Los 5 puntos claves sobre la nueva compañía estatal Litio para México

La empresa tiene como objetivo la exploración, explotación, beneficio y aprovechamiento del recurso natural.

El Gobierno de México creó el organismo público descentralizado Litio para México, la empresa estatal para explotar y comercializar el denominado ‘oro blanco’.

La creación de la empresa, que tendrá el acrónimo «LitioMx», se formalizó mediante un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el martes.

De acuerdo con el documento, la compañía estatal estará agrupada en el sector coordinado por la Secretaría de Energía, y tendrá personalidad jurídica y patrimonio propios, con autonomía técnica, operativa y de gestión.

Objetivo

El decreto estipula que el objetivo de la empresa estatal es la exploración, explotación, beneficio y aprovechamiento del litio ubicado en territorio nacional, así como la administración y control de las cadenas de valor económico de dicho mineral; para ello deberá elaborar los programas estratégicos de mediano y largo plazo.

También estará orientada a trabajar para ubicar y reconocer las áreas geológicas en las que existan reservas probables de litio, con el auxilio del Servicio Geológico Mexicano.

Asimismo, promoverá el aprovechamiento sustentable del litio para la transición energética, en beneficio de la población en general.

En el decreto se aclara que LitioMx está obligada a cumplir con la legislación y tratados internacionales en materia de «protección al medioambiente y de derechos de los pueblos originarios, comunidades indígenas y afromexicanas».

¿Cómo operará?

La gestión de LitioMx estará a cargo de un Consejo de Administración y una Dirección General.

Ese Consejo estará integrado por la persona titular de la Secretaría de Energía, quien lo presidirá; así como representantes de las secretarías de Hacienda y Crédito Público, Economía, Gobernación y Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El titular de la Dirección General, que representará legalmente al organismo, será designado y removido por el Ejecutivo Federal, a propuesta de la Secretaría de Energía.

El domicilio legal de la empresa es en Ciudad de México, pero su Consejo de Administración podrá autorizar el establecimiento de oficinas o representaciones en otros estados del país.

La programación, el presupuesto, el control y el ejercicio del gasto público que corresponderá a LitioMx estarán sujetos a las disposiciones contenidas en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, en su reglamento, en el Presupuesto de Egresos de la Federación de cada ejercicio fiscal y en las demás disposiciones aplicables.

¿Cuándo entrará en funciones?

De acuerdo con el documento, el Consejo de Administración de la compañía estatal se instalará en un periodo no mayor a los 60 días naturales siguientes a la publicación del decreto.

Sin embargo, LitioMX iniciará sus funciones a más tardar dentro de los 180 días naturales siguientes a la entrada en vigor del decreto, que se cuentan a partir de este miércoles.

¿Cuánto litio tiene México?

México cuenta con 1,7 millones de toneladas de reservas identificadas de litio.

En abril pasado, el Congreso aprobó diversos cambios a la Ley Minera, propuestos por el oficialismo, para reconocer al recurso natural como patrimonio de la Nación, declarando «de utilidad pública» su exploración, explotación y aprovechamiento, acciones que —se estableció— quedarían a cargo exclusivamente del Estado, a través de un organismo descentralizado.

Con sus reservas, México se ubica en el cuarto puesto en la región, luego de los tres países que componen lo que ha sido denominado el ‘Triángulo del litio’: Bolivia (21 millones de toneladas métricas), Argentina (19 millones) y Chile (9,8 millones).

¿Para qué se aprovechará el mineral?

En los últimos años, el litio ha tomado un interés inusitado en muchos países del mundo. Aunque se produce comercialmente desde 1923 y ha servido para sus usos en medicina, construcción e industria en general, su interés en la actualidad radica en su importancia para fabricar baterías eléctricas, que se necesitan para teléfonos móviles, placas solares y electromovilidad, como parte de la transición energética, que busca contar con alternativas a los combustibles fósiles.

En abril pasado, representantes de México, Argentina, Bolivia, Chile y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) celebraron, de manera virtual, el Foro Internacional «Perspectivas del Litio desde América Latina», que fue organizado por el Ministerio de Hidrocarburos y Energías de Bolivia.

En ese foro, la secretaria de Energía de México, Rocío Nahle García, dijo que en su país había un debate importante sobre «qué hacer con el litio» y mencionó queven la oportunidad en este recurso principalmente en la manufactura de baterías para vehículos eléctricos y para el sistema eléctrico nacional, así como para la fabricación de celdas y sus componentes.

A principios de agosto, el López Obrador detalló que este insumo se pondrá «a disposición de la industria automotriz que esté fabricando automóviles, autopartes en México».

Asimismo, señaló que la explotación del litio será clave para que «México siga siendo un país atractivo y se sigan instalando plantas de la industria automotriz» en su territorio; aunque no descartó que el recurso natural pueda venderse a otros países.

Agencia RT