Designan al Contraalmirante Guillermo Ríos como máxima autoridad del UNMOGIP

El Ministerio de Defensa informa que el 10 de agosto el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, anunció el nombramiento del Contraalmirante argentino Guillermo Pablo Ríos

como Jefe de Misión (Head of Mission) y Jefe de Observadores Militares – ambos cargos y responsabilidades – en el Grupo de Observadores Militares de Naciones Unidas en India y Pakistán (UNMOGIP), en reemplazo del general uruguayo José Eladio Alcaín, con mandato próximo a caducar.

La elección del contraalmirante Ríos responde a su destacada carrera como integrante de la Armada Argentina, donde egresó en 1987 de la Escuela Naval Militar. Su trayectoria continuó en distintas áreas, de las cuales sobresalen los comandos ejercidos en la Compañía de Ingenieros Anfibios, el Batallón de Infantería de Marina Nº 4, la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar “Teniente de Navío D. Cándido de Lasala” y el Comando de la Infantería de Marina.

En misiones de paz de la ONU, participó en la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP) en 1993 y 1994; y se ha desempeñado como supervisor de Desminado Humanitario en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Angola, entre 1997 y 1998. También, fue parte, en Medio Oriente, del contingente en la misión «Organismo de las Naciones Unidas para la Vigilancia de la Tregua» (UNTSO) en 2007.

Hasta la fecha, cumplió funciones como Director General de Educación, Adiestramiento y Doctrina del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.

UNMOGIP cumplió su primera misión en el año 1949, para supervisar el alto el fuego en el estado de Jammu y Cachemira. Desde que se reanudaron los conflictos en 1971, el UNMOGIP ha permanecido en la zona para observar los acontecimientos relativos a la estricta observancia del alto el fuego.

La designación de un oficial argentino como principal responsable de esta misión es un reconocimiento de la comunidad internacional a nuestro país por su compromiso histórico con las Operaciones de Mantenimiento de la Paz, como también por el profesionalismo con el cual nuestros «cascos azules» desempeñan sus responsabilidades en diversas partes del mundo. Es, al mismo tiempo, un logro y compromiso para la Política Exterior y de Defensa de la Nación por la importancia geopolítica de de los Estados involucrados en ese conflicto.