La ONU suspendió a la Federación Rusa de su Consejo de Derechos Humanos

La Asamblea General de las Naciones Unidas suspendió este jueves 7 la membresía de Rusia en el Consejo de Derechos Humanos de la organización, por 93 votos a favor, 24 en contra y 58 abstenciones.

La decisión se adoptó en una resolución en la que la Asamblea General “expresa su grave preocupación por la actual crisis humanitaria y de derechos humanos en Ucrania”, invadida por fuerzas rusas desde el 24 de febrero.

En particular “por los informes de violaciones y abusos de los derechos humanos y de violaciones del derecho internacional humanitario por parte de la Federación de Rusia”, las cuales incluyen “abusos sistemáticos de los derechos humanos”.

La asamblea consideró la preocupación manifestada por la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y la última actualización sobre la situación de estas garantías fundamentales hecha por la Misión de Observación en Ucrania el 26 de marzo de 2022.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU reúne a 47 Estados de todas las regiones, escogidos por la Asamblea General, como responsables de la promoción y protección de todos los derechos humanos en todo el mundo.

Un criterio de elección para integrarlo es dar prioridad a Estados que promuevan los derechos humanos, aunque algunos miembros son severamente cuestionados en esa materia por organizaciones humanitarias internacionales.

La resolución de este jueves en el caso de Rusia, copatrocinada por 58 Estados, recordó que la asamblea tiene el derecho de suspender la membresía en Consejo de un país que “cometa graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos”.

Desde que se estableció el Consejo en 2006, es la segunda vez que se suspende a un Estado miembro. La primera ocurrió en marzo de 2011, cuando se suspendió a Libia por violaciones sistemáticas a los derechos humanos.

El embajador ucraniano Sergiy Kyslytsya dijo que “el mundo ha llegado a una crucial encrucijada” y debía tomarse una acción “para evitar que el Consejo de Derechos Humanos se hunda”.

Según expuso, Bucha –donde se han mostrado decenas de cadáveres de asesinados en las calles- y otras ciudades ucranianas con miles de víctimas civiles “son un ejemplo de las violaciones de Rusia”.

Kyslytsya también dijo que todas las delegaciones recibieron ayer una nota diplomática de Rusia en la cual se indicaba que la resolución es una forma de preservar la dominación y el control total de los derechos humanos y el neocolonialismo de las relaciones internacionales.

“Hemos escuchado en muchas ocasiones esa perversa lógica del agresor, de presentarse como víctima”, añadió.

El representante ruso, Gennady Kuzmin, tomó después la palabra y dijo que no era “momento para teatros”, refiriéndose a la intervención de su colega ucraniano.

Kuzmin sostuvo que la resolución de la Asamblea General “supone continuar con el neocolonialismo de Estados Unidos en las relaciones internacionales” y añadió que “una parte de los Estados miembros son sus subordinados”.

Agregó que “rechazamos las acusaciones falsas contra nosotros, basadas en eventos escenificados y en falsificaciones ampliamente difundidas”.

En América Latina votaron a favor de la resolución Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

En contra votaron Bolivia, Cuba y Nicaragua. Se abstuvieron Brasil, El Salvador, y México, y Venezuela no pudo votar porque debido al impago de sus cuotas no tiene derecho a voto.

En el Caribe mayormente de habla inglesa algunos países apoyaron la resolución, como Bahamas, Dominica, Granada, Jamaica y Santa Lucía, en tanto otros como Guyana, Trinidad y Tobago, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal-Nieves y Suriname se abstuvieron.

La breve resolución señala que la Asamblea General revisará su decisión “cuando sea apropiado”.

A-E/HM

INTER PRESS SERVICE – IPS