Director de OMS pide consejo a expertos para decidir si declara alerta máxima por viruela del mono

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ratificó hoy su «preocupación» por el aumento del número de casos de viruela del mono en el mundo.

Así mismo pidió consejo a los expertos para decidir si declara o no el nivel de alerta máxima sobre la enfermedad.

Tedros y los expertos evaluaron la situación durante una reunión del Comité de Emergencia de la OMS, después de que se registraran 15.300 casos en 71 países en las últimas semanas, según las cifras de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), la agencia de salud pública de Estados Unidos.

Empero, no hay un calendario preciso para que el comité publique los resultados de la reunión.

«Necesito su consejo para evaluar las implicaciones inmediatas y a largo plazo para la salud pública de la evolución» de esta situación, dijo Tedros, que «sigue preocupado» por la propagación de la enfermedad.

El funcionario es quien tiene la responsabilidad de declarar la urgencia de salud pública de alcance internacional, el grado más alto de alerta de la OMS, sobre la base de las recomendaciones del Comité, según consignó la agencia de noticias AFP.

Tras declarar que «sigue preocupado» por la propagación de la viruela del mono, Tedros pidió a los expertos «información y consejos» para tomar una decisión y afirmó que está «plenamente consciente» de que ésta «implica considerar muchos factores».

En la primera reunión el 23 de junio, la mayoría de expertos recomendó a Tedros no decretar la emergencia de salud pública de alcance internacional.

«Independientemente de la recomendación del Comité, la OMS continuará haciendo todo lo posible para detener la viruela del mono y salvar vidas», declaró Tedros en rueda de prensa.

Desde inicios de mayo se detectó un aumento inusual de los casos fuera de los países de África central y occidental donde el virus es endémico, extendiéndose por el mundo entero, con un fuerte número de contagios en Europa.

En la Argentina se confirmaron 13 casos de viruela del mono hasta el 14 de julio, de los cuales 12 presentaron antecedentes de viaje previo al inicio de los síntomas, según informó el Ministerio de Salud.

Esta enfermedad fue detectada por primera vez en humanos en 1970, pero es menos peligrosa y contagiosa que la viruela, erradicada en 1980.

En la mayoría de los casos, los enfermos son hombres, relativamente jóvenes, que tienen relaciones homosexuales y viven por lo general en ciudades, según indicó OMS.

Hasta el 18 de julio, el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (CEDC) registraba 7.896 infecciones por el virus de viruela del mono, y España sumaba la mayor cantidad de casos, con 2.835, seguida por Alemania, 1.924; Francia, 912; Países Bajos, 656, y Portugal, 515.

«La comunidad que actualmente está afectada es una de las más comprometidas, poderosas y responsables que tenemos, y que trabajó tan duro durante años para controlar un virus aún más mortal, el VIH», subrayó el jefe de emergencias de la OMS, Michael Ryan y remarcó «su plena confianza» en la OMS.

La organización internacional trabaja en estrecha colaboración con la sociedad civil y las comunidades LGBT+ para facilitar la difusión de informaciones sobre la enfermedad, especialmente en la organización de festivales y marchas de orgullo, en el verano boreal.

«Son importantes celebraciones identitarias: es muy importante que, en esos lugares, en esos eventos y actividades compartan información para que la gente se proteja», añadió la médica Rosamund Lewis, principal experta de la OMS para la viruela del mono.

La agencia de salud trabaja de manera paralela con Estados miembros y expertos para hacer avanzar la investigación en torno al virus.

La empresa danesa Bavarian Nordic, único laboratorio que produce una vacuna autorizada contra la viruela del mono, informó el martes pasado que recibió un pedido de 1,5 millones de dosis de un país europeo cuyo nombre se mantiene en anonimato, en su mayoría para suministrar en 2023, mientras Estados Unidos ya solicitó 2,5 millones de dosis adicionales.

Télam