Avanzan con normalidad las elecciones en todo el territorio del gigante suramericano

El Presidente del Tribunal Electoral (TSE) de Brasil, Alexandre de Moraes, ofrece declaraciones en el marco de las elecciones generales, las que calificó de limpias, transparentes y seguras.

En una presentación en la sede del TSE, cuando se cumplen más de cinco horas de iniciados estos comicios trascendentales para Brasil, de Moraes dijo que la democracia brasileña vive su mejor momento en su historia republicana.

Más de 156 millones de electores brasileños eligen libremente este domingo a sus representantes; «la justicia electoral reafirma su papel de instrumento constitucional para el ejercicio seguro y transparente de las elecciones democráticas y el respeto de la voluntad popular», añadió.

«Siempre repito somos una de las cuatro democracias más grandes en el mundo y tenemos un sistema electoral muy eficiente lo que permite tener los resultados electorales en el mismo dia» indicó.

En un breve discurso resaltó que el voto que el elector deposita en la urna va al candidato votado. «La Justicia Electoral reafirma la transparencia, seguridad y auditabilidad de las máquinas de votación electrónica”, declaró.

En rueda de prensa posterior, de Moraes destacó en buen comportamiento del electorado y la efectividad del proceso electoral.

«Hemos notado un clima tranquilo, sin embargo, las interferencias suceden en todas las elecciones y eso es normal. La tranquilidad se ha mantenido en todos los estados», precisó.

«Vamos a totalizar los votos hoy y los vamos a divulgar hoy. Los electores van a conocer los resultados hoy»,  puntualizó.

Las elecciones presidenciales en Brasil avanzan este domingo con normalidad y una amplia presencia de votantes en el país suramericano, mientras los principales candidatos a la Presidencia ya ejercieron su derecho al voto en los primeros minutos de iniciados los comicios en el país suramericano.

En un boletín difundido por el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública a las 13H00 horas de este domingo se señala que 222 delitos electorales fueron registrados por las fuerzas de seguridad en todo el país hasta las 12H40 horas .

En esta jornada, que abrió a las 08H00 hora local (11H00 GMT) y cerrará a las 17H00 (20H00 GMT), están convocados unos 156,4 millones de votantes para elegir al presidente, a los 27 gobernadores, a los 583 diputados, a un tercio del Senado y renovar a los representantes en las asambleas legislativa.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva votó este domingo en Sao Bernardo do Campo, ciudad en la región metropolitana de Sao Paulo donde inició su carrera política, y manifestó que el país necesita «recuperar el derecho de ser feliz».

«El país necesita recuperar el derecho de ser feliz. Queremos un país que viva en paz, con esperanza y que crea en el futuro», declaró Lula a periodistas después de votar en una escuela pública de esa localidad, a la que llegó trece minutos después de que abrieran los colegios electorales en el país.

Mientras Bolsonaro acudió a votar en un colegio electoral en la Villa Militar de Río de Janeiro, vestido con una camiseta deportiva amarilla con el cuello verde y la bandera nacional estampada en el pecho, y aparentemente, llevando un chaleco antibalas debajo.

«Estamos tranquilos (…) en primera vuelta, se deciden hoy las elecciones», dijo Bolsonaro en breves declaraciones a los periodistas al salir del colegio electoral.

La última encuesta del Instituto Datafolha atribuye 36% de las intenciones de votos válidos a Bolsonaro frente a 50% para el expresidente Lula (2003-2010), porcentaje mínimo para evitar un segundo turno el 30 de octubre.

La Constitución de Brasil establece que todo ciudadano alfabetizado, nacido en el país o naturalizado, con edades de 18 a 70 años, está obligado a votar. Las personas con residencia electoral en el extranjero solo podrán votar en las presidenciales.

Unos 500.000 agentes velarán por la seguridad de la jornada electoral, mientras que el porte de armas por parte de ciudadanos, fue suspendido durante tres días hasta el lunes.

El presidente del TSE, Alexandre de Moraes, aseguró en la víspera que estará garantizada la libertad y la seguridad para que los votantes puedan elegir al próximo mandatario del país para el período 2023-2026

«La seguridad y la libertad del voto serán aseguradas respetando el absoluto secreto del voto, que está garantizado por las urnas electrónicas, como el respeto a la amplia y civilizada libertad de discusión política, alejando cualquier posiblidad de violencia o presión», dijo De Moraes en cadena nacional de radio y televisión.

Alexandre de Moraes recalcó que el sistema de urnas electrónicas utilizado por Brasil permite la divulgación de los resultados el mismo día.

A lo largo de los meses, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, candidato presidencial del Partido de los Trabajadores, y el presidente Jair Bolsonaro han encabezado la intención de voto, de acuerdo con casi todas las encuestas y sondeos de opinión. La ventaja del expresidente sobre Jair Bolsonaro osciló entre los 3.7 y 16 puntos.

Según la última encuesta del instituto Inteligencia en Pesquisa y Consultoría Estratégica (IPEC), Lula aparece con el 51 por ciento de los votos válidos, lo que le daría la victoria en primera vuelta.

Si ninguno de los candidatos logra superar el 50 por cientos de los votos, tendrá lugar una segunda vuelta pautada para el 30 de octubre entre los dos aspirantes que obtuvieron la mayoría de los sufragios.

TeleSUR