Llega el momento de debatir en el Senado dar continuidad a los fondos para el financiamiento de la cultura

El 21 de diciembre del año 2017, bajo el gobierno del entonces presidente Mauricio Macri, y en sintonía con su visión de la cultura y la educación, el Poder Ejecutivo impulsó y logró la sanción de la Ley 27.432.

La misma mediante tres incisos del artículo 4 arrasó con un principio fundamental de lo que se entiende por una política de Estado virtuosa: la asignación específica de fondos para la cultura que había sido sostenida desde el regreso de la democracia.

Se fijó así, el vencimiento de las asignaciones de estos fondos para diciembre de 2022.

Si no se modifica esta penosa circunstancia en la que nos dejó el macrismo, en unos escasos tres meses, quedará sin efecto la financiación del trabajo y la producción de las industrias culturales impulsadas por el INCAA, el INAMU, el INT, entre otros organismos, y el funcionamiento de las Bibliotecas Populares de todo el país, que reciben apoyo a través de la CONABIP.

De concretarse el vencimiento, estas asignaciones pasarían entonces a manos de Rentas Generales, quedando bajo el Poder Ejecutivo resolver cuánto y cómo disponer de fondos para el sector de la cultura de acuerdo a sus propios intereses. Pero también se quitaría a las instituciones mencionadas de cada sector cultural, la autonomía para poder ejecutar las políticas que necesitan los trabajadores y trabajadoras de la cultura.

No nos parece casual que este recorte haya sido impulsado por el mismo sector político y el mismo gobierno encargado de degradar la figura del Ministerio de Cultura a Secretaría y de realizar feroces recortes y ajustes en áreas clave de la cultura. Esto sucedió sin siquiera ser tema de debate ni ser registrado por la crónica periodística en aquellos días.

Tampoco que, durante la sesión del 15 de junio de este año, sus diputados y diputadas hayan votado en abstención, por la negativa o hayan estado ausentes del recinto. O que ahora se nieguen a dar quorum para su tratamiento en la Cámara de Senadores.

Hoy no podemos dejar que a fin de este año nos encontremos sin la posibilidad de garantizar la continuidad de los fondos necesarios para financiar el funcionamiento de nuestras bibliotecas populares y las industrias culturales, no solamente por el profundo significado simbólico que tienen, sino también porque, además, contribuyen de forma directa e indirecta al crecimiento de nuestra economía.

Esto es lo que está en juego ahora. Resulta entonces imprescindible que los senadores y senadoras de la oposición comprendan la gravedad de la situación, asuman la responsabilidad que les confiere su cargo, den el quórum necesario para el tratamiento del proyecto y no priven a la cultura de sus recursos.

Está en sus manos la posibilidad de revertir esta situación para este presente y especialmente para el futuro de nuestro país.

Ministerio de Cultura de la Nación

Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales

Instituto Nacional de la Música

Instituto Nacional del Teatro

Comisión Nacional de Bibliotecas Populares

A continuación la Declaración del Consejo Federal de Cultura en defensa de los fondos específicos de las industrias e instituciones culturales

Por unanimidad, los miembros del Consejo Federal de Cultura integrado por las máximas autoridades de Cultura de las 23 Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dando continuidad al trabajo sostenido desde cada uno de los Gobiernos Provinciales en articulación con el Ministerio de Cultura de la Nación Argentina, reafirmamos nuestro apoyo a la media sanción del proyecto de ley aprobada en junio de este año por la Honorable Cámara de Diputados de La Nación que propone la extensión por el término de 50 años la caducidad de los fondos específicos que financian el INAMU, INCAA, INT, RTA S.E., ENACOM, DEFENSORIA DEL PUBLICO DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL y las Bibliotecas Populares a través de CONABIP.

De la misma manera, manifestamos nuestra insistencia y solicitud al Honorable Senado de la Nación, para que trate y apruebe, en tiempo y forma (antes de su vencimiento parlamentario y sin modificaciones) el proyecto de Ley con media sanción para ser incorporada al presupuesto 2023 y su entrada en vigencia a partir del año venidero.

Advertir que, si no se extiende la vigencia de las asignaciones específicas, estos fondos, que garantizan la continuidad de los recursos que se distribuyen de manera federal y equitativa en todo el territorio nacional, dejarán de ser percibidos por los organismos el 31 de diciembre del 2022 (Ley 27.432 de 2017).

Estas asignaciones resultan imprescindibles para el fomento y el desarrollo del teatro, la música, la danza, el cine, la televisión, el audiovisual, las bibliotecas y medios de comunicación comunitarios y para miles de puestos de trabajo que dependen de ellos.

Por lo expuesto, dejamos sentada la importancia de la extensión de su vigencia por su impacto para el desarrollo de nuestra cultura a nivel federal y en beneficio de nuestro pueblo. Así también, recordamos que dichos fondos han contado con amplios consensos políticos a lo largo de la historia generando entramados de políticas públicas sostenidas en el tiempo.

El impacto de los mismos se expresa en aspectos simbólicos de diversidad de nuestra cultura y en aspectos productivos, generando puestos de trabajo y potenciando nuestro entramado productivo a lo largo y ancho de todo nuestro país.

Solicitamos a los Señores y Señoras Senadores de nuestra Nación, cualquiera sea su referencia política, el tratamiento y su correspondiente aprobación de la media sanción mencionada y el compromiso de este Consejo Federal a un trabajo mancomunado para su mejor desarrollo federal.

Por último, próximo a cumplir 40 años de la restauración de nuestra democracia, declaramos que este documento cuenta con un amplio apoyo de todas y todos las trabajadoras y trabajadores del quehacer cultural y el pueblo argentino en general, que han decidido en torno a este y otros temas, levantar más que nunca la bandera de nuestra SOBERANÍA CULTURAL.

Es necesario profundizar, seguir el análisis y el debate sobre cómo se van a distribuir los fondos de modo federal y equitativo. Establecer las prioridades actuales de la Cultura y fortalecer y legitimar las Industrias Creativas dejando claro el modo de financiamiento para cada Organismo de Fomento Cultural.

Secretaria de Culturas de la provincia de La Rioja, Patricia Herrera y presidenta del Consejo Federal de Cultura; Presidente Del Ente Cultural de Tucumán, Carlos Alberto Martín Ruiz Torres; Presidente Instituto de Cultura del Chaco, Francisco Romero; Secretaria de Cultura de la provincia de La Pampa, Adriana Lis Maggio; Ministro de las Culturas de la provincia de Neuquén, Marcelo Colonna; Secretario de Estado de Cultura de la provincia de Río Negro, Ariel Ávalos; Secretaria de Cultura de la provincia de Tierra del Fuego, Lucía Rossi; Secretaria de Gestión Cultural de la provincia de Catamarca, Daiana Roldan; Secretaría de Cultura de la provincia de Entre Ríos, Francisca D’ Agostino; Subsecretario de Cultura de la provincia de Santiago del Estero, Juan Leguizamón; Secretario de Cultura de la provincia de Salta, Diego Ashur; Secretaria de Cultura de la provincia de San Luis, María Silvia Rapisarda; Ministro de Cultura de la provincia de Santa Fe, Jorge Llonch; Secretaria de Cultura de la provincia de San Juan, Virginia Agote; Secretario de Estado de Cultura de la provincia de Misiones, Joselo Schuap; Subsecretaria de Cultura de la provincia del Chubut, Carla Olivet; Presidenta del Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires, Florencia Saintout; Presidente del Instituto de Cultura de Corrientes, Gabriel Romero; Secretario de Cultura de la provincia de Jujuy, Luis Medina Zar; Secretario de Cultura de la provincia de Santa Cruz, Oscar Canto; Presidenta de la Agencia Córdoba Cultura, Nora Bedano; Ministra de Cultura y Turismo de la provincia de Mendoza, Nora Vicario; Subsecretario de Cultura de la provincia de Formosa, Jorge Santander, Ministro de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Enrique Avogadro.