«Occidente procura culpar a Gazprom por sus propios errores en el sector energético»

Los precios de combustibles llegaron a crecer debido a la política de Occidente, aseguró el presidente ruso.

Al hablar en una rueda de prensa en Teherán tras la cumbre tripartita de Rusia, Irán y Turquía en el marco del proceso de Astaná, el mandatario ruso criticó la política energética de los países europeos por «subestimar la importancia de las fuentes tradicionales de energía y apostar por las no tradicionales».

«Son grandes especialistas en materia de relaciones no tradicionales, y ahora decidieron apostar por fuentes no tradicionales también en el sector de la energía», ironizó Putin.

Los líderes de occidente hablan de «la energía solar, eólica», dijo. Pero «el invierno simplemente resultó ser largo, sin viento, y ya está», expresó el presidente ruso.

Precisó que el aumento del precio del gas natural, desde los 100 dólares por 1.000 metros cúbicos en 2020 hasta los 1.700 dólares este año, se debió a que las inversiones de capital fijo en la energía tradicional disminuyeron en razón de decisiones políticas tomadas anteriormente por la UE.

A esto se sumó el hecho de que Ucrania cerrara un tramo de la red de gasoductos que pasa por su territorio y luego Polonia impusiera sanciones contra el gasoducto Yamal-Europa. Incluso, llegaron a utilizarlo en sentido inverso para comprarle el gas ruso a Alemania en condiciones más ventajosas.

«Pero [en consecuencia] el volumen de gas en el mercado europeo se redujo, haciendo subir los precios. ¿Quién ha ganado con eso?», preguntó el líder ruso.

Asimismo, aludió a la reducción del suministro de gas a través del gasoducto Nord Stream 1, que se ha producido desde el mes pasado, debido a que Canadá se negó a devolver a Gazprom una turbina que estaba en reparación, alegando las sanciones impuestas a Rusia por el conflicto en Ucrania.

Tras solicitar las autoridades alemanas que se devuelva ese equipo a Rusia, «dicen que pronto lo recibiremos, pero todavía Gazprom no ha recibido ninguna notificación oficial al respecto».

Si no se entrega la turbina, Rusia no podrá cumplir con el bombeo de más de 30 millones de metros cúbicos al día. «¿Qué culpa tiene Gazprom?», preguntó el mandatario.

«Eso sería simplemente gracioso si no fuese tan triste»

De igual manera, sostuvo, los países europeos están cometiendo errores similares en el sector petrolero, al hablar de reducir las compras de crudo a Rusia y de limitar los precios. «El resultado será igual: los precios del crudo saltarán hasta el cielo», dijo.

Putin mencionó que hace dos meses habló con el canciller alemán, Olaf Scholz, sobre la suspendida finalización del gasoducto Nord Stream 2 y los volúmenes que se habían reservado con Gazprom.

«Su respuesta fue que había para el momento otros asuntos más importantes y que era difícil e incómodo abordar ese tema», contó.

Mientras tanto, «Gazprom ha estado cumpliendo y seguirá cumpliendo plenamente sus obligaciones, si alguien lo necesita, por supuesto. Si ellos mismos cierran todo y luego buscan a quien culpar, eso sería simplemente gracioso si no fuese tan triste», dijo.

Agencia RT