Advierten al Reino Unido por el paquete fiscal que incluye rebaja de impuestos.

El valor de la libra y de los bonos británicos se ha desplomado desde el viernes, cuando el ministro de Finanzas, Kwasi Kwarteng, expuso sus planes para impulsar el crecimiento económico.

Esta situación obligó al Banco de Inglaterra a señalar una «significativa» suba de tasas en el futuro.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y la agencia de calificación Moody’s aumentaron la presión sobre Reino Unido para que dé marcha atrás en una nueva estrategia económica que sacudía a los mercados financieros por cuarto día consecutivo y que ha desatado una creciente alarma sobre el mercado inmobiliario británico.

El valor de la libra y de los bonos británicos se ha desplomado desde el viernes, cuando el ministro de Finanzas, Kwasi Kwarteng, expuso sus planes para impulsar el crecimiento económico, lo que obligó al Banco de Inglaterra a señalar una «significativa» suba de tasas en el futuro.

A media mañana del miércoles en Londres, la libra perdía un 0,4%, a 1,0688 dólares, la rentabilidad de la deuda pública a 30 años superaba el 5% y alcanzaba su máximo en 20 años, y los estrategas de la renta fija advertían de que los mercados se estaban acercando a la imposibilidad de negociar debido a la volatilidad.

Raymond Thomas Dalio, codirector de inversiones del mayor fondo de cobertura del mundo, Bridgewater Associates, dijo que no podía creer los errores que estaba cometiendo el gobierno de la nueva primera ministra, Liz Truss.

«La venta de pánico que se está viendo ahora y que está llevando a la caída de los bonos, la moneda y los activos financieros del Reino Unido se debe al reconocimiento de que la gran oferta de deuda que tendrá que vender el gobierno es demasiado para la demanda», dijo en Twitter.

Julian Jessop, un economista que asesoró de manera informal a Truss durante su campaña de liderazgo, dijo que la economía corría el riesgo de caer en un «espiral catastrófico».

La última crisis que ha afectado al Estado británico ha sido desencadenada por los planes de Kwarteng de aplicar profundos recortes fiscales y desregulación para sacar a la economía de un largo periodo de estancamiento, considerado como un retorno a las doctrinas «thatcherianas» y «reaganomistas» de los años ochenta.

El FMI dijo que las propuestas, que llevaron a la libra a un mínimo histórico de 1,0327 dólares el lunes, se sumarían a una crisis de credibilidad después de que el gobierno recortó los impuestos y aumentó el endeudamiento justo cuando el Banco de Inglaterra eleva las tasas de interés para hacer frente a la creciente inflación.

«Dadas las elevadas presiones inflacionarias en muchos países, incluido el Reino Unido, no recomendamos paquetes fiscales grandes y sin objetivos en esta coyuntura, ya que es importante que la política fiscal no funcione en contra de la política monetaria», dijo un portavoz del FMI.

El FMI tiene una importancia simbólica en la política británica: su rescate en 1976, tras una crisis de la balanza de pagos, obligó a realizar enormes recortes de gastos y ha sido considerado durante mucho tiempo como un humillante punto bajo en la historia económica moderna del país.

Reevaluar las medidas 

En un comunicado contundente, Moody’s dijo que los grandes recortes fiscales sin financiación eran «negativos desde el punto de vista crediticio» para Reino Unido, con el riesgo de un aumento estructural de los costos de financiación que podría debilitar la economía.

Stuart Rose, un veterano de los negocios que ha dirigido muchos de los mayores minoristas del país, dijo que el nuevo brote de incertidumbre obligaría a las empresas a detener la inversión.

«No va a estimular las cosas hoy», dijo a BBC Radio, añadiendo que las empresas esperarían a ver qué pasa después. «Especialmente en los mercados de capitales, cuando la deuda está subiendo de precio y la disponibilidad de deuda es realmente escasa».

Kwarteng, un historiador de la economía que fue ministro de Economía durante dos años, ha respondido a las críticas insistiendo en que los recortes de impuestos para los más ricos, junto con el apoyo a los precios de la energía, son la única forma de reavivar el crecimiento económico.

El FMI dijo que su plan fiscal del 23 de noviembre proporcionaría una «pronta oportunidad para que el gobierno del Reino Unido considere formas de proporcionar un apoyo más específico y reevaluar las medidas fiscales, especialmente las que benefician a las rentas altas».

El Departamento del Tesoro británico dijo que el anuncio de noviembre detallaría los planes del Gobierno para reducir la deuda a medio plazo.

El martes, el economista jefe del Banco de Inglaterra, Huw Pill, dijo que era probable que el banco central realizara una «significativa» subida de tasas cuando se reúna en noviembre, y añadió que la agitación de los mercados financieros tendría un gran impacto en la economía y se tendría en cuenta en sus próximas previsiones.

«Es difícil no llegar a la conclusión de que esto requerirá una respuesta significativa de la política monetaria», dijo Pill en el Foro de Política Monetaria Barclays del CEPR.

Ambito