Detuvieron a la empleada doméstica del abogado y su mujer asesinados en su casa

Los cuerpos de un abogado de 74 años y su esposa de 72 fueron encontrados por su empleada doméstica en el Mercedes Benz que estaba en la cochera.

María Ninfa Aquino será indagada en las próximas horas. Ambas víctimas recibieron impactos de bala.

La empleada doméstica de un abogado jubilado de 74 años y su esposa de 72, hallados asesinados ayer a balazos dentro de su automóvil en el garaje de su casa en el partido bonaerense de Vicente López, fue detenida anoche y puesta disposición de la justicia, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de la empleada doméstica María Ninfa Aquino, de nacionalidad paraguaya (64), quien fue detenida anoche en su domicilio de la calle Magaldi 2406, de la localidad de Pablo Podestá, en el partido de Tres de Febrero, y será indagada en las próximas horas acusada de haber sido la entregadora, según precisaron las fuentes. Además, señalaron que, en el marco del hecho, fueron robadas joyas y dinero de la vivienda, entre otros valores.

La investigación indica que Ninfa Aquino tuvo varias contradicciones en su declaración y, en un allanamiento, los detectives incautaron un sobre de terciopelo, propiedad de la víctima, donde se hallaría la llave de la caja fuerte de la vivienda.

Las víctimas

El jubilado asesinado, identificado como Enrique Del Río (74), recibió tres disparos en su cuerpo, en tanto Mercedes Alonso (72), su esposa, fue ejecutada de un tiro en la nuca.

Ambos cadáveres fueron encontrados ayer a la mañana por su empleada doméstica dentro del auto Mercedes Benz propiedad de la pareja que estaba estacionado en la cochera de su casa ubicada en la calle Melo al 1100, esquina Gaspar Campos, del mencionado partido del norte del conurbano.

Además de abogado jubilado, los voceros indicaron que Del Río tuvo un breve paso por la Policía Federal Argentina (PFA), tenía una relación comercial con una empresa de seguridad privada y era propietario de playas de estacionamiento en la ciudad de Buenos Aires.

Según las fuentes, el episodio fue denunciado por la empleada doméstica de la casa, quien relató a los investigadores que llegó a su lugar de trabajo cerca de las 7 de la mañana.

De acuerdo con su versión de los hechos, ocurrió que, como Del Río y su esposa se demoraban en levantarse para el desayuno, fue hasta la habitación y descubrió que ahí no se encontraban. La mujer alertó a la policía y, poco después, arribó al lugar una ambulancia del SAME y personal de la comisaría 5ta. de Balneario, con jurisdicción en la zona.

Los policías determinaron que ambos se hallaban dentro del Mercedes Benz E350 con los cinturones de seguridad colocados, la mujer del lado del conductor y el hombre como acompañante.

La investigación

Los forenses que revisaron los cadáveres advirtieron, en principio, que Del Río presentaba un balazo en la zona de la clavícula, otro en el intercostal derecho y el restante en una pierna, mientras que su esposa, un tiro en la nuca.

Dos jefes policiales indicaron a Télam que pese a que el trabajo de los peritos no concluyó, todo indica que se trata de un «doble homicidio» cometido por un tercero y que, si bien aún no se puede descartar ninguna hipótesis, la línea investigativa principal es que el móvil de este doble asesinato esté ligado a un robo.

Es que los pesquisas constataron, en base al relato de otros familiares, faltantes de algunos objetos de valor, entre ellos dinero y joyas, según consignaron esta mañana los informantes.

Una de las fuentes consultadas indicó que, a simple vista, no se había detectado ninguna puerta, ventana o abertura forzada y otro investigador aclaró que no se habían hallado tampoco armas de fuego dentro del auto o la propiedad.

Luego de que el personal médico constatara que las víctimas estaban fallecidas, la Policía preservó el lugar del hecho.

Si bien la casa tenía cámaras de seguridad no solo en el ingreso sino también en varios de los ambientes, el o los delincuentes que concretaron el crimen se llevaron el disco rígido en el cual quedan registradas las imágenes.

La causa está a cargo del fiscal de turno Martín Gómez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Vicente López Este, pero ante la posible complejidad del caso, el fiscal general de San Isidro, John Broyad, decidió sumar para la investigación a un segundo fiscal del mismo distrito, Alejandro Musso.

A nivel policial, trabajaban efectivos de la Estación de Policía Departamental de Seguridad (EPDS) de Vicente López, de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro y peritos de la División Casos Especiales de la Superintendencia de Policía Científica.

Télam