El Rosamonte Racing Team logró tres podios

 El Campeonato de motociclismo argentino, Superbike, inició su calendario este fin de semana, disputando las carreras finales el domingo con una excelente participación del Rosamonte Racing Team. Tras 15 años, el Ezequiel Crisol de Bahía Blanca volvió a ser protagonista de este certamen y al team el trazado le sentó muy bien, ya que se vuelve a la tierra colorada con sonrisas y sorpresas.

Una de ellas fue el primer puesto para Adrian Silveira en Superbike “B”, en su regreso a la actividad tras algunos años de pausa. Demostró un alto nivel entre los mejores de las dos ruedes, marcando muy buenos registros y manteniendo el ritmo durante toda la carrera. Todo un reconocimiento al esfuerzo que viene haciendo desde que confirmó su participación en la competencia.

Luego del podio expresó su alegría: «la verdad muy contento, no esperaba el triunfo porque tuve un rival como Emanuel (Aguilar) que viene de muchos años de competir en este nivel. Pudimos hacer una carrera linda y mezclarnos con los mejores de la Superbike (A), lo que me da una gran satisfacción, estar al lado de otra categoría».

Lo de Luciano Ribodino en el debut oficial de la “Kawa” no fue menos: finalizó en el segundo lugar de la categoría Superbike, dominando gran parte de la carrera.

En Máster (+50), el obereño Diego Zapaya finalizó en el tercer lugar, sin dudas una gran satisfacción para él ya que se recupera de una lesión y pudo traerse el trofeo.

El otro misionero al que apoya el Rosamonte Racing Team es el joven Esequiel Gómez, quien debutó en la competitiva categoría Súper Sport 300. Pudo liderar la carrera pero debió abandonar tras una caída en la que no hubo que lamentar lesiones y pasó sin mayores consecuencias.