Correo Argentino: la justicia dictó la intervención «plena»

La magistrada señaló que “el proceder que viene evidenciando Correo Argentino SA resulta esquivo e imprevisible” y “arroja un manto de duda” sobre el “esperable comportamiento sincero”.

En un durísimo fallo sobre el accionar de la empresa de la familia Macri, la jueza Marta Cirulli dispuso la intervención plena del Correo Argentino Sociedad Anónima, hasta que concluya el procedimiento de salvataje.

Al tomar esta decisión, la magistrada señaló que “el proceder que viene evidenciando Correo Argentino SA resulta esquivo e imprevisible” y “arroja un manto de duda” sobre el “esperable comportamiento sincero”.

Un pasivo inexplicable y “desmesurado”; maniobras de vaciamiento; deudas con la AFIP por el pago de Ganancias y ocultamiento, entre los argumentos centrales que justificaron la intervención.

Mientras dirigentes macristas salieron a defender a la empresa del ex Presidente, la Justicia dio un paso contundente a favor de los intereses del Estado, en uno de los procesos concursales más largos que se recuerden.

A principios de febrero, la fiscal de Cámara Gabriela Boquin había pedido la intervención de la firma, por maniobras de vaciamiento en medio del proceso concursal y mientras sigue impaga la deuda millonaria con el Estado.

Para la fiscal, hubo una clara violación a la ley de Concursos y Quiebras. “Luego de más de quince años en que debiera haberse encauzado el procedimiento del cramdown en primera instancia nos encontramos frente a un escenario en el cual durante el extenso lapso de tiempo transcurrido, la concursada perpetró actos de gravedad ligados al vaciamiento de la empresa”, había señalado la funcionaria en su dictamen.

Luego, el flamante procurador del Tesoro, Carlos Zannini respaldó el planteo de Boquín, lo que derivó finalmente en la intervención judicial.

Todo para no pagar

La empresa de los Macri había presentado la semana pasada un recurso extraordinario para evitar el salvataje, una medida previa a decretar la quiebra y que ya había sido ordenada en diciembre último por la Cámara Comercial.

Se trata, nada menos, del procedimiento que obliga a poner en venta las acciones, lo que lógicamente era resistido por el grupo empresarial. Luego, una eventual compradora debe especificar cómo pagará las deudas. Si fracasara ese camino, el paso que sigue sería efectivamente la quiebra, que debería ser asumida por la controlante, Socma (que posee actualmente las acciones de Sideco Americana).

Dicho salvataje había sido apelado, pero la Sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial lo dejó firme. En tanto, el grupo Macri ahora intenta llevar otra vez la discusión a la Corte Suprema, aunque los antecedentes no son los mejores para las expectativas de la compañía. Es porque el Máximo Tribunal ya falló en dos oportunidades a favor de los intereses del Estado.

Serias irregularidades

Ahora, el fallo de la jueza Cirulli advierte sobre las gravísimas irregularidades cometidas por la firma del ex Presidente. Entre ellas, detalla que el año pasado salió a la luz una deuda que no había sido informada a la Justicia y que correspondería al ejercicio del año 2000. Para la magistrada, esto “confirma que subsiste un enorme margen de duda respecto a la sinceridad del comportamiento de la concursada en esta instancia clave del procedimiento, donde se juega su suerte”.

Según el cálculo que figura en la resolución, la composición del pasivo posconcursal calculado por el coadministrador que había sido designado por disposición judicial -especificado al 30/09/2019 es de $ 191.997.055,52.

En duros términos, Cirulli señaló que esa cifra “es de suyo reveladora de la desmesura del pasivo acumulado, tanto más cuando se trata de una sociedad cuyas labores conciernen, en la actualidad, sólo a la atención de cuestiones judiciales, principalmente de carácter laboral”.

Entre otros argumentos, justificó la intervención al afirmar que Correo S.A. respondió en este tiempo “parcialmente y “a cuenta gotas” lo requerido por el coadministrador” y no puede explicar la “posible existencia de un crédito de titularidad de la AFIP, de nada menos que $ 600.000.000, originado en los Impuestos a las Ganancias y a la Ganancia Mínima Presunta; es decir, un aumento de más de tres veces del pasivo informado”.

Agrega que “además, incorporó sorpresivamente una deuda de $58.382.829,34, sin la necesaria explicación”. La magistrada destacó que el grupo “calló” esta situación mientras, insólitamente sigue “insistiendo en la responsabilidad del Estado Nacional por provocarle la cesación de pagos”

Ex funcionarios en defensa de la empresa

A pesar de la contundencia del fallo por las enormes irregularidades cometidas por la empresa que le debe millones de pesos al Estado Nacional, dirigentes del macrismo salieron al cruce de la intervención del Correo por considerar que se trata de una medida de presión del kirchnerismo hacia la Justicia, para –según afirman- «perseguir» al ex presidente Mauricio Macri.

En un comunicado conjunto, el ex ministro de Justicia Germán Garavano, el ex senador Miguel Ángel Pichetto y el diputado Pablo Tonelli afirmaron que «desde 2003 el kirchnerismo está usando la concesión del Correo Argentino para montar una operación de persecución política contra Mauricio Macri y su familia».

Al omitir absolutamente el perjuicio que significa para las arcas estatales la deuda que la empresa se sigue negando a saldar, el texto macrista critica al Procurador del Tesoro, Carlos Zanini y afirma que “hoy está en juego la libertad de hacer, de emprender, de participar sin consecuencias, sin ataques, ni venganzas».

Sofía Caram

Página/12