Paraguay: a un año de las presidenciales se aceleran las candidaturas

A poco más de un año para las elecciones generales en Paraguay, previstas para el 30 de abril de 2023, comienzan los movimientos tanto en el oficialismo como en la oposición, en el camino a definir quiénes disputarán la Presidencia.

Por el lado del progresismo, se presenta una oportunidad importante, dada la dura interna política que tiene el gobernante Partido Colorado (derecha).

La facción del actual presidente, Mario Abdo Benítez, optó por nominar a su vicepresidente, Hugo Velázquez, para dar la disputa contra Santiago Peña, el delfín del ex presidente Horacio Cartes.

Se trata de un duelo en el Partido Colorado que va creciendo en luchas territoriales y acusaciones cruzadas de corrupción y vínculos con el narcotráfico.

El Partido Liberal (PLRA), el principal de la oposición, al parecer insistirá con la candidatura de Efraín Alegre, líder de la agrupación mayoritaria del partido, que perdió en los dos últimos turnos electorales anteriores. Su rival en la interna, el senador Blas Llano está claro que buscará la manera de oponerse.

Desde el centro izquierdista Frente Guasu, se sabe que sería importante conseguir una alianza con el PLRA y otras fuerzas de centro para intentar dar el batacazo contra el Partido Colorado como fuera en el 2008 con la victoria del ex obispo Fernando Lugo.

Por lo pronto, decidirá su oferta de candidatura presidencial en una asamblea a realizarse el próximo 24 de abril, donde delegados de todos los departamentos del país resolverán la cuestión. La puja por el momento es entre los senadores Esperanza Martínez y Sixto Pereira.

El que resulte elegido representará a “Ñemongeta (diálogo en guaraní) por una patria nueva”, un espacio de 12 organizaciones políticas progresistas y de izquierda que luego buscarán agruparse con otras fuerzas políticas para encarar la tarea de enfrentar la poderosa maquinaria electoral de los colorados.

El senador Jorge Querey (FG) reveló parte de la estrategia: “vamos a tratar firmemente de tener una candidatura progresista, haremos todo el esfuerzo para proponer cosas propias».

«Dentro del Frente Guasu están Sixto y Esperanza, pero hay otras personas que también pueden ser y se analizará al mejor posicionado, una persona es del ámbito económico y la otra posibilidad es hacer una chapa con una persona que tiene más vínculo empresarial, pero todavía no quiero dar los nombres. Hay sectores empresariales que confían en el progresismo”, apuntó.

Otros candidatos

El actual canciller Euclides Acevedo, que no es colorado, anunció que se candidateará en este mes, aunque no precisó si será a presidente o a senador, cuestión que se conocerá en breve.

También el polémico ex arquero de la selección paraguaya de fútbol José Luis Chilavert ratificó sus intenciones de ser presidente.

Fue reveladora la fotografía que se sacó la semana con la política argentina Patricia Bullrich, que pretende lo mismo por Juntos por el Cambio, la principal coalición de derecha, hoy opositora, en su país.

El derechista partido Patria Querida (PQ) propondrá al actual diputado Sebastián Villarejo, quien manifestó la intención de aunar voluntades con otras fuerzas políticas. “Queremos la concertación y que después la ciudadanía elija”, manifestó.

PQ es parte de la “Concertación” que viene nucleando a diferentes sectores que proponen diferentes candidatos presidenciales, entre ellos los diputados Carlos Rejala (Hagamos) y Kattya González (Partido Encuentro Nacional).

También corren el gobernador liberal del departamento Cordillera, Hugo Fleitas y el ex senador Paraguayo Cubas (Independiente de centro derecha).

El Frente Guasu y el espacio del “Ñemongeta”, tras elegir su candidato, no descartan reunirse con este grupo, a sabiendas que sin unidad, es ilusorio plantearse vencer al Partido Colorado.

El proceso es largo y los recursos financieros del partido de gobierno buscarán que la división persista.

En ese escenario se definirá quiénes finalmente disputarán el comando de un país con más de 2 millones de personas en pobreza, sobre un total de 7 millones de habitantes.

De acuerdo al último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), 1.951.000 personas viven con ingresos inferiores al costo de la canasta básica.

Itaipú, negociación clave

La agenda a futuro tiene un paso fundamental en el año 2023 que es la posibilidad de renegociar el leonino tratado que establece las bases para operar la represa hidroeléctrica de Itaipú, que Paraguay administra junto a Brasil.

En 1974 se estableció que cada país era dueño en partes iguales de la mega obra que tiene 20 turbinas generadoras. De ellas, Paraguay usa sólo la energía producida por dos. Lo que generan las restantes ocho, por el tratado, le debe ser vendido a Brasil a precio de costo.

La diferencia entre venderla a precio de costo y el precio de mercado, le significarían a Paraguay unos 10 mil millones de dólares anuales más, que Brasil no está dispuesto a compensar debidamente de acuerdo a lo que vino revelando el accionar del gobierno de Jair Bolsonaro.

Las fuerzas progresistas entienden que las cosas pueden cambiar si Luis Inacio “Lula” Da Silva es el vencedor en las contiendas presidenciales que se realizarán en el gigante sudamericano en octubre de este 2022.

El escenario, si bien difícil, permanece abierto.

Jorge Zárate

América XXI