Firman compromiso de seguridad para «no permitir nunca que Irán tenga un arma nuclear»

«No habrá un Irán nuclear. Eso no sería solo una amenaza para Israel, sino para el mundo», afirmó al respecto el primer ministro israelí, Yair Lapid.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, y el primer ministro de Israel, Yair Lapid, firmaron este jueves una declaración conjunta de asociación estratégica, que reafirma los «lazos inquebrantables» entre ambas naciones en materia de seguridad y compromete a Washington a mantener la «ventaja militar cualitativa» de Tel Aviv, reforzando sus capacidades de disuasión y defensa ante sus enemigos.

En el marco del apoyo prometido, el documento nombra a Irán, lo señala como potencial agresor y se refiere a su programa nuclear.

En ese contexto, EE.UU. habla de trabajar con otros socios para «hacer frente a la agresión y a las actividades desestabilizadoras» de la república islámica, «tanto si las lleva a cabo directamente, como a través de apoderados y organizaciones terroristas como Hezbolá, Hamás y la Yihad Islámica Palestina».

«Estados Unidos subraya que forma parte del compromiso de no permitir nunca que Irán disponga de un arma nuclear, y que está dispuesto a utilizar todos los elementos de su poder nacional para garantizar ese resultado», resalta la declaración.

«No habrá un Irán nuclear. Esto no sería solo una amenaza para Israel, sino para el mundo», afirmó al respecto Lapid.

El país norteamericano contribuirá en la búsqueda de «asistencia adicional de defensa antimisiles», por encima de lo pactado entre los dos países en el memorándum de entendimiento (MOU) de asistencia de seguridad de 2016.

Además, ambos expresaron su entusiasmo por avanzar en su cooperación en tecnologías de defensa de vanguardia, que incluyen sistemas de armas láser de alta energía «para defender los cielos de Israel y, en el futuro, los de otros socios de seguridad».

Por otra parte, se reafirma el deseo conjunto de continuar discutiendo los desafíos y oportunidades para lograr avances en las relaciones con Palestina, para que tanto israelíes como palestinos puedan «disfrutar por igual de medidas de seguridad, libertad y prosperidad».

Al mismo tiempo, se destaca la importancia de profundizar los lazos de Israel con sus socios regionales y lograr su integración en la zona, a fin de «ampliar el círculo de la paz para incluir cada vez más Estados árabes y musulmanes».

Finalmente, la declaración resalta la amplia cooperación que existe entre EE.UU. e Israel no solo en el ámbito de la seguridad, sino también para enfrentar desafíos globales tan apremiantes como «el cambio climático, la seguridad alimentaria y la salud».

En estos aspectos, ya se está trabajando para llevar la cooperación «a un nuevo nivel» con la creación de una asociación tecnológica en áreas críticas emergentes y de preocupación mundial, concluye el texto.

Agencia RT