¿En qué está trabajando Marc An­drees­sen, el vi­sio­na­rio de Si­li­con Va­lley?

Marc An­drees­sen se con­vir­tió en uno de los pri­me­ros mi­llo­na­rios de In­ter­net y triun­fó con to­das las ideas que se le ocu­rrie­ron: des­de Ins­ta­gram has­ta Airbnb. ¿Qué tie­ne en la mira aho­ra?

En fe­bre­ro de 1996, cuan­do te­nía 24 años, la re­vis­ta Time lo bau­ti­zó “El rey del fu­tu­ro”. Y no se equi­vo­có. Me­ses an­tes ha­bía crea­do uno de los pri­me­ros bus­ca­do­res de in­ter­net, Nets­ca­pe, que en 1999 lo ter­mi­nó ven­dien­do por 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Ade­más, vio el po­ten­cial de Fa­ce­book cuan­do ape­nas era una pla­ta­for­ma uni­ver­si­ta­ria y se con­vir­tió no solo en uno de sus prin­ci­pa­les ac­cio­nis­tas, sino en la mano de­re­cha de Mark Zu­cker­berg. Y para com­ple­tar, por su com­pa­ñía pa­san cada año 1500 star­tups que es­pe­ran ser pa­tro­ci­na­dos. Pero ¿cómo lle­gó Marc An­drees­sen a con­ver­tir­se en el vi­sio­na­rio de Si­li­con Va­lley?

An­drees­sen cre­ció en Nue­va Lis­boa, Wis­con­sin. En 1989 en­tró a la Uni­ver­si­dad de Illi­nois, en Ur­ba­na-cham­paign, el es­ce­na­rio per­fec­to para lo que ven­dría, ya que era uno de los cua­tro cen­tros na­cio­na­les de su­per­compu­tación en Es­ta­dos Uni­dos, don­de se le­van­ta­ron los pri­me­ros ci­mien­tos de in­ter­net.

Y jus­to allá, An­drees­sen creó Nets­ca­pe, que dis­pa­ró el boom de las pá­gi­nas web y es el pre­cur­sor de otros bus­ca­do­res, como Fi­re­fox, Ch­ro­me y Sa­fa­ri.

Lue­go, la gi­gan­te de las co­mu­ni­ca­cio­nes AOL com­pró Nets­ca­pe y con ese ca­pi­tal, An­drees­sen y Ben Ho­ro­witz, a quien co­no­ció pre­ci­sa­men­te tra­ba­jan­do para esa com­pa­ñía, in­vir­tie­ron en 50 em­pre­sas, en­tre ellas Fa­ce­book, Twit­ter y Lin­ke­din. Des­pués, crea­ron su pro­pia rma de ca­pi­tal de ries­go, An­drees­sen Ho­ro­witz, que res­pal­dó en un prin­ci­pio a Ins­ta­gram, a Sky­pe, a Airbnb y a otros 150 ne­go­cios que ape­nas arran­ca­ban, pero que pro­me­tían cam­biar el mun­do.

Hoy to­da­vía, mi­les de em­pre­sas como es­tas to­can sus puer­tas cada año, pero An­drees­sen y su gen­te solo finan­cian el 2 %. De he­cho, ellos son cons­cien­tes de que cin­co de cada diez de sus in­ver­sio­nes fra­ca­sa­rán, pero tie­nen la es­pe­ran­za de que al me­nos una ten­ga éxi­to.

Des­de que An­drees­sen em­pe­zó en esta in­dus­tria, al­re­de­dor de 1994, in­ter­net ha cam­bia­do mu­chí­si­mo. En ese en­ton­ces se co­no­cía como la World Wide Web (WWW) y 20 mi­llo­nes de per­so­nas te­nían ac­ce­so in­ter­mi­ten­te. Ac­tual­men­te, cuan­do 3000 mi­llo­nes de per­so­nas usan in­ter­net a dia­rio, todo es di­fe­ren­te y pa­re­ce cam­biar muy rá­pi­do.

Pero para An­drees­sen toda- vía no he­mos vis­to nada. Aun­que hay em­pre­sas que ya so­bre­pa­sa­ron las ba­rre­ras di­gi­ta­les y se me­tie­ron al “mun­do real”  (como Uber, Airbnb y Tes­la), esto ape­nas es la pun­ta del ice­berg.

Aho­ra An­drees­sen quie­re apun­tar­le a todo lo nue­vo, a eso que la que tec­no­lo­gía no ha lle­ga­do, so­bre todo en cam­pos como la sa­lud, la edu­ca­ción y las le­yes. De he­cho, por es­tos días anda en­ca­rre­ta­do con la me­di­ci­na y está ob­se­sio­na­do con sa­ber cómo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y las nue­vas cien­cias de la compu­tación han co­lo­ni­za­do la tec­no­lo­gía. Se es­pe­cu­la, in­clu­so, que está tra­ba­jan­do en un ro­bot ca­paz de de­tec­tar de ma­ne­ra in­me­dia­ta cual­quier tu­mor.

El tra­ba­jo ac­tual de An­drees­sen se­gu­ro ten­drá un im­pac­to en cómo cui­da­re­mos de no­so­tros mis­mos y en cuán­tos años vi­vi­re­mos.

Por eso, hace poco su com­pa­ñía in­vir­tió 11 mi­llo­nes de dó­la­res en una em­pre­sa an­ti­en­ve­je­ci­mien­to que pla­nea ata­car la ve­jez des­de sus sín­to­mas: en­fer­me­da­des car­día­cas, dia­be­tes y alz­héi­mer. ¿Vi­vir para siem­pre?

En eso está tra­ba­jan­do aho­ra el vi­sio­na­rio de Si­li­con Va­lley, el rey del fu­tu­ro.

Puente Aéreo / SOHO