El 80% de cambios de manos de firmas es a favor de compradores del exterior

Crecieron en los últimos meses las compras o fusiones de empresas locales por parte de capitales del exterior. Las tecnológicas, de energía y recursos renovables, las más buscadas.

Durante el primer trimestre del año se concretaron 20 operaciones de compra o fusión de empresas que se desempeñan en Argentina, contra 13 transacciones de ese tipo realizadas en el primer trimestre del año pasado. Sin embargo, el dato inusual es que de esos veinte cambios de mano de empresas, en 16 el comprador es una empresa extranjera. El sector de actividad local que más atrae a los inversores es el de tecnología, en el cual se registraron 9 de las 20 adquisiciones o fusiones, y 8 de ellas en favor de capitales del exterior. Mientras en el resto del mundo se observa una retracción en este tipo de operaciones, en Argentina se observa una aceleración de compras de empresas por capital extranjero que, advierten los analistas, podría verificarse incluso en mayor medida en los próximos meses, dada la cantidad de gestiones preliminares en marcha para concretar otras operaciones.

El informe trimestral que elabora la consultora internacional KPMG destaca la evolución creciente de las fusiones y adquisiciones en el primer trimestre de este año, con un número de operaciones «un 50% por encima de los valores observados en el primer trimestre del año pasado», aunque en niveles que ya se veían observando desde el tercer trimestre de 2021.

Puntualmente, en los últimos cuatro trimestres, la consultora da cuenta de un total de 68 operaciones concretadas, de las cuales el sector de empresas Tecnológicas se atribuye 23 casos y el de Energía y recursos renovables, otros 19. Entre ambos, en consecuencia, acumulan el 62% de las fusiones y adquisiciones de empresas en el país en el período.

Si bien la aceleración en el número de operaciones se observa ya en el segundo semestre de 2021 (22 operaciones concretadas entre julio y septiembre, otras 21 entre octubre y diciembre), la particularidad del primer trimestre de este año es la mayor participación de firmas extranjeras en las compras: 16 sobre un total de 20. «Esto muestra un cambio en la tendencia observada en 2020 y 2021, cuando el protagonismo era de inversores nacionales», indica el informe de KPMG.

La participación creciente de empresas extranjeras en las fusiones y adquisiciones quedó reflejada en su intervención en 11 de las 22 operaciones del tercer trimestre, y en 13 de las 21 del cuarto. Hasta el salto a 16 sobre 20 en el período de enero a marzo de este año.

El atractivo mayor, como fue dicho, está puesto en las empresas tecnológicas. La operación principal de este primer trimestre tuvo como protagonista a Technisys Argentina, absorbida por la norteamericana SoFi en 1100 millones de dólares. Technisys, fundada y dirigida por Miguel «Mike» Santos, tiene como actividad «proveer soluciones de banca digital».

Su comprador, Sofi Technologies, es una compañía de finanzas personales que cotiza en el Nasdaq (mercado de acciones tecnológicas de Nueva York). El acuerdo de fusión definitivo contempla que los accionistas de Technisys reciban una contraprestación de 84 millones de acciones ordinarias de SoFi. El valor de mercados de estas acciones, al momento de hacerse la transacción, ascendía a u$s 1100 millones.

En otros casos, las operaciones encubren un costado especulativo. Según relata el informe de KPMG, «filiales de empresas internaciones, que tienen limitado el acceso al mercado de divisas para el giro de dividendos a sus matrices y acumulan disponibilidades, están participando más activamente en transacciones como una forma de utilizar el capital inmovilizado, que de otra forma queda sujeto a riesgo devaluatorio y/o de inflación».

Analistas argentinos agregan que, otros factores que estarían atrayendo la compra de empresas locales por parte de capitales extranjeros, son «la caída del salario en dólares de mano de obra y profesionales especializados de sectores exportadores», además de los «incentivos logrados y menores controles que no distinguen entre inversión extranjera directa genuina, de la compra de empresas ya existentes con flujos financieros especulativos y juegos de capitales en la sombra».

Al analizar el tipo de actividades a las que apuntan, la consultora KPMG señala que «las compañías internacionales han tenido particular interés en empresas tecnológicas de origen argentino, pero Energía y Recursos Naturales, así como Ciencia y Salud, también han impulsando operaciones con este perfil».

Indica de inmediato que «no sorprende ver una muy baja participación de transacciones donde tanto el comprador como el vendedor sean locales. El nivel de tasas de descuento y riesgos inherente del mercado argentino, llevan a valoraciones de mercado muy bajos para las compañías, situación que no suele ser convalidada por vendedores locales que prefieren tomar el riesgo de esperar mejores condiciones de venta».

El informe señala que este primer trimestre del año estuvo caracterizado por «la casi desaparición de operaciones entre locales», lo cual le otorgó «mayor peso específico a las transacciones con compradores internacionales». Pero apunta que, «de todas formas, estamos observando un mayor nivel de due dilligences en proceso, por lo cual esperamos que en los próximos trimestres pueda observarse un recupero en la actividad transaccional».

Es decir, que es de esperar que el proceso de extranjerización del capital nacional continúe, y centrado en las actividades estratégicas mencionadas.

Raúl Dellatorre

Página/12