29 de July de 2021

Rechazo por parte de la Secretaría de Energía al planteo de IMPSA sobre Añá Cuá

A través de un comunicado la Entidad Binacional Yacyretá informó que, mediante la resolución 2020-86-APN-SE#MEC, la Secretaría de Energía de la Nación ha resuelto rechazar la presentación efectuada por la firma IMPSA S.A. de fecha 09 de diciembre de 2019 en su calidad de oferente calificado de la Licitación Pública N 669.

Esta situación tiene correlato con la presentación efectuada por la firma IMPSA S.A. en calidad de integrante del Consorcio Araverá, que en fecha 9 de diciembre de 2019, en su condición de oferente calificado de la Licitación Pública Internacional N° 669, convocada por la EBY para el suministro electromecánico de generación, en la ampliación de la Central Hidroeléctrica de Yacyretá en el Brazo Aña Cuá.

En la referida presentación, la citada firma puso en conocimiento del ex Ministro de Hacienda y del ex Secretario de Gobierno de Energía, lo que a su criterio fue una irregular actuación de la Entidad Binacional Yacyretá, en el expediente mediante el cual tramitó la licitación cuestionada, calificando su obrar como “hermético”, alegando que no se le había permitido el acceso al expediente en cuestión.

Por ese motivo la Secretaría de Energía de la Nación emitió la resolución 2020-86-APN a través de la cual rechaza la presentación que efectuaron desde la empresa IMPSA S.A., la empresa mendocina que antes fue conocida como Industrias Metalúrgicas Pescarmona S. A., que es una de las más grandes empresas latinoamericanas para el desarrollo de proyectos de generación de energía.

Lo que hay que tener en cuenta es la situación actual de la empresa, y en un artículo del portal web AGENDAR (especializado en energía, minería, infraestructura y servicios) la ubican en medio de una seria crisis expresando que «La cuarentena encontró a IMPSA inmersa en medio del proceso de venta de la compañía que lanzaron sus accionistas a fines de 2019. Si bien su asesor financiero Columbus Zuma asegura que recibieron varias ofertas, dos fuentes consultadas señalan que el grupo Vila Manzano fue el único en presentar una propuesta por cientos de millones de dólares y parte del capital. Sin embargo, esas mismas fuentes destacan que tanto el gobierno mendocino como los propios accionistas de la empresa se niegan a aceptar que sean ellos (Vila-Manzano) los que se queden con la firma fundada por la familia Pescarmona, ya que su estrategia es comprar activos, restructurarlos y, luego, transferírselos a otros interesados».

En referencia al pasivo de IMPSA informan que «Actualmente, sus principales acreedores, antes de la cesación de pagos de 2014, controlan el 65% de la compañía, entre los que se encuentran el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Nación (mayoritario), el Provincia, el Hipotecario, el de Inversión y Comercio Exterior (BICE), el brasileño Bradesco y el fondo de inversión chileno Moneda Asset Management, entre otros. El valor real de la empresa es uno de los temas que más preocupa a los propios accionistas, quienes son conscientes de que cualquier oferta de compra incluirá una quita de la deuda de IMPSA que tienen en sus carteras, señalan desde un fondo de inversión, que tiene una posición minoritaria en la firma mendocina» manifiestan en ese sitio especializado.

Y agregan que “Si uno toma el balance de IMPSA de 2019, el valor de sus propiedades, planta y equipos (303,95 millones de dólares) no iguala al monto de su deuda (430 millones). Por eso, sus bonos en el mercado valen cerca de 20 centavos”.

Por su parte en los considerandos de la Resolución la Secretaría de Energía de la Nación manifiesta «Que, atento a lo mencionado, es del caso tener presente que en fecha 3 de diciembre de 1973, la República Argentina y la República del Paraguay suscribieron el Tratado de Yacyretá con el objeto de realizar el aprovechamiento hidroeléctrico, el mejoramiento de las condiciones de navegabilidad del Río Paraná a la altura de la Isla Yacyretá y, eventualmente, la atenuación de los efectos depredadores de las inundaciones producidas por crecidas extraordinarias».

Y amplían diciendo «Que, a través del referido instrumento, entre otras cuestiones, se creó la EBY, la cual posee capacidad jurídica, financiera y administrativa, y también responsabilidad técnica para estudiar proyectar, dirigir y ejecutar las obras
que tiene por objeto, ponerlas en funcionamiento y explotarlas como una unidad desde el punto de vista técnico y
económico».

En la actualidad la EBY se encuentra bajo la órbita de la Secretaría de Energía de la Nación y que por ese motivo «no se advierte en las presentaciones efectuadas la impugnación de ningún acto en concreto, por lo que corresponde a esta Autoridad desestimar la presentación efectuada como recurso, procediendo a tratar como ejercicio del Derecho de Acceso a la Información Pública a la presentación efectuada en fecha 9 de diciembre de 2019».

Situación que reafirma el rechazo de la presentación efectuada como recurso, en fecha 9 de diciembre de 2019, interpuesta
por la firma IMPSA S.A., la que deberá ser considerada como pedido de acceso a la información pública en los
términos de la Ley N° 27.275 según se manifiesta en la Resolución, donde en el Art Nº 2 le informan a la firma IMPSA S.A. que no obran en el ámbito de dicha Secretaría antecedentes vinculados a la Licitación Pública Internacional N° 669, convocada por la Entidad Binacional Yacyretá para el suministro electromecánico de generación, en la ampliación de la Central Hidroeléctrica de Yacyretá en el Brazo Aña Cuá.