Qué se sabe del caso de Mahsa Amini, la joven cuya muerte provocó una ola de protestas

El presidente iraní solicitó una investigación del fallecimiento de la mujer de 22 años, que fue detenida por la ‘Policía de la moralidad’ por vestir su hiyab incorrectamente.

Una ola de protestas tuvo lugar en Irán tras la muerte de Mahsa Amini, una joven de 22 años que falleció la semana pasada poco después de haber sido detenida por la llamada ‘Policía de la moralidad’ por vestir su hiyab incorrectamente.

La mujer, procedente de la provincia de Kurdistán, fue detenida el pasado martes. Mientras estaba en custodia, sufrió un ataque al corazón y fue llevada al hospital, pero cayó en coma y acabó perdiendo la vida, según las autoridades.

Por su parte, la familia de la joven indicó que Mahsa no tenía antecedentes de enfermedad cardíaca, mientras que el padre destacó que su cuerpo presentaba moretones en las piernas.

Al mismo tiempo, entre la ciudadanía empezaron a difundirse acusaciones de que la muerte de la joven fue provocada por el trato que recibió durante su custodia.

La reacción de la Policía y del presidente

Desde la oficina de prensa del presidente iraní, Ebrahim Raisi, comunicaron el pasado domingo que el mandatario mantuvo una conversación telefónica con la familia de Amini y ordenó investigar el caso «especialmente». «Su hija es como mi propia hija y siento que este incidente le ocurrió a uno de mis seres queridos. Por favor, acepten mis condolencias», afirmó.

Mientras tanto, desde la Policía calificaron lo ocurrido como un suceso «desafortunado». «El incidente fue desafortunado para nosotros y deseamos nunca ser testigos de tales incidentes», declaró el comandante de la Policía de Teherán, Hossein Rahimi, recoge Reuters, que cita la agencia Fars. En ese contexto, destacó que la joven no sufrió ningún tipo de maltrato. «Acusaciones cobardes han sido formuladas contra la Policía iraní. Esperaremos hasta el día de juicio, pero no podemos dejar de hacer el trabajo de seguridad», dijo.

Protestas

Tras la muerte de la mujer, numerosas personas salieron a las calles de Teherán para expresar su indignación por el suceso y pedir una investigación. AP informa que los manifestantes también reclamaron la disolución de la Policía de la moralidad. Las protestas se produjeron asimismo en distintas ciudades de Kurdistán.

En varias regiones, las protestas desembocaron en enfrentamientos violentos con la Policía. Según la organización de derechos humanos Hengaw, cinco personas fallecieron después de que las fuerzas de seguridad abrieran fuego durante las manifestaciones en Kurdistán, recoge Reuters. El grupo dijo que 75 personas resultaron heridas.

En las redes sociales se difundieron imágenes en las que se puede ver a coches policiales dañados. Según reportes, la Policía usó cañones de agua y gas lacrimógeno para dispersar a la multitud.

La televisión estatal iraní reportó que se produjeron detenciones, pero no detalló el número de personas arrestadas.

El uso del velo es obligatorio para las mujeres en Irán desde la Revolución Islámica de 1979 y los miembros de la ‘Policía moral’ hacen cumplir el estricto código de vestimenta

Dicha institución policial ha sido criticada en los últimos años por el trato que da a las personas, especialmente a las mujeres jóvenes

Agencia RT