En La Rioja comenzó el juicio por el primer femicidio de una niña

El de Sabina Condorí es el único femicidio infantil cometido en suelo riojano. El imputado comienza a ser juzgado este martes. La comunidad sospecha que hubo otros involucrados.

El 14 de abril de 2019, Sabina Condorí salió a comprar ají en polvo. Tenía 11 años, sonreía siempre y le gustaba la comida con ají. No regresó a su casa en el barrio Virgen Desatanudos, en el sur de La Rioja. Ante la desesperación de su familia, la comunidad salió a buscarla. Con linternas, por la falta de alumbrado en esa zona que reclama urbanización. El cuerpo de la nena fue hallado en un baldío, a pocas cuadras de su hogar. La habían violado y asesinado. Fue el primer femicidio de una niña en esa provincia, y este martes comienza el juicio contra el único imputado.

El Juzgado de Instrucción de Violencia de Género y Protección Integral de Menores N°1 resolvió en 2019 elevar a juicio la causa contra Roque Adrián Rodríguez, alias “El Salteño”, está acusado por abuso sexual seguido de muerte, provocada por asfixia mecánica. “La causa está caratulada como Roque Adrián Rodríguez abuso sexual seguido de muerte en concurso ideal por femicidio, la única pena posible para este sujeto es la prisión perpetua”, dijo a la prensa el abogado querellante, Ángel Luna. Señaló además que “cuando comenzó la etapa de instrucción había tres imputados, los dos últimos fueron sobreseídos porque las pruebas de ADN los desvincularon y solamente en el cotejo de ADN se encontró material genérico del imputado y acusado Rodríguez”.

“Como vecinos no creemos que haya sido una sola persona el que le hizo esto. Lamentablemente para la justicia es uno solo. Un hombre que no era del barrio, que venía por changas”, planteó Claudia Vera, referenta del merendero Sonrisas Poderosas –de la red de organizaciones La Garganta Poderosa-, al que asistía Sabina. “Ese día ella salió a comprar ají. Porque le gustaba comer la comida con ají. No volvió. La hemos tenido que encontrar sin vida. En el barrio lo que pasó fue por el abandono del Estado: siempre hemos gritado pidiendo alumbrado, urbanización, que se terminen las viviendas por hacer. No se cumplió. Hoy tenemos que gritar ‘justicia’ con el corazón roto”, lamentó la mujer, en diálogo con Tiempo. Y agregó: “Desde lo de Sabina todos quedamos con miedo. No sabemos cómo cuidarnos unos a otros. Los niños van caminando a la escuela muchas veces porque el colectivo no entra, a tres años seguimos en la misma situación en el barrio, no hubo mejorías, cada vez que llueve las calles se rompen, la gente se inunda”.

Sabina tenía dos hermanos y cinco hermanas. La menor, de dos años, no llegó a conocerla. Estaba en la panza cuando se cometió el femicidio/infanticidio que enlutó al barrio Virgen Desatanudos. El pasado jueves 14, al cumplirse tres años del crimen, la comunidad marchó con velas y banderas para recordar a la nena y exigir justicia. “Marchamos con velas, con globos, con lágrimas. Con su mamá pidiendo que no los dejemos solos. Tenemos que recordarla cada 14, haciendo actividades para que vean que no nos olvidamos. Que seguimos por ella, para que ese haga justicia, para que Sabina no quede en el olvido”, remarcó Vera. Y recordó a la nena “con una sonrisa que curaba todo. Ella venía siempre con sonrisa, daba alegría. Y hoy no está”.

Un centenar de nenes y nenas se alimenta en el merendero Sonrisas Poderosas, asiste a clases de apoyo y talleres culturales. Quienes llevan adelante el lugar limpiaron un terreno estatal frente al barrio para instalar arcos e improvisar una cancha, ante la falta de espacios verdes o lugares de esparcimiento en el barrio. En ese espacio construido por la comunidad se realizó el homenaje del jueves 14, que incluyó campeonato de fútbol mixto, una merienda popular y teatro, además de la marcha con velas.

Anoche, a horas del inicio del juicio, comenzó una vigilia en la Plaza 25 para acompañar el reclamo de justicia y partir a primera hora de este martes hacia el juzgado, donde se esperaban las declaraciones de la mamá y una hermana de Sabina.

En los días previos al inicio del juicio, desde la organización villera La Poderosa, a la que pertenece el merendero Sonrisas Poderosas, difundieron un video donde actrices y referentes de Derechos Humanos reclaman justicia y comparten el lema “hablemos de Sabina”, para visibilizar el femicidio infantil y exigir justicia. “Como es un tema lamentablemente muy poco visibilizado, decimos ‘hablemos de Sabina”, advierte en el video Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo. “Sabina tenía unos ojos hermosos, chinitos, inocentes. Solía posarlos detrás de su cámara, porque soñaba con ser fotógrafa de La Garganta”, relata la actriz Natalia Oreiro, y su par Valentina Bassi da cuenta de la inacción de la Policía, mientras Gloria Carrá plantea que “esto no puede pasar más”. Junto a otras artistas, se sumaron a la campaña en redes sociales para pedir #HablemosDeSabina

“Nunca más infanticidio/femicidio”

Pocas horas después del inicio del juicio por Sabina, se recordarán y se reclamará por otros femicidios/infanticidios. Será la provincia de Chaco, en la sede de la Comisión Provincial por la Memoria, donde a las 17 está convocada una conferencia de prensa por parte de organizaciones de la sociedad civil, familiares y profesionales que trabajan por los derechos de las comunidades originarias. “Que no maten nuestro futuro” y “Nunca más infanticidio/femicidio” son las consignas, tras los asesinatos de tres niñas y adolescentes de la comunidad wichí en la región: Pamela y Florencia en Salta, y Dominga y Jorgelina en Chaco.

Luciana Rosende

Tiempo Argentino