­do en la “ser­vi­lle­ta de Co­rach”, en la que fi­gu­ra­ban los jue­ces que “ju­ga­ban a fa­vor del Go­bierno” del rio­jano.

Pese a que su plie­go para ser juez fe­de­ral en lo Cri­mi­nal y Co­rrec­cio­nal de Mo­rón fue apro­ba­do por el Se­na­do en 1993, Bo­na­dio nun­ca asu­mió el pues­to y po­cos me­ses des­pués in­gre­só en Co­mo­do­ro Py lue­go de que el en­ton­ces pre­si­den­te Car­los Me­nem am­plia­ra a doce la can­ti­dad de juz­ga­dos de pri­me­ra ins­tan­cia.

Su fi­gu­ra fue cues­tio­na­da tan­to en la are­na po­lí­ti­ca como en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, don­de fue de­nun­cia­do en va­rias oca­sio­nes: una de las pre­sen­ta­cio­nes más im­por­tan­tes fue he­cha en 2004 cuan­do la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción lo de­nun­ció pe­nal­men­te por ma­ne­jos sos­pe­cho­sos en una cau­sa para su­pues­ta­men­te fa­vo­re­cer a un ex di­rec­tor del PAMI de los tiem­pos de la ges­tión de Víc­tor Al­de­re­te.

Un juez a la me­di­da del po­der

Oriun­do de la lo­ca­li­dad de San Mar­tín, en el no­roes­te del Gran Bue­nos Ai­res, inició su mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca en los´70 en la agru­pa­ción pe­ro­nis­ta Guar­dia de Hie­rro. Y en los ’80, ya ins­ta­la­do po­li­ti­ca­men­te en la Ca­pi­tal Fe­de­ral, se sumó al FUP don­de es­tre­chó la­zos con Mi­guel Ángel Toma y fun­da­men­tal­men­te Car­los Co­rach, que lue­go de­vino en su jefe di­rec­to.

Fue nom­bra­do juez fe­de­ral de Mo­rón por el me­ne­mis­mo y con­ver­ti­do des­pués por de­cre­to en uno de los ma­gis­tra­dos de la ser­vi­lle­ta en Co­mo­do­ro Py, con ape­nas seis años de ejer­ci­cio como abo­ga­do.

La va­can­te del juez que na­ció en San Mar­tín se abrió gra­cias a otra in­no­va­ción del go­bierno de Car­los Me­nem, que am­plió a 12 los juz­ga­dos fe­de­ra­les cri­mi­na­les.

Lu­ces y som­bras

Alo lar­go de su ca­rre­ra, Bo­na­dio lle­gó a te­ner 51 de­nun­cias ante el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra que lue­go fue­ron des­es­ti­ma­das. Al­gu­nas de ellas eran por de­li­tos gra­ves.

En 2005, el ma­gis­tra­do fue de­nun­cia­do por “en­cu­bri­mien­to” en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra. El en­ton­ces se­na­dor Mi­guel Pi­chet­to fue quien en­ca­be­zó la de­fen­sa del juez y lo­gró los vo­tos para des­es­ti­mar la de­nun­cia.

Bo­na­dio fue apar­ta­do de la cau­sa que in­ves­ti­ga­ba el en­cu­bri­mien­to y las pis­tas fal­sas plan­ta­das en la cau­sa por el aten­ta­do te­rro­ris­ta a la mu­tual ju­día AMIA. Los mo­ti­vos del apar­ta­mien­to eran va­rios, pero la acu­sa­ción más sig­ni­fi­ca­ti­va era por ha­ber es­ta­do cin­co años sin mo­ver el ex­pe­dien­te, be­ne­fi­cian­do así a su co­le­ga ami­go Juan José Ga­leano y a su ex jefe Co­rach, am­bos acu­sa­dos de ma­ni­pu­lar la cau­sa AMIA.

Las dos sa­las de la Cá­ma­ra Fe­de­ral lo san­cio­na­ron va­rias ve­ces por ar­bi­tra­rie­dad, dado que no de­ja­ba a las par­tes ac­ce­der a los ex­pe­dien­tes en trá­mi­te. La ins­truc­ción es se­cre­ta ex­cep­to para los in­vo­lu­cra­dos.

A fi­nes de 2017 y con me­nos de 62 años ha­bía co­men­za­do a tra­mi­tar su ju­bi­la­ción sien­do uno de los más an­ti­guos en el fue­ro fe­de­ral.

Ex­pre­sio­nes di­ver­sas

Ja­vier Ti­mer­man, la­men­tó hoy la muer­te del juez fe­de­ral Clau­dio Bo­na­dio por­que es­ta­ba “ilu­sio­na­do” con po­der tes­ti­fi­car con­tra el ma­gis­tra­do en el fu­tu­ro, por el su­pues­to mal desem­pe­ño.

“Soy res­pe­tuo­so de la vida y de la muer­te. De la vida ten­go una opi­nión muy ca­te­gó­ri­ca por lo que sig­ni­fi­có Bo­na­dio para mi fa­mi­lia y para la so­cie­dad ar­gen­ti­na por el daño que ha cau­sa­do”, dijo Ti­mer­man.

El her­mano del fa­lle­ci­do ex can­ci­ller Héc­tor Ti­mer­man ve­nía de­nun­cian­do al ma­gis­tra­do por pre­sun­tas ar­bi­tra­rie­da­des en nu­me­ro­sas cau­sas, des­pués de un he­cho ocu­rri­do en di­ciem­bre de 2017 que mar­có a su fa­mi­lia. En ese mo­men­to, Bo­na­dio le de­ne­gó la au­to­ri­za­ción para sa­lir del país al en­ton­ces ex can­ci­ller, quien ha­bía so­li­ci­ta­do per­mi­so para via­jar a los Es­ta­dos Uni­dos a tra­tar­se por un cán­cer que lo aque­ja­ba y que fi­nal­men­te lo ma­ta­ría un año des­pués.

Gre­go­rio Dal­bón, uno de los abo­ga­dos de la vi­ce­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner, sos­tu­vo hoy que “hu­bie­ra pre­fe­ri­do” que el juez fe­de­ral Clau­dio Bo­na­dio “ten­ga una lar­ga vida y que pa­gue por sus atro­pe­llos y per­se­cu­cio­nes”.

“Se mue­re una pá­gi­na os­cu­ra de la Jus­ti­cia, un hom­bre que no tuvo ca­rre­ra ju­di­cial, un ar­bi­tra­rio”, dijo Dal­bón en de­cla­ra­cio­nes a Ra­dio 10. “La­men­to pro­fun­da­men­te que se haya muer­to por­que me hu­bie­ra gus­ta­do que el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra le dé al me­nos una po­si­bi­li­dad de de­fen­der­se fren­te a to­das sus ar­bi­tra­rie­da­des”, agre­gó el le­tra­do.

“Aho­ra, quie­nes ten­drán que res­pon­der son (los ca­ma­ris­tas) Leo­pol­do Bru­glia y Mar­tín Irur­zun, por­que apo­ya­ban cada una de las ar­bi­tra­rie­da­des ma­ni­fes­ta­das” por el juez fe­de­ral que fa­lle­ció esta ma­ña­na en su casa del ba­rrio por­te­ño de Bel­grano.

Gra­cia­na Pe­ña­fort, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Asun­tos Ju­rí­di­cos del Se­na­do, en­vió hoy su pé­sa­me a la fa­mi­lia del fa­lle­ci­do juez Clau­dio Bo­na­dio y dis­pa­ró du­ras crí­ti­cas con­tra el ma­gis­tra­do.

“Se mu­rió Clau­dio Bo­na­dio. Sin ex­pli­car­le ni pe­dir­le dis­cul­pas a la fa­mi­lia Ti­mer­man por el es­pan­to que les hizo tran­si­tar”, dijo la abo­ga­da.

Pe­ña­fort era de­fen­so­ra del fa­lle­ci­do ex can­ci­ller Héc­tor Ti­mer­man en 2017 en la cau­sa por el me­mo­rán­dum con Irán por la que el ma­gis­tra­do pro­ce­só al ex fun­cio­na­rio con pri­sión pre­ven­ti­va

En di­ciem­bre de aquel año Bo­na­dio le de­ne­gó la au­to­ri­za­ción para sa­lir del país al en­ton­ces ex can­ci­ller, quien ha­bía so­li­ci­ta­do per­mi­so para via­jar a los Es­ta­dos Uni­dos a tra­tar­se por un cán­cer que lo aque­ja­ba y que fi­nal­men­te lo ma­ta­ría un año des­pués. “Es­pe­ro que la jus­ti­cia de Dios sea mas jus­ta y mi­se­ri­cor­dio­sa de lo que fue Bo­na­dio como juez. Mi pé­sa­me a la fa­mi­lia”, dijo aho­ra Pe­ña­fort tras el fa­lle­ci­mien­to del juez.

La coa­li­ción opo­si­to­ra Jun­tos por el Cam­bio la­men­tó hoy el fa­lle­ci­mien­to del juez fe­de­ral Clau­dio Bo­na­dio y re­cla­mó que las cau­sas ju­di­cia­les que lle­va­ba ade­lan­te “si­gan el rit­mo que los ju­di­cia­bles pre­ci­san para que la jus­ti­cia lle­gue a tiem­po”.

“La­men­ta­mos el fa­lle­ci­mien­to del juez Clau­dio Bo­na­dio. Le brin­da­mos nues­tro más sen­ti­do pé­sa­me a la fa­mi­lia y co­la­bo­ra­do­res del juez”, sos­tu­vo el es­pa­cio in­te­gra­do por la UCR, el PRO y la Coa­li­ción Cí­vi­ca-ARI.

A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, Jun­tos por el Cam­bio sub­ra­yó que es­pe­ra que las cau­sas que el ti­tu­lar del Juz­ga­do Cri­mi­nal y Co­rrec­cio­nal Fe­de­ral nú­me­ro 11 “lle­va­ba ade­lan­te si­gan el rit­mo que los ju­di­cia­bles pre­ci­san para que la jus­ti­cia lle­gue a tiem­po y sea ver­da­de­ra­men­te jus­ti­cia”.

“Uno de nues­tros va­lo­res in­clau­di­ca­bles, como Jun­tos por el Cam­bio, es se­guir tra­ba­jan­do por una jus­ti­cia au­tó­no­ma del po­der e in­de­pen­dien­te que sea el equi­li­brio que todo sis­te­ma pre­ci­sa”, con­clu­yó el co­mu­ni­ca­do di­fun­di­do a tra­vés de las re­des so­cia­les.

El tex­to lle­va las fir­mas de los pre­si­den­tes de la UCR, Al­fre­do Cor­ne­jo; del PRO, Pa­tri­cia Bu­ll­rich; y de la Coa­li­ción Cí­vi­ca-ARI, Ma­xi­mi­li­ano Fe­rra­ro; y del ex se­na­dor y ex can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te Mi­guel Ángel Pi­chet­to.

#PuenteAéreo

A %d blogueros les gusta esto: