El sentido de pertenencia en la política habitacional

Con el norte de lograr comunidades sostenibles desarrolladas con profundo sentido de pertenencia, equidad social, conciencia ambiental y desde el ancla de que “somos una organización dedicada a mejorar la calidad de vida de los misioneros

Por medio de soluciones habitacionales y del desarrollo territorial, tanto en proyectos urbanos como rurales- incorporando modelos ecológicos, sustentables e innovadores, en una continua adaptación a las necesidades de la gente”, la gestión del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA) mentó una política comunicativa que contenga esta premisa.

La producción de esta identificación sonora institucional partió de una inquietud de la Presidencia del Iprodha, sugiriéndose la creación de una obra musical publicitaria, con una textura sonora y rítmica con identidad misionera.

A partir de esa consigna, la propuesta de producción fue realizar varias versiones de un mismo tema, basadas en la denominada «polirritmia nativista misionera»: galopa-gualambao, chotis-vanerón y música originaria mbya con sus instrumentos típicos.

El «leitmotiv» melódico fue compuesto sobre un concepto consensuado con integrantes del Instituto: «Comunidad Iprodha, nuestra casa».

Las letras también fueron escritas a partir de la visión, misiones y valores estratégicos institucionales de la actual gestión, con una melodía que fuera capaz de adaptarse a los diferentes ritmos.

Con la obra básica armada, compuesta por Karoso Zuetta y Nerina Bader, procedieron a seleccionar técnicos y músicos de reconocida trayectoria en el medio:

Osvaldo de la Fuente, grabaciones, mezclas, masterización, bajo eléctrico y guitarra.

Juan «Pico» Núñez, en bandoneón.

Zákary Phillips en violín.

Karoso Zuetta en composición, guitarra, flautas, percusión de pueblos originarios y piano.

La centralidad interpretativa de las melodías y la letra recayó sobre Nerina Bader, quien también se ocupó de ejecutar el cajón peruano y accesorios. Nerina fue seleccionada por ser parte –por años- del plantel IPRODHA, hoy en día, el arte la llevó a una adscripción en el Centro del Conocimiento.

A partir de las primeras mezclas, en nueve versiones cantadas e instrumentales, desde la Presidencia del Iprodha se sugirió la creación de un ringtone identificatorio que fue realizado con el sonido de la flauta Mbya denominada «Mimby’i «, utilizada originalmente para transmitir mensajes en clave.

Finalmente centrada en las barriadas urbanas se incorporó una versión en ritmo de reggae.