Rojo se resintió y está en duda para el superclásico

El capitán de Boca Juniors, Marcos Rojo, no finalizó la práctica de este miércoles en el complejo de Ezeiza por una molestia muscular.

Por lo tanto, será preservado por el cuerpo técnico en los próximos entrenamientos para que pueda estar el domingo a las 17 en el superclásico con Riveren la Bombonera.

Rojo sintió un tirón en su pierna derecha pero no en la zona del sóleo, en la que sufrió un desgarro que lo dejó afuera seis partidos. La idea tanto del técnico Hugo Ibarra como del cuerpo médico que encabeza el doctor Jorge Batista y del mismo futbolista, es no arriesgar en las prácticas de este jueves y el viernes y probarlo el sábado al defensor para ver cómo se siente.

El plantel de Boca practicó en Ezeiza durante cuarenta minutos en forma abierta para la prensa y pudo observarse que Rojo se encontraba bien, pero la molestia surgió en la parte final del entrenamiento, cuando estaban realizando un trabajo táctico.

La novedad positiva para Ibarra fue que Cristian Medina y Juan Ramírez trabajaron con normalidad repuestos de las lesiones que los dejaron al margen el fin de semana pasado ante Colón en Santa Fe y podrían ser titulares

De cara a la probable formacion para el domingo, Ibarra analiza la idea de poner un 3-5-2 para robustecer la mitad de la cancha. Boca realizará la clásica practica de fútbol de los jueves en la Bombonera, modalidad que empezó a adoptar este cuerpo técnico, y seguramente allí se verá la idea de un posible equipo para el domingo.

Sin embargo, la precaución con Rojo y las variantes que analiza Ibarra impiden diagnosticar si trabajará con la formación definitiva. O probará con un 4-3-3 o un 4-4-2 más habituales.

En tanto, el colombiano Sebastián Villa, operado la semana pasada de los meniscos de la rodilla derecha, estuvo por segunda vez en kinesiología. Se estima que su recuperación finalizará en los últimos días de octubre.

Página|12