Una bom­ba nu­clear en el de­sier­to, por Fernando Oz

La ma­nio­bra para que un hom­bre del ri­ñón de Ro­ge­lio Fri­ge­rio in­gre­sa­ra por la ven­ta­na de la se­cre­ta­ría de Ener­gía de la Na­ción. El mi­nis­tro de Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo, Ma­tías Kul­fas, cer­có las ex­pec­ta­ti­vas de Ser­gio Lan­zia­ni. La pul­sea­da por Yacy­re­tá y el con­ta­dor de au­tos pre­mium.

Un hom­bre del círcu­lo chi­co del ex­mi­nis­tro del In­te­rior Ro­ge­lio Fri­ge­rio lo­gró co­lar­se den­tro del go­bierno de Al­ber­to Fer­nán­dez. La proeza fue des­ar­ti­cu­la­da por el mi­nis­tro de Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo, Ma­tías Kul­fas. Aún na­die ex­pli­có quién lle­vó a Ma­xi­mi­li­ano Au­gus­to Ga­lli has­ta las puer­tas de la se­cre­ta­ría de Ener­gía a car­go de Ser­gio Lan­zia­ni, lo que sí se sabe es que su sa­li­da hizo mu­cho rui­do.

Las as­pi­ra­cio­nes que te­nía el con­ta­dor Ga­lli eran las de ser un con­sul­tor ex­terno muy bien pago, pero cuan­do vio la opor­tu­ni­dad de ser par­te de la es­truc­tu­ra tomó ca­rre­ra y fue por todo lo que pudo, pese a que nun­ca tuvo ex­pe­rien­cia en te­mas ener­gé­ti­cos. Pri­me­ro tra­ba­jó para Pri­ce Wa­ter­hou­se Coopers., una pres­ti­gio­sa fir­ma que des­de hace años pres­ta ser­vi­cios de con­ta­bi­li­dad, au­di­to­rías y ase­so­ría fis­cal; lue­go pasó un tiem­po en Puen­te Her­ma­nos SA, de­di­ca­da a los ser­vi­cios bur­sá­ti­les de me­dia­ción que in­clu­ye la ac­ti­vi­dad de agen­tes y so­cie­da­des de Bol­sa. En 2016 in­gre­só a Eco­no­mía y Re­gio­nes, la con­sul­to­ra que per­te­ne­ció a Ro­ge­lio Fri­ge­rio, y bajo ese pa­ra­guas ase­so­ró a di­fe­ren­tes go­bier­nos pro­vin­cia­les.

Cuan­do a Ga­lli le di­je­ron que se haga car­go de la se­cre­ta­ria Ad­mi­nis­tra­ti­va de la car­te­ra de Ener­gía armó un or­ga­ni­gra­ma que abar­ca­ba las áreas de fis­ca­li­za­ción, re­cur­sos hu­ma­nos y has­ta la de ju­rí­di­cos. Aque­lla mo­vi­da por aca­pa­rar todo cho­có con los pla­nes de Kul­fas, que no es otro que el de te­ner a la se­cre­ta­ría bajo su ór­bi­ta y to­tal­men­te flan­quea­da por hom­bres de su con­fian­za.

La otra tra­ba que en­con­tró Ga­lli mien­tras pla­ni­fi­ca­ba sus pla­nes ex­pan­si­vos fue Fe­de­ri­co Mar­te­lli, quien lle­gó a la je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te de la se­cre­ta­ría de Ener­gía de la mano de San­tia­go Ca­fie­ro, jefe de Ga­bi­ne­te de Al­ber­to Fer­nán­dez. Aquel po­dría ha­ber sido el ca­nal por el que lle­gó in­for­ma­ción que Kul­fas no co­no­cía.

Mar­te­lli es de La Pla­ta y co­no­ce el paño po­lí­ti­co, so­bre todo el del kir­ch­ne­ris­mo. Del 2010 al 2014 es­tu­vo en el mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial y en agos­to de 2014 has­ta el úl­ti­mo día del go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner fue par­te del mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. Y a me­dia­dos de 2017 se re­fu­gió bajo la ór­bi­ta de la di­rec­ción ge­ne­ral de Cul­tu­ra y Edu­ca­ción de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Los con­tac­tos del hom­bre de City Bell son am­plios.

«La se­cre­ta­ría de Ener­gía no es una isla, se en­cuen­tra bajo la es­truc­tu­ra del mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo. Acá no hay in­ter­nas ni nada que se le pa­rez­ca, hay una lí­nea que baja de la je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te de los mi­nis­tros y esa lí­nea es la que mar­ca el pre­si­den­te Al­ber­to Fer­nán­dez”, re­mar­có a #Puen­teAe­reo una fuen­te de Casa de Go­bierno.

La sa­li­da de Ga­lli tuvo un te­nor es­can­da­lo­so. An­tes de pe­gar el por­ta­zo en­vió a al­gu­nos me­dios el mis­mo men­sa­je que man­dó al dis­mi­nui­do equi­po de Lan­zia­ni. “Como sa­brán, y si no, se en­te­ra­rán por esta nota, hoy pre­sen­to mi re­nun­cia al car­go”, dice el tex­to en el que no ol­vi­dó de agra­de­cer al in­ge­nie­ro nu­clear de la Tie­rra Sin Mal.

El agra­de­ci­mien­to no dejó bien pa­ra­do a Lan­zia­ni, ya que deja al des­cu­bier­to al­gu­nas cues­tio­nes in­ter­nas: “Oja­lá pue­dan su­perar­se di­fe­ren­cias per­so­na­les y en­fren­ta­mien­tos, des­de aden­tro y ha­cia afue­ra; y que to­dos pue­dan te­ner la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar lo que pue­den apor­tar y más aún, pue­dan ser de­bi­da­men­te re­co­no­ci­dos por eso”.

“No ten­go la me­nor duda que el Ing. Ser­gio Lan­zia­ni será un gran se­cre­ta­rio de Ener­gía, como me­re­ce este país, y es­toy se­gu­ro que este gran equi­po que to­dos us­te­des con­for­man lo apo­ya­rá de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal. Así me lo de­mos­tra­ron en este mes jun­tos”, agre­gó. Sus di­chos fue­ron pu­bli­ca­dos en di­ver­sos me­dios y des­de la se­cre­ta­ría de Ener­gía no su­pie­ron ma­ne­jar la cri­sis.

Kul­fas copó los prin­ci­pa­les car­gos de la se­cre­ta­ría de Ener­gía. En Hi­dro­car­bu­ros nom­bró a Juan José Car­ba­ja­les, pero ade­más chu­pó toda la di­rec­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, le­gal y de re­cur­sos hu­ma­nos. En la po­de­ro­sa Cam­me­sa a Es­te­ban Ki­per. Al pre­si­den­te de la es­ta­tal YPF, Gui­ller­mo Niel­sen, lo nom­bró di­rec­ta­men­te Fer­nán­dez, al igual que a la san­jua­ni­na An­drea Po­liz­zot­to Ba­cur en la di­rec­ción de Ener­gías Re­no­va­bles, tal como lo anun­ció un dia­rio de su pro­vin­cia na­tal.

Los que en­tra­ron bajo el ala de Lan­zia­ni son el sub­se­cre­ta­rio de Ener­gía Eléc­tri­ca, el mi­sio­ne­ro Gus­ta­vo Arrúa, su ami­go Juan Pa­blo Or­do­ñez –egre­sa­do de la pri­me­ra pro­mo­ción del Ins­ti­tu­to Bal­sei­ro– en Pla­nea­mien­to Es­tra­té­gi­co, y a su pro­pio con­ta­dor en la En­ti­dad Bi­na­cio­nal Yacy­re­tá, Wal­ter An­to­nio Ta­mis.

Se­gún dijo al por­tal In­fo­bae una fuen­te del sec­tor ener­gé­ti­co, “los em­po­de­ra­dos para ha­blar de Ener­gía son Kul­fas y Niel­sen, con ellos ha­blan los go­ber­na­do­res de las pro­vin­cias pe­tro­le­ras. Si tie­ne que pa­sar por el des­pa­cho de Lan­zia­ni, pa­san, pero sólo por un tema ins­ti­tu­cio­nal”.

Des­pués del fes­te­jo por el nom­bra­mien­to de Ta­mis en Yacy­re­tá y del au­to­aplau­di­mien­to on­li­ne, la se­cre­ta­ría de Ener­gía de la Na­ción fue la pri­me­ra área del Go­bierno en res­ba­lar con la cas­ca­ra de una ba­na­na a un mes del man­da­to de Fer­nán­dez. Kul­fas res­pi­ra pro­fun­do y se muer­de la len­gua.

La de­sig­na­ción de Ta­mis en Yacy­re­tá no fue una sor­pre­sa para la cú­pu­la de la Re­no­va­ción 5.0. El con­ta­dor de 43 años vie­ne tra­ba­jan­do des­de 2016 en el mi­nis­te­rio de Ener­gía de la Tie­rra Sin Mal jun­to a Lan­zia­ni, ade­más de rea­li­zar otros tra­ba­jos par­ti­cu­la­res que le ge­ne­ran una ga­nan­cia lo su­fi­cien­te­men­te ju­go­sa como para com­prar un Audi A3 Sport­ba­ck –que ya ven­dió– va­lua­do en unos 700 mil pe­sos.

Sin em­bar­go, al­gu­nos me­dios se­ña­la­ron que el nom­bra­mien­to ha­bría sido un “triun­fo” de Lan­zia­ni en me­dio de un es­ce­na­rio de for­ce­jeos en­tre el pre­si­den­te de la Le­gis­la­tu­ra, Car­los Ro­vi­ra, y el se­na­dor Mau­ri­ce Closs, por que­dar­se con la en­ti­dad bi­na­cio­nal. Tam­bién dan cuen­ta que el se­cre­ta­rio de Ener­gía de la Na­ción ha­bría de­ja­do de res­pon­der a la con­duc­ción de la Re­no­va­ción.

Des­de el ro­vi­ris­mo tra­tan de ba­jar la es­pu­ma al asun­to y ase­gu­ran que la re­la­ción con el in­ge­nie­ro nu­clear pasó por “al­gu­nos ma­los en­ten­di­dos” pero que en la ac­tua­li­dad “es bue­na”, a tal pun­to que la pos­tu­la­ción de Ta­mis ha­bría sido “acor­da­da para bien del mi­sio­ne­ris­mo”. Atrás que­dó un au­dio de What­sApp –que dio vuel­tas por al­gu­nos des­pa­chos de im­por­tan­tes fun­cio­na­rios del ofi­cia­lis­mo en la Tie­rra Sin Mal– que dejó al des­cu­bier­to al­gu­nas pre­sun­tas in­ten­cio­nes po­lí­ti­cas de Lan­zia­ni. Me­jor no mi­rar atrás.

Por otra par­te, des­de el clos­sis­mo des­car­tan que haya una in­ter­na. “Evi­den­te­men­te hay quie­nes es­tán bus­can­do la rup­tu­ra de la re­no­va­ción por­que en río re­vuel­to hay ga­nan­cia de pes­ca­do­res. En todo caso lo que hay es un re­po­si­cio­na­mien­to de ac­to­res, pero siem­pre den­tro del mis­mo es­que­ma”, re­co­no­ció un alle­ga­do al se­na­dor.

En esa lí­nea, otra fuen­te del mis­mo palo re­co­no­ció que efec­ti­va­men­te exis­tió una pul­sea­da por Yacy­re­tá: “Mau­ri te­nía a su hom­bre y lo pro­pu­so. Ha­bló con quie­nes de­bía ha­blar. La úl­ti­ma lla­ma­da fue a Ca­fie­ro, quien le con­tes­tó que el tema es­ta­ba en ma­nos de Lan­zia­ni”.

Po­si­ble­men­te pudo ha­ber exis­ti­do un acuer­do en­tre Lan­zia­ni y la con­duc­ción de la re­no­va­ción para po­ner a Ta­mis. Lo cier­to es que, has­ta hace al­gu­nas se­ma­nas, el con­ta­dor aman­te de los au­to­mó­vi­les pre­mium pen­sa­ba que su des­tino se­ría el mi­nis­te­rio de Ener­gía de la pro­vin­cia, pero el go­ber­na­dor Os­car He­rre­ra Ahuad de­ci­dió nom­brar al obe­re­ño Ángel Pao­lo Quin­ta­na, un in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co de po­cos an­te­ce­den­tes pero que en­tien­de de ener­gía. “No nos ce­rró el nom­bre de Ta­mis para lo que bus­ca­mos”, dijo a se­cas una fuen­te de la Ro­sa­di­ta con­sul­ta­da por #Puen­teAe­reo.

El in­ge­nie­ro nu­clear man­tie­ne el si­len­cio, pero no deja de ope­rar por lo bajo. Des­de su trin­che­ra dejó tras­cen­der que los nom­bres que se pro­pu­sie­ron des­de la re­no­va­ción fue­ron tres: Luis Li­chows­ki, ac­tual mi­nis­tro de In­dus­tria de la Tie­rra Sin Mal; Mar­ce­lo Ba­ci­ga­lu­pi; y el dipu­tado na­cio­nal Die­go Sar­to­ri.

Lan­zia­ni sien­te el res­pal­do de un sec­tor del em­pre­sa­ria­do eléc­tri­co, Kul­fas lo sabe y lo mira de reojo. En la se­cre­ta­ría de Ener­gía ha­bía más fun­cio­na­rios je­rár­qui­cos de los que le gus­ta­ría al se­cre­ta­rio de Asun­tos Es­tra­té­gi­cos de la Na­ción, Gus­ta­vo Be­liz; algo si­mi­lar su­ce­de en otras áreas del Go­bierno como en el mi­nis­te­rio de Eco­no­mía. El in­ge­nie­ro nu­clear co­men­zó a ca­mi­nar con pie de plo­mo, un des­cui­do y po­dría ter­mi­nar en el de­sier­to.

Fernando Oz

Puente Aéreo