Balenciaga retiró una campaña publicitaria que incluía a niños y aludía al sadomasoquismo

La firma de alta costura española fue acusada de “sexualizar” a los modelos de unos cinco años al mostrarlos junto a osos de peluche con vestimenta sadomasoquista.

La firma de alta costura española Balenciaga tuvo que retirar una campaña en redes sociales en la que aparecían niñas y niños publicitando accesorios de moda para adultos, tras ser acusada de “sexualizar” a estos modelos de unos cinco años mostrándolos junto a osos de peluche con vestimenta sadomasoquista y hasta de “promover la pedofilia”.

“Nos disculpamos sinceramente por cualquier ofensa que nuestra campaña navideña haya podido causar”, comenzó diciendo la marca en sus historias de Instagram.

“Nuestras bolsas de osos de peluche no deberían haber aparecido con niños en esta campaña. Hemos eliminado inmediatamente la campaña de todas las plataformas”, continuaron.

Más polémicas por otra campaña
Pero no todo terminó allí y la marca tuvo que salir a excusarse nuevamente dos horas después porque en una foto de la campaña de invierno de la línea de ropa y accesorios femeninos producido junto a Adidas, deja ver un fragmento del fallo con que la Corte Suprema de EEUU ratificó la Ley Protect que penaliza la publicidad, promoción, presentación o distribución de imágenes sobre explotación sexual de niñas, niños y adolescentes en ese país.

“Nos disculpamos por mostrar documentos inquietantes en nuestra campaña. Nos tomamos este asunto muy en serio y estamos tomando acciones legales contra las partes responsables de crear el set e incluir elementos no aprobados para nuestra sesión de fotos de la campaña primavera 2023. Condenamos enérgicamente el abuso de niños en cualquier forma. Defendemos la seguridad y el bienestar de los niños”, dijeron.

Sobre la inclusión de este texto que una popular usuaria de Twitter detectó haciendo zoom, se tejieron decenas de teorías en las redes sociales, donde la marca fue tendencia por estos dos verdaderos traspiés publicitarios.

“La firma capitaneada por el georgiano Demna y propiedad del conglomerado de lujo Kering no es ajena a la polémica, aunque esta vez se ha visto arrastrada a una demasiado susceptible de disgustar a todo tipo de públicos, la línea roja de la infancia. La decisión ha sido controvertida y seguramente de mal gusto. Muy delicada, como cualquiera que implique utilizar a niños en una discutible campaña comercial para vender elementos para adultos, pero ha terminado de irse de las manos para cuando una usuaria de Twitter, shoe0nhead, ha unido los puntos y ha leído en la campaña una agenda oculta”, puede leerse al respecto en una nota de El País de España.

 

Télam