Una pieza clave en el centro de la red de frustrados magnicidas

Un repaso a todas las entrevistas de la vecina de Cristina, a quien deberíamos llamar por su nombre puesto que por sí mismo ya dice mucho, Ximena Tezanos Pinto Mc Loughlin.

Sea quien fuere él o la entrevistadora de todo el arco mediático, desde el más oficialista al más opositor al gobierno, todes tuvieron una misma actitud de sumisión

Excepto Pablo Duggan, que conoce a la perfección los códigos de su clase y enseguida se dio cuenta de su mendacidad y la enfrentó, indignado. Pero esa indignación lo ofuscó, lo que le permitió a ella salir del atolladero indemne, al menos ante la mayoría de los televidentes no politizados.

El resto tuvo con ella una consideración que no suelen dispensar a los entrevistados: la dejaron conducir la conversación, e incluso dar cátedras pueriles acerca de la función del Estado y los poderes y hasta citar a quien dijo era su referente, Alberto Benegas Lynch (h). Minutos en los que ella guió la charla, exhalando un cinismo blindado, negando, displicente, hasta lo obvio, con ese modo desdeñoso de los que siempre tuvieron la sartén por el mango y el mango también.

El desprecio hacia lo que dice defender –la presunción de inocencia, la separación de poderes–, la convierte en un oxímoron con patas. Si los “copitos” se presentan como despojados y dicen no tener nada para perder, ella se muestra impune, perteneciente a esa clase que nunca pierde. Quizá eso haya permitido que se reúnan en el mismo balcón.

El padre de sus hijos

Si bien los vínculos sociales, familiares o maritales no deberían condicionar prejuicios, a veces lo que una mujer elige como marido dice mucho de ella.

Su ex marido y padre de sus cuatro hijos (Vicente Alejandro, Alfredo José, Eugenia Belén y Sebastián Nicolás) es el abogado Alejandro José Kenny Padilla. Integra el estudio Padilla, Kenny & Alchourrón, en cuya página de internet se destaca que entre 1981 y 1983 formó parte del equipo de negociación de la quiebra de Sasetru S.A., una de las principales empresas de alimentos del país, cuya quiebra y vaciamiento en 1981 fue forzada por la dictadura, cuyos personeros amenazaron y detuvieron a sus directivos. Hasta el punto de que el tribunal que entiende en la causa analiza declararla crimen de lesa humanidad.

Lo que a priori parece indicar que la supuesta indignación de la vecina ante presuntos o reales delitos confirmaría el viejo dicho: “dime de qué presumes y te diré de qué careces”. Lo que bien se puede aplicar también a su declamado republicanismo.

Tiene también al parecer la señora un parentesco político con Jose Antonio Aranda (foto), vicepresidente del Grupo Clarín, y con Marta García Tezanos Pinto, quien integró la tenebrosa banda de Aníbal Gordon, aunque a diferencia del marido, esos son parentescos que no se eligen. Tezanos Pinto es una familia con arraigo en Jujuy y Salta, provincia en la que fueron acusados de tener a trabajadores rurales en régimen de virtual esclavitud.

Como un clavel del aire

En el sitio de Linkedin de Ximena Tezanos Pinto Mc Lounghlin vemos que no tuvo actividades nuevas a partir de octubre de 2021, aunque dejó de tributar desde 2013, cuando se dio de baja en la AFIP. No es siquiera monotributista, lo que deja sin respuesta por qué no tributó durante ocho años si integró empresas hasta el año pasado. Y por qué en varias notas se jactó de “mantener vagos con mis impuestos” si no tributa nada.

Hoy, la página de alquileres de departamentos temporarios (www.1054.com.ar) está inhabilitada. Se supone que no está muy holgada de dinero puesto que la última actividad reconocida fue un vivero llamado “Jardín al cielo” que habría dejado de existir. Su única actividad reconocida en los últimos tiempos fue una charla motivacional para el personal de Unilever, y otra, ad honorem, acerca de la inversión en bitcoins… dato interesante para la Unidad de Información Financiera que debe investigar cómo se financiaba la red de frustrados magnicidas.

Si hasta octubre del año pasado Ximena figuraba en el Veraz como “morosa categoría 5”, es decir, incobrable, a partir de noviembre su situación experimentó un drástico cambio, al punto de que pagó todas sus deudas, y no solo dejar el rojo para pasar al verde, sino que también obtuvo un crédito del HSBC. ¿Cómo logró ese flujo de dinero? En los últimos años no parece haber fallecido ningún familiar al que pudiera haber heredado, por lo que constituye un misterio.

Diríase que se trata de un clavel del aire, una planta parásita. “Parásitos” es uno de los peores insultos que gastan los “republicanos” partidarios de los “corchazos” junto con “planeros”. Pero  muchos de ellos resultaron ser empleados legislativos, agentes encubiertos de la AFI o del gobierno porteño, mamando de la teta del erario público al mismo tiempo que despotrican contra el Estado.

(N. del E.: ¡Último momento! “Revolución Federal” estaría siendo financiada por Nicky Caputo, “hermano del alma” del ex presidente Macri).

Fue novia de un actor nac & pop

Hace años, Ximena tuvo alguna incursión en la TV, posiblemente influida por quien era su novio, un actor de actual participación política en el kichnerismo. Con él tuvo un círculo de amigos a quienes hace tiempo dejó de ver. Entonces organizaba en su departamento tertulias artísticas muy divertidas, y participó junto a su novio como actriz en un programa de TV de juicios ficticios en el que encarnó a una mujer indignada por haber sido estafada en la compra-venta de un automóvil. El pago por el bolo debe estar registrado en la Asociación Argentina de Actores.

Quien también parece quería incursionar en las lides actorales es su amiga Cristina Luján Romero (a quien por razones obvias le gusta que la llamen Luján) que comparte con ella posiciones políticas.

Luján Romero, que fue entrevistada por ser su amiga parece ser quien la invitó a una primera marcha en apoyo al policía Luis Chocobar, luego condenado por haber asesinado por la espalda a un delincuente que huía.

Luján vive en una humilde vivienda del partido de San Martín, y no se le conoce trabajo fijo. Es parte activa de la banda autodenominada “Revolución Federal”, donde comparte criterios, amistad y espacio con Sabrina Basile, la hija del legendario “Coco”.

Sabrina Basile es esa mujer de pelo corto, con ondas, casi blanco, de cara desencajada, que organizó la horda que arrojó antorchas hacia la Casa Rosada, golpeó al ministro Jorge Ferraresi, hostigó a Juan Grabois en la calle y apretó en un bar al diputado radical Rodrigo de Loredo. Sabrina Basile se manifestó también contra las vacunas, participa de encuentros de terraplanistas y es la que dice en un audio que con dos muertos el gobierno se cae. También es amante de los gatos e instructora de yoga.

Sabrina es amiga y compañera de militancia de Luján que es la mejor amiga de Ximena Tezanos Pinto, quien aloja en su casa a la abogada Gladys Egui, quien, a su vez, representa a Leonardo Sosa, de “Revolución Federal” (que fue detenido por la policía cuando el martes 23 de agosto participó de una manifestación de repudio a CFK allí mismo, frente a su casa)  y a quien se presenta como jefe de “Nación de Despojados”, Gastón Guerra (denunciado por sus públicas amenazas al periodista Lautaro Maslín, de C5N).

Ambos, cinco días antes del intento de magnicidio, el sábado 27 de agosto (N. del E.: el mismo día en que, ahora sabemos, tenían planeando matar a CFK) fueron a tomar el té a lo de Ximena. Entonces, entre masitas y sandwichitos, se tomaron fotos en el balcón, las publicaron en las redes, poniéndoles epígrafes como “Van a correr”, “Argentina sin Cristina”, “Pensar que debajo de mis pies está la mafiosa más grande de la nación”, “Estoy sobre la cabeza de la mayor chorra de la nación argentina”, hechos todos que según Tezanos Pinto, no tienen la menor relación con los intentos de magnicidio.

Aunque Ximena dijo que Gladys Egui es penalista, su perfil de Linkedin dice que se especializa en el lavado de activos. Tiene más de 60 años, se recibió de abogada cerca de los 50 y no hay datos de que haya defendido a nadie como penalista, ni que  integre algún estudio jurídico, ni que tribute a la AFIP. Es un misterio de qué ha vivido y de qué vive ahora.

Curiosamente, Ximena la aloja en su casa desde el pasado mes de mayo, cuando surgieron a la luz “Revolución Federal” y “Nación de Despojados”.

Todo esto, para los medios hegemónicos, es pura coincidencia. La casualidad permanente, decía Menem.

Aquel mismo sábado, como para disimular, Ximena también dejó entrar a su hogar a militantes de la Cámpora y a una chica embarazada que se había descompensado.

Ximena Tezanos, ducha en hacerse la distraida e ingenua, debe muchas explicaciones.

Ivy Cángaro

Pájaro Rojo