Renuncia del vicepresidente tras su inclusión en una lista de corruptos por parte de EE.UU.

El mandatario Mario Abdo Benítez lo felicitó por dejar el cargo y la precandidatura presidencial.

El vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, renunció este viernes al cargo después de que EE.UU. lo acusara por presunta corrupción, lo que desató un escándalo en el país sudamericano.

Además, también abandonó la precandidatura presidencial del oficialista Partido Colorado, y que encabezaba con miras a las elecciones generales de Paraguay que se realizarán el próximo año.

«Renuncio porque tengo que demostrar mi inocencia», afirmó en una entrevista con la radio ABC Cardinal, en la que anticipó que su salida del Gobierno se oficializará la semana próxima.

La dimisión se concretó minutos depués de que el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, denunciara que Velázquez y el asesor jurídico de la entidad binacional Yacyretá (EBY), Juan Carlos Duarte, son investigados por su presunta participación en «actos de corrupción significativos».

De acuerdo con la acusación, Duarte, «un estrecho colaborador personal y profesional del vicepresidente Velázquez», habría ofrecido «un soborno a un funcionario público paraguayo para obstruir una investigación que amenazaba al vicepresidente y sus intereses financieros».

En respuesta, Velázquez proclamó su inocencia y aseguró que desconoce por completo la causa judicial.

«No tengo la más pálida idea porque no estoy investigado en ningún expediente, no tengo ni idea de la acusación, yo jamás mandé a ofrecer nada en ningún expediente que ni siquiera conozco», dijo.

Sin embargo, reconoció que, si EE.UU. lo define como «significativamente corrupto», no tiene ninguna posibilidad de permanecer en el Gobierno y mucho menos de ser candidato presidencial y aspirar a ganar las elecciones.

«¿Cómo tendría autoridad moral para seguir en un equipo que trabaja por causas y por principios?», cuestionó.

Velázquez lamentó, por otra parte, que Washington haya incluido en la lista a sus tres hijos y a su esposa, Lourdes Samaniego, quien además es fiscala general adjunta, cargo al que también deberá renunciar para enfrentar la denuncia.

También advirtió que tiene que cuidar la relación entre los gobiernos de Paraguay y de EE.UU. «Siempre me consideré aliado de los americanos, voy a buscar acceso a los documentos para que me pueda defender», anticipó.

El presidente Mario Abdo Benítez, por su parte, celebró la dimisión al considerar que Velázquez mostró una actitud madura al priorizar «los intereses y la credibilidad» de la nación.

En medio de la conmoción política, aseguró que durante el fin de semana dará a conocer el nombre de su nuevo vicepresidente.

Agencia RT