Con dólar soja, desembolsos del BID y el Banco Mundial, el Gobierno blinda la meta de reservas

En una cena reservada, Sergio Massa le aseguró a un alto funcionario de la Casa Blanca que se cumplirán las metas del acuerdo con el FMI, tal cual estaban previstas antes de la guerra.

Incluso la de acumulación de divisas por u$s5.800 millones pautada para 2022. Lo que hasta hace dos semanas parecía imposible, hoy se perfila como viable. El Gobierno ratifica que cumplirá las metas del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, incluso la de acumulación de reservas, que tuvo en las últimas horas un triple impacto positivo por las aceleradas liquidaciones que trajo el dólar soja, la reapertura de la relación con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y los desembolsos que comprometió el Banco Mundial hasta fin de año.

La decisión de no reformular el acuerdo firmado a comienzos de este año se la comunicó cara a cara el propio ministro de Economía, Sergio Massa, al principal asesor para América Latina de la administración de Biden, Juan González.

Una pista fundamental de los términos en que conversará Massa con Kristalina Georgieva en los próximos días comenzó a develarse el martes por la noche en una cena reservada que el ministro sostuvo con González, un funcionario de extrema confianza del presidente de Estados Unidos.

La comida, que duró unas tres horas y cuyo plato principal en términos gastronómicos fue una merluza negra con papas, tuvo en el plano político su propio plato fuerte: el compromiso de estricto cumplimiento de las metas previstas en el acuerdo con el FMI que Massa le transmitió a la Casa Blanca.

“El acuerdo se firmó antes de que se conozcan las consecuencias económicas que la guerra entre Rusia y Ucrania iban a causar en todo el mundo, aún así estamos encaminados para cumplir todas las metas sin necesidad de reestructurar el acuerdo ni hacer uso de ninguna de las cláusulas que permiten revisar lo pautado”, confirmó a Ámbito uno de los hombres de confianza que participa de la gira con el Ministro de Economía.

Ante la consulta de este medio, en el entorno de Massa sostuvieron que Argentina se encamina a cumplir incluso con la meta de acumulación de reservas. Es que el escenario cambió drásticamente en la última semana con el combo de ingreso de divisas por la vía del dólar soja, la reapertura de la relación con el BID y los nuevos desembolsos que llegarán desde el Banco Mundial.

La Cámara de la Industria de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales informaron el miércoles que cumplidas las 72 horas del inicio del decreto 576/2022, el ingreso de divisas sumó u$s1.075 millones. Según confirmaron a Ámbito fuentes del mercado, ayer se redujo levemente el ritmo de venta por parte de los productores, aunque volvió a ser muy alto. Se comercializaron unas 500.000 toneladas. El Gobierno espera juntar este mes unos u$s5.000 millones por la medida anunciada el domingo pasado pero en el sector privado ya estiman que la cifra a fines de septiembre será superior.

Por el lado de los organismo multilaterales, el BID se comprometió a desembolsar unos u$s3.000 millones este año, de los cuáles u$s1.200 millones irán directamente a engrosar las reservas del Banco Central y el resto se ejecutará en programas específicos que apuntan a obras viales y de saneamiento, entre otras. Este mes llegarán u$s 700 millones. El Banco Mundial sumará a la programación de 2022 u$s 900 millones que también será para planes específicos, como capacitación de trabajadores, asignación universal por hijo, entre otros. Es decir, fondos que llegarán en moneda extranjera para gastos que se harán en pesos, por lo que también terminará colaborando con las arcas de la entidad monetaria.

En cuanto a la salida de divisas, lo peor ya pasó. Las importaciones de energía, que implicaron entre junio y julio unos u$s4.200 millones, comenzaron a desacelerarse en agosto y la balanza sectorial, por cuestiones estacionales, se va a revertir en lo que resta del año. Además, el Gobierno parece dispuesto a continuar con las restricciones al acceso al mercado de cambios para importar bienes e insumos. Ayer por la tarde se prorrogó hasta el 31 de diciembre la comunicación 7532 que marca la obligatoriedad de financiar a 180 días las importaciones que se cursan a través de las SIMI B.

La meta de acumulación de reservas trazada en el acuerdo de Facilidades Extendidas que firmó Argentina con el Fondo Monetario Internacional es de u$s5.800 millones para 2022. “Tomando el criterio del FMI, la caída en las tenencias hasta este miércoles fue de u$s22 millones, cuando una semana atrás era casi de 300”, explicó Santiago Manoukian, jefe de research de Ecolatina. En el Gobierno aseguran que con el combo dólar soja y multilaterales, esa tendencia se acentuará y se alcanzará el objetivo anual.

Ámbito