Encuesta revela falta de alimentos en 33% de hogares en el País

Esta situación se debe a un escenario de inflación, desempleo y caída de los ingresos de la población brasileña.

Uno de cada tres brasileños dice que la cantidad de comida en casa en los últimos meses no ha sido suficiente para alimentar a la familia, de acuerdo con la más reciente investigación, divulgada este miércoles de la encuestadora Datafolha, con datos de la semana pasada.

Según la encuesta, el porcentaje de votantes con alimentos menos que suficientes en casa pasó del 26 por ciento en mayo pasado al 33 por ciento en julio. Por otra parte, el otro 12 por ciento dice que fue más que suficiente, el mismo porcentaje en ambas encuestas.

La indagación mostró que para el 55 por ciento, la comida fue suficiente, frente al 62 por ciento en mayo.

El porcentaje de quienes no tienen suficiente alimentación es mayor entre las mujeres (37 por ciento), las familias con ingresos de hasta dos salarios mínimos (46 por ciento), las que se declaran negras (40 por ciento) y en el noreste (42 por ciento).

La encuesta también indagó sobre estos aspectos de acuerdo a la preferencia electoral: entre los que declaran votar por el expresidente Lula, se encuentran el 45 por ciento con alimentos insuficientes en casa, porcentaje que baja al 32 por ciento en los votantes de Ciro Gomes y al 12 por ciento en los de Jair Bolsonaro.

La encuesta también muestra que el 17 por ciento de los encuestados se encuentran en familias que, en los últimos meses, han vendido algún bien o valor para comprar alimentos y artículos básicos de comestibles.

De acuerdo a la encuesta y datos de otras investigación, en este escenario de alta inflación alimentaria, caída de los ingresos de los trabajadores y aumento de la informalidad, 33 millones de personas pasan hambre en Brasil.

Por su parte, según las Naciones Unidas, 61,3 millones de brasileños (aproximadamente 3 de cada 10 habitantes) vivían con algún tipo de inseguridad alimentaria, y 15,4 millones padecieron hambre en 2019 y 2021.

De esta manera, Brasil regresó al Mapa del Hambre de la ONU en 2021, luego de haber salido en 2014, después de una década de programas sociales impulsados por los Gobiernos de Lula y Dilma Rousseff que erradicaron la miseria extrema a más de 36 millones de personas.

teleSUR