El Papa convocó a líderes judíos a trabajar juntos «para frenar la guerra»

El papa Francisco convocó este martes a líderes judíos de todo el mundo a trabajar juntos «para frenar la guerra y abrir vías de paz» y afirmó que el conflicto en Ucrania «amenaza por igual» a cristianos y judíos.

«Queridos amigos, a la luz de la herencia religiosa que compartimos, miremos el presente como un desafío que nos une, como una exhortación a actuar juntos», planteó el Pontífice este martes al recibir en el Vaticano a participantes del encuentro de Comité Ejecutivo del Congreso Judío Mundial.

«A nuestras dos comunidades de la fe se le confía la tarea de trabajar para hacer el mundo más fraterno, luchando contra desigualdades y promover una mayor justicia, para que la paz no se quede en una promesa del otro mundo, sino una realidad en este», convocó Jorge Bergoglio.

«Hoy, en muchas regiones del mundo, la paz está amenazada. Reconocemos juntos esa guerra, toda guerra es siempre, como sea y en todas partes, una derrota para toda la humanidad», sentenció el Papa, que desde el inicio de su pontificado trabajó en el diálogo interreligioso como camino a la paz y que en 2022 participó de encuentros en esa dirección en Kazajistán y Bahréin.

«Pienso en Ucrania, una guerra sacrílega que amenaza a judíos y cristianos por igual, privándolos de sus afectos, de los suyos, de sus casas, sus posesiones, sus mismas vidas», lamentó Francisco.

Así, para el Papa, «sólo en la voluntad seria de acercarse los unos a los otros y en el diálogo fraterno es posible preparar el terreno para la paz».

«Como judíos y cristianos, tratamos de hacer todo lo humanamente posible para detener la guerra y abrir caminos de paz», llamó en esa dirección.

En ese marco, el Papa convocó a los judíos a luchar contra la «injusticia que está hundiendo la convivencia fraterna en el mundo, tanto como la devastación ambiental compromete la salud de la tierra».

«Las iniciativas comunes y concretas destinadas a promover la justicia requieren coraje, colaboración y creatividad», animó el Pontífice a los participantes.

Histórico
En un hecho histórico, por el que por primera vez una organización judía sesiona en el Vaticano, el Comité Ejecutivo del Congreso Judío Mundial se reúne en Roma para lanzar el proceso de redacción de un documento que se convertirá en la hoja de ruta para fortalecer las relaciones entre judíos y católicos alrededor del mundo.

«Quienes nos reunimos hoy aquí estamos ansiosos por promover nuestro vínculo con la Iglesia Católica, hoy lanzamos el proceso de ‘Kishreinu’, que refuerza el futuro común de nuestros dos pueblos y presenta una nueva etapa en el vínculo católico-judío», aseguró, por su parte, el presidente del congreso, Ronald S. Lauder, en su discurso en el Salón del Sínodo del Vaticano.

Esta iniciativa conocida como «Kishreinu» (en hebreo, «Nuestro Vínculo») actuará como respuesta de la comunidad judía a la Declaración Nostra Aetate del Concilio Vaticano II, que en 1965 revolucionó la relación entre la Iglesia Católica Romana y el pueblo judío.

Lauder también expresó su gratitud a la Iglesia Católica durante una época de «creciente odio» a los judíos en todo el mundo: «No lo ignoramos, no olvidamos, pero miramos hacia adelante, juntos. Y qué mejor que todos los hijos de Dios vivan juntos en paz, armonía y en la casa del señor, para siempre» agregó.

En tanto, el cardenal Kurt Koch, jefe del Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, afirmó en un comunicado que existe «la responsabilidad común de trabajar juntos por el bien de la humanidad, refutando el antisemitismo y las actitudes anticatólicas y anticristianas, así como todo tipo de discriminación».

 

Télam