Se concretó el conversatorio «Diálogos para el cuidado de nuestra tierra, el trabajo y la inclusión»

302 mujeres de distintos sectores y puntos de la provincia participaron del encuentro realizado en el Instituto de Formación Docente de la Escuela Normal Superior 4, ubicado en avenida José Ingenieros y Portugal de esa localidad.

La iniciativa forma parte del cronograma de actividades previstas por el Parlamento de la Mujer 2022, e indicadas por el presidente de la Legislatura, Carlos Rovira.

La dinámica se organizó en cuatro mesas para el debate y puesta en común de conclusiones vinculadas con los ejes temáticos mujer, trabajo y educación; seguridad; medio ambiente; y salud.

La apertura estuvo a cargo del intendente de la localidad, Pablo Hassan; del presidente del Bloque Renovador de la Legislatura, Martín Cesino; de la diputada y presidente de la Comisión de Género, Familia y Juventud de la Cámara de Representantes, Silvia Rojas; y de la directora de Desarrollo Humano y coordinadora local, Betiana Avancini.

Estuvieron acompañados por legisladores provinciales, autoridades legislativas, funcionarios provinciales y municipales. Hubo además lectura de poemas de las integrantes del Colectivo de Mujeres y Disidencias de Oberá. La explicación de la metodología de trabajo estuvo a cargo de las legisladoras Rita Núñez, Laura Duarte, Anazul Centeno y Yamila Ruíz.

Rojas comunicó el saludo del conductor de la Renovación, Carlos Rovira, «quien permite seguir avanzando en la conquista de muchas leyes». «Tenemos muchas conquistas para nosotras, como la ley recientemente sancionada de protección y atención de embarazos no intencionales en la adolescencia; la atención del cáncer de mama, la ley ‘Micaela’; la de acoso callejero; y la de violencia política; y la ley de paridad política equitativa entre los géneros», recordó.

Sobre esta última normativa, opinó que «es una ley que ha permitido a todas las mujeres de la provincia ocupar lugares de decisión real, porque hoy estamos en las listas representadas por mujeres que son nuestros pares, que ocupan el primero o el segundo lugar de la lista, del primero al último». «Fuimos la primera provincia que pudo aplicar esta ley tan solo ocho meses después de sancionada», añadió.

También, «la ley del Parlamento de la Mujer nace en la Cámara de Representantes, y es una posibilidad única para todas nosotras, de llevar las voces de todas las mujeres de la provincia al lugar donde nacen las leyes». «Las voces de las mujeres que aportan sus ideas, sueños, inquietudes y necesidades; para poder trabajar y sacar las mejores leyes: inclusivas, con perspectiva de género y con mirada de mujeres, que es lo que realmente necesitamos», señaló.

En nombre de los diputados renovadores, y como representante de Oberá, el diputado Rafael Pereyra Pigerl manifestó un efusivo saludo a las «mujeres empoderadas». Afirmó que entienden «la construcción democrática de la paridad: mujeres y hombres trabajando en conjunto».

Enfatizó el rol de la organización local: «nosotros simplemente acompañamos con proyectos esta perspectiva de género, no queremos más violencia, queremos inclusión en las posibilidades laborales, políticas, para todas», aseguró.

Hassan agradeció a las diputadas y a todas las funcionarias y mujeres presentes, y destacó la convocatoria y participación que tuvo la actividad. «Vamos a resultar airosos y victoriosos con resultados y conclusiones que sirvan para seguir creciendo, educando y generando mayor inclusión, y peleando por las desigualdades de género», expresó.

«Este conversatorio no tiene que terminar en el día de hoy, sino que tiene que seguir dándose y abriendo más puertas, que generen mayor inclusión y menos desigualdad en el género», reflexionó.

Avancini explicó que «hay un equipo de trabajo desde el municipio, y también las chicas de Cámara de la provincia, que se pusieron toda esta actividad al hombro». Consideró que «hay mucho trabajo, hay sororidad entre mujeres que están tratando de potenciar a otras, dándoles el espacio para que puedan hablar y tocar temas que son de importancia para todas».

«Es para nosotras una posibilidad y una experiencia única, porque teníamos una expectativa que fue superada, esto quiere decir que las mujeres quieren hablar de un montón de temas y tienen cosas para decir», resaltó. «Generar estos espacios donde ellas van a ser escuchadas es continuar todo el trabajo que se viene haciendo pero, sobre todo, es poner la oreja y escuchar lo que la comunidad nos quiere decir», agregó.

En la mesa «Trabajo, mujeres y educación» debatieron sobre emprendedurismo y comercialización; violencia laboral; brecha salarial; mujeres proveedoras: impacto familiar ante enfermedades o desempleo; trabajo reproductivo: tareas de cuidado, gestión de alimentos, cuidado de niños y niñas, adultos; mayores y enfermos; acceso al mercado laboral; y nuevos trabajos en tecnologías de la información y la comunicación.

En relación al tópico «Mujeres y seguridad» abordaron la violencia intrafamiliar; el acoso callejero y prevención en la vía pública; cómo advertir y modificar situaciones de acoso y abordajes abusivos y/o sexuales a las féminas o disidencias; acceso a la justicia; relación con las fuerzas de seguridad; y mujeres de las fuerzas, una mirada hacia adentro de las instituciones.

Para el caso de la mesa «Mujeres y medio ambiente» debatieron los tópicos agricultura familiar; ¿cómo afecta la crisis climática a las mujeres?; acción para el cambio climático, propuesta de separación de residuos y otras; trabajo en equipo y optimización de recursos; relación entre la equidad de género para la sustentabilidad; propuesta de nexo con cooperativas que utilicen envases sustentables; concepto de eco-feminismo; vínculo con las comunidades Mbya Guaraní y realidad de las mujeres de las comunidades.

Con relación al apartado «Mujer y salud», el conversatorio se centró en la prevención de enfermedades, chequeos anuales y acceso al sistema de salud; prevención del suicidio; gestión menstrual; sexualidad; planificación familiar; y violencia obstétrica.

Al cierre de cada mesa de trabajo las participantes elaboraron documentos finales que fueron socializados hacia el final de la jornada.

Voces de las protagonistas

Daniela Meza, participante de la Comisión Mujeres, Trabajo y Educación, dijo que fue una «actividad súper rica, un espacio donde todas las mujeres pudimos expresar necesidades y soluciones, discutir problemáticas de una manera respetuosa, un espacio sumamente significativo para la situación actual de la mujer; y es necesario que el Poder Legislativo, en representación del Estado, pueda venir e interactuar con el pueblo y conocer las realidades, ojalá que esto se pueda seguir repitiendo».

«La jornada sirve para dejar un precedente muy fuerte: que las mujeres tenemos que salir de nuestra situación de confort, a batallar no con la violencia sino con lo que somos: muy capaces; si la mujer quiere, la mujer puede», sentenció.

Andrea Rodríguez, de la Comisión de Mujeres y Salud, comentó: «las docentes están «todo el tiempo con contacto con la salud física y emocional de los alumnos y también de nosotras mismas, que por ahí tenemos que atravesar situaciones que nos desbordan y no estamos capacitadas para abordar dentro de las escuelas, por la falta de acompañamiento de un equipo pedagógico y psicológico en los diversos ámbitos».

«Me parece muy constructivo el trabajo conjunto con las legisladoras porque el común de la gente que no está en la Cámara, por ahí conoce el contexto de su barrio y estos encuentros con ellas nos invitan a darles ideas para próximos proyectos que puedan aplicarse para solucionar diferentes temáticas que muchas veces nos preocupan y no sabemos a dónde acudir», agregó.

Patricia Gruber, de la Comisión de Mujeres y Seguridad, aseguró que le pareció «genial escuchar las perspectivas e ideas que tienen cada una desde distintas funciones, y los posibles proyectos para seguir trabajando a futuro»

Destacó el hecho de que «las legisladoras se acerquen y nos inviten a involucrarnos, porque muchas veces está hecho el espacio, pero falta el acercamiento a la militancia y el pueblo en general».

Daiana Franco, de la Comisión de Mujeres y Medio Ambiente, «las mujeres tuvieron la posibilidad de expresar sus inquietudes respecto del cambio climático y demás, estuvo muy lindo, fue una charla muy dinámica, todas pudieron participar, salieron muy buenas ideas para implementarlas a futuro».

«Es fundamental y necesario este acercamiento por parte de las legisladoras, una idea excelente del conductor, Carlos Rovira, que da la posibilidad a los diputados de organizar el Parlamento de la Mujer, porque no es necesario que seas profesional en un área, sino que la mujer del hogar o la que trabaja en la chacra puedan participar y por qué no, hacer un proyecto de ley súper importante», concluyó.