Árbitros en Qatar: Más preparación, menos tecnología

El italiano Pierluigi Collina, presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA, explicó que la misión para preparar a los árbitros para el Mundial de Qatar 2022 es evitar el uso de la tecnología.

Estará a disposición pero que será un simple apoyo para evitar que un fallo humano pueda afectar al resultado de un encuentro.

«Nuestro objetivo es prepararlos lo mejor posible para evitar utilizar la tecnología. Pero la tecnología está ahí para reducir la posibilidad de un error humano que pueda afectar al resultado del partido. Incluso el mejor árbitro puede cometer un error. Es un ser humano, y lo sabemos», afirmó Pierluigi Collina, considerado durante muchos años como el mejor árbitro del mundo.

La idea de la entidad es intentar minimizar la utilización del VAR y que los jueces tengan la personalidad suficiente para conducir los partidos de acuerda a esa premisa.

El italiano comandó, junto al suizo Massimo Busacca, director de Arbitraje de la FIFA, tres seminarios entre finales de mayo y junio para preparar a los 36 árbitros, 69 asistentes y 24 encargados de VAR de las seis confederaciones elegidos para oficiar en el próximo Mundial.

El exárbitro helvético comentó, ya a menos de cien días para que empiece el Mundial, que la preparación del cuerpo arbitral tiene que estar a la par de la que harán los jugadores para la competencia.

«Es como un equipo de fútbol, tienen que prepararlo todo muy bien para la competición más importante que tenemos en este deporte. Estoy convencido», remarcó Busacca, que se mostró muy confiado en que los jueces tengan una actuación muy destacada durante el torneo.

«Espero una gran Copa Mundial. Sabemos lo que estamos haciendo. Sabemos qué idioma hablamos. El sacrificio que estamos haciendo, los seminarios, hablar y hablar, es porque queremos lograr un objetivo. Estoy seguro de que los árbitros comprenden este mensaje y lo harán muy bien», remarcó el suizo.

Los seminarios a los que se refiere el ahora dirigente se celebraron en Asunción para la Concacaf y la Conmebol, en Doha para los jueces de África, Asia y Oceanía y en Madrid para los de la UEFA. Durante el entrenamiento, los árbitros pasaron diariamente pruebas teóricas y prácticas, con lo que pudieron simular y practicar situaciones que se pueden producir en los encuentros.

El sueño arbitral

Los jueces que estarán en Qatar pudieron comenzar además a vivir ya el sueño de estar en una cita universal, como reconoció el neerlandés Danny Makkelie, quien ya estuvo en Rusia 2018 y admitió en un comunicado de FIFA que cuando recibió la confirmación de su elección fue «una sensación increíble» porque cuando comenzó «como árbitro tenía 12 años» y su «ojetivo era ya alcanzar lo más alto y soñaba con la Copa Mundial».

La asistente mexicana Karen Díaz confía en que el hecho de ser una de las pioneras en participar en un Mundial masculino, junto a las árbitras Stephanie Frappart (FRA), Salima Mukansanga (RWA) y Yoshimi Yamashita (JPN) y las asistentes Neuza Back (BRA) y Kathryn Nesbitt (USA), ofrecerá nuevas oportunidades a las mujeres.

«Estoy muy contenta y muy agradecida a todas las personas que me han brindado esta oportunidad. Tenemos que asegurarnos de que esta no sea la única vez que se selecciona a mujeres, sino la primera de muchas», comentó Díaz.

Página|12