Participación en el encuentro sobre políticas públicas para el sector audiovisual

El vicepresidente del Ente Nacional de Comunicaciones, Gustavo López, expuso como disertante en el “Encuentro por el cine y los recursos desde el Estado”, en el cual se abordó la relación entre las políticas de Estado y la asignación de recursos para lo audiovisual y el cine, así como la importancia del desarrollo de la industria, la soberanía cultural y el fondo de fomento cinematográfico.

Uno de los principales temas que se abordó durante la actividad fue el referido a la caducidad de la asignación del fondo de fomento cinematográfico, “cuyas consecuencias afectarían también los recursos del Instituto Nacional del Teatro, el Instituto Nacional de la Música, las bibliotecas populares de todo el país y la Defensoría del Pueblo, entre otros entes.

Dichos espacios perderían las asignaciones directas, lo que haría que los fondos no vayan directo a los organismos, sino a la Procuración General de la Nación, y se repartirían de forma discrecional”, según explicó el moderador del Encuentro, Hernán Finding, productor, director y presidente de la Academia de Cine de Argentina.

Por parte de ENACOM, estuvo presente su vicepresidente, Gustavo López, quien expresó: “Para existir como entidad política soberana necesitamos la identidad cultural y más aún en un mundo totalmente globalizado. Para evitar las imposiciones culturales, es la misma cultura quien se defiende para proteger su identidad, y prueba de eso es la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad Cultural de la UNESCO, donde rescata la idea de preservar la identidad cultural. Por eso, el debate es mucho más profundo que si tenemos o no trabajo.

Es decir, quién cuenta nuestras historias, cómo lo hace, con qué lenguaje, de eso se trata. La importancia es la identidad y la necesidad de construir una nación. Abordar la problemática solo desde una cuestión economicista o administrativa es llevarse puesta la identidad de un pueblo”.

También expuso Diego Rossi, docente, especialista en Políticas de Comunicación y asesor del diputado Pablo Carro, quien sostuvo: “Quienes trabajamos en la comunicación y la cultura estamos mucho más cómodos con la UNESCO y el paradigma de la diversidad cultural que con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico o la Organización Mundial del Comercio, que son quienes rigen muchas veces las cuestiones de doble imposición sobre las que tributan las plataformas, pero que tiene que ver con el futuro del sector y de poder agrandar la pecera de donde se obtienen los recursos, en este caso, de la asignación específica para sostener a las industrias culturales. Es cierto que como país no somos una potencia, pero tenemos aspiraciones y esas aspiraciones nos constituyen”.

Por otro lado, Vanessa Ragone, productora y directora de cine y televisión, defendió el importante papel que tienen las políticas públicas como política de Estado en la industria audiovisual: “Gracias a la ayuda pública es que podemos hacer cine. No hay forma de hacerlo de una manera independiente sin la ayuda del Estado. Debemos lograr que la discusión trascienda. El cine independiente es donde crecen nuevas y nuevos realizadores y donde surge la diversidad en las distintas provincias. Sin esto, corremos el riesgo de quedarnos sin historias y sin realizadores y realizadoras. Nuestra cultura nos pertenece como sociedad y debemos poder contar las historias que queremos y no las que un CEO decide para nosotros. El privado no debe reemplazar el rol del Estado y mucho menos en relación a lo cultural”.

Finalmente, Jorge Álvarez, director del Polo Audiovisual de Córdoba, desarrolló la experiencia de la regulación audiovisual en su provincia y destacó que la importancia de las regulaciones es que “no sean parches circunstanciales. No podemos dejar en manos del Ejecutivo decisiones que deberían ser el resultado del consenso con la industria, para luego normativizarlos en la casa del pueblo, que es la Cámara de Diputados y Senadores. Tiene que haber una relación distinta entre el Estado y el medio, donde no prioricemos la producción, sino también las demás facetas del trabajo audiovisual. De lo contrario, las plataformas nos van a seguir manejando la agenda. Si nos sacan los recursos de la música, el teatro, el cine y las bibliotecas populares, estarán aniquilando la cultura, lo cual, como dijo Gustavo López, es la mejor forma de dominación de este siglo. Por eso, vamos por nuestras propias historias”.

La Academia de Cine Argentina está compuesta por diversos profesionales de distintas ramas de la industria audiovisual. En la actualidad, está conformada por más de 300 miembros, entre quienes se encuentran las y los artistas, técnicos y profesionales más destacados de la cinematografía nacional. Desde su Comisión Directiva, se abocaron al debate de las políticas públicas referidas al sector y este primer encuentro constituye el puntapié inicial.

ENACOM apoya las iniciativas que tengan como objetivo proteger y promover la identidad cultural del país y la región, así como el debate sobre los nuevos desafíos que se plantean en las regulaciones y las políticas públicas de las esferas de lo audiovisual y lo comunicacional.