jue. Ago 22nd, 2019

So­rry, la “Ye­gua” te­nía ra­zón, por Mauro Federico

Con ese tono que enar­de­ce a mul­ti­tu­des, la can­di­da­ta a vi­ce­pre­si­den­ta del Fren­te de To­dos com­pa­ró a la Ar­gen­ti­na con Ve­ne­zue­la en ma­te­ria de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Llo­vie­ron las crí­ti­cas. Sin em­bar­go un re­le­va­mien­to de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das le da la ra­zón a la ex man­da­ta­ria.

Y ade­más, le agre­ga un dato la­pi­da­rio: en el bie­nio 2016-2018 casi nue­ve mi­llo­nes más de ar­gen­ti­nos se su­ma­ron a la lar­ga lis­ta de los que ya pa­de­cen HAM­BRE en el “gra­ne­ro del Mun­do”.

La dra­má­ti­ca es­ta­dís­ti­ca que de­be­ría aver­gon­zar a toda la cla­se po­lí­ti­ca, pro­po­ne una pre­gun­ta que na­die se ani­ma a res­pon­der: ¿por qué un país que ge­ne­ra ali­men­tos para 400 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos no pue­de ga­ran­ti­zar la ali­men­ta­ción de sus 40 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes?.

Si algo debe agra­de­cer­le Mau­ri­cio Ma­cri a Ni­co­lás Ma­du­ro es que por el pé­si­mo go­bierno del ve­ne­zo­lano, Ar­gen­ti­na no es el país con los peo­res in­di­ca­do­res del con­ti­nen­te. El fon­do de la ta­bla lo ocu­pa có­mo­da­men­te la ges­tión bo­li­va­ria­na del su­ce­sor de Hugo Chá­vez, con una in­fla­ción desopi­lan­te y una si­tua­ción so­cial que no ter­mi­na de es­ta­llar gra­cias a las re­des de con­ten­ción que al­gu­na vez supo cons­truir el ému­lo fa­lli­do de Fi­del Cas­tro.

Pero pe­núl­ti­mo en el lis­ta­do de paí­ses peor ad­mi­nis­tra­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca apa­re­ce Ar­gen­ti­na, go­ber­na­da por un pre­si­den­te que está en las an­tí­po­das ideo­ló­gi­cas de Ma­du­ro, pero que es­tán her­ma­na­dos en la in­ca­pa­ci­dad para go­ber­nar con efi­cien­cia paí­ses con re­cur­sos más que su­fi­cien­tes como para au­to­abas­te­cer­se.

Ma­cri se can­só de ame­na­zar con el des­tino “cha­vis­ta” que hu­bie­ra te­ni­do Ar­gen­ti­na de ha­ber con­ti­nua­do con las po­lí­ti­cas del kir­ch­ne­ris­mo. Por eso le due­le tan­to que Cris­ti­na de Kir­ch­ner com­pa­re su go­bierno con el del ve­ne­zo­lano. Y eso fue jus­ta­men­te lo que la can­di­da­ta a vi­ce­pre­si­den­ta del Fren­te de To­dos hizo. “Que la gen­te no pue­da co­mer en un país que pro­du­ce co­mi­da para 400 mi­llo­nes de per­so­nas, es mal­tra­to. No es­ta­mos en Áfri­ca en al­gún pá­ra­mo del de­sier­to.

Si pro­du­ci­mos para 400 mi­llo­nes no po­de­mos te­ner ar­gen­ti­nos con pro­ble­mas de ham­bre. En 2014, Ar­gen­ti­na ha­bía lo­gra­do la meta de ham­bre cero y aho­ra está con pro­ble­mas ali­men­ta­rios, como Ve­ne­zue­la. ¿Se acuer­dan… que si no­so­tros se­guía­mos nos íba­mos a pa­re­cer a Ve­ne­zue­la? Bueno, so­rry, hoy con la co­mi­da, es­ta­mos igual que Ve­ne­zue­la”, ase­gu­ró la ex man­da­ta­ria du­ran­te la pre­sen­ta­ción de su li­bro Sin­ce­ra­men­te en la pro­vin­cia de Men­do­za.

Como es­ta­mos en cam­pa­ña, cual­quier de­cla­ra­ción pue­de ser to­ma­da en esa sin­to­nía y, por ende, de­nos­ta­da o nin­gu­nea­da por aque­llos sec­to­res a los que se alu­de. Y eso fue lo que ocu­rrió con los di­chos de la Se­ño­ra. Mu­chos re­pre­sen­tan­tes del ofi­cia­lis­mo y las or­ga­ni­za­cio­nes de ve­ne­zo­la­nos exi­lia­dos en nues­tro país cues­tio­na­ron las afir­ma­cio­nes de Cris­ti­na y la pa­ran­go­na­ron con Ma­du­ro.

Am­pa­rán­do­se en las for­mas uti­li­za­das por la ex pre­si­den­ta, que sue­len exas­pe­rar a pro­pios y aje­nos, los de­trac­to­res de sus di­chos no se de­tu­vie­ron a ana­li­zar el con­te­ni­do de la afir­ma­ción, ta­rea a la que sí se abo­có #Puen­teAe­reo. A con­ti­nua­ción, los re­sul­ta­dos de esta in­ves­ti­ga­ción.

Ham­bre en el gra­ne­ro del mun­do

El 6 de ju­lio de 2017, en el mar­co de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, los Es­ta­dos del mun­do fir­ma­ron un com­pro­mi­so para al­can­zar en 2030 las me­tas de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble (ODS). En di­cho do­cu­men­to se in­cluían dos im­por­tan­tes ob­je­ti­vos ten­dien­tes a dis­mi­nuir una de las inequi­da­des más te­rri­bles de la hu­ma­ni­dad: EL HAM­BRE. “La meta del ham­bre cero se pro­po­ne no solo po­ner fin a este fla­ge­lo, sino tam­bién ase­gu­rar el ac­ce­so de to­das las per­so­nas […] a una ali­men­ta­ción sana, nu­tri­ti­va y su­fi­cien­te du­ran­te todo el año y erra­di­car to­das las for­mas de malnu­tri­ción”, sos­tie­ne el do­cu­men­to.

A par­tir de esta ini­cia­ti­va, la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das para la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (F.A.O.- Food and Agri­cul­tu­re Or­ga­ni­za­tion) jun­to a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y UNI­CEF ela­bo­ra­ron un me­ca­nis­mo de mo­ni­to­reo de la Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción, que en el mes de ju­lio de 2019 pre­sen­tó su ter­cer in­for­me. En lo re­fe­ren­te a Ar­gen­ti­na los da­tos son más que preo­cu­pan­tes.

El nú­me­ro de per­so­nas que pa­de­cen in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria gra­ve, se ha du­pli­ca­do en Ar­gen­ti­na du­ran­te el bie­nio 2016-2018. En ese lap­so, la ci­fra cre­ció de 2,5 mi­llo­nes a 5 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos. Para el doc­tor Ro­ber­to Ja­bor­nisky, pro­fe­sor ti­tu­lar de Pe­dia­tría de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Nor­des­te (U.N.N.E) (Ma­trí­cu­la Na­cio­nal  Nº 83851), “la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria gra­ve se re­gis­tra cuan­do una per­so­na se ha que­da­do sin ali­men­tos, haya ex­pe­ri­men­ta­do ham­bre y, en las si­tua­cio­nes más ex­tre­mas, ha­yan pa­sa­do va­rios días sin co­mer, lo cual pone su sa­lud y bie­nes­tar en gra­ve ries­go”.

Este mé­di­co que desem­pe­ña ta­reas asis­ten­cia­les en hos­pi­ta­les de la ca­pi­tal co­rren­ti­na y de Re­con­quis­ta y que atien­de co­ti­dia­na­men­te ni­ños con pro­ble­mas nu­tri­cio­na­les se­ve­ros, ase­gu­ra que “cada vez son más los chi­cos que no pue­den al­can­zar una ener­gía ali­men­ta­ria su­fi­cien­te para lle­var una vida sana y ac­ti­va, esto se mide por la pre­va­len­cia de la subali­men­ta­ción que es el in­di­ca­dor tra­di­cio­nal de la FAO para ha­cer un se­gui­mien­to del ham­bre a ni­vel mun­dial y re­gio­nal”.

Y aquí vie­ne un pri­mer dato com­pa­ra­ti­vo que nos “her­ma­na” con la pa­tria bo­li­va­ria­na: sólo dos paí­ses de Su­da­mé­ri­ca no han po­di­do des­cen­der esta pre­va­len­cia en­tre los pe­rio­dos 2004-2006 y 2016-2018. Ve­ne­zue­la (10,5% a 21,2%) y Ar­gen­ti­na (4,7% a 4,6%).

Pero hay más.

  • Ar­gen­ti­na ha au­men­ta­do en­tre el bie­nio 2014-2016 con 1,9 mi­llo­nes de per­so­nas subali­men­ta­das a 2,1 mi­llo­nes en el bie­nio 2016-2018. “En­tre las cau­sas de au­men­to de la subali­men­ta­ción se en­cuen­tran los mo­men­tos de de­bi­li­ta­mien­to de la Eco­no­mía”, sos­tie­ne el es­pe­cia­lis­ta con­sul­ta­do. “La in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria de ni­vel mo­de­ra­do es en­ten­di­da como in­cer­ti­dum­bre en el ac­ce­so a ali­men­tos de ca­li­dad o en can­ti­dad su­fi­cien­tes pero  no tan ex­tre­ma como para oca­sio­nar una in­ges­ta de ener­gía ali­men­ta­ria in­su­fi­cien­te (subali­men­ta­ción)”, ex­pli­ca Ja­bor­nisky
  • El nú­me­ro de per­so­nas con in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria mo­de­ra­da en Ar­gen­ti­na au­men­tó de 8,3 mi­llo­nes en el bie­nio 2014-2016 a 14 mi­llo­nes en el bie­nio 2016-2018. “Esta si­tua­ción nu­tri­cio­nal pue­de au­men­tar el ries­go de pa­de­cer for­mas apa­ren­te­men­te di­ver­gen­tes de malnu­tri­ción, que in­clu­yen el so­bre­pe­so y la obe­si­dad”, agre­ga el mé­di­co.
  • 65 de 77 paí­ses que ex­pe­ri­men­ta­ron un au­men­to de la subali­men­ta­ción en­tre 2011 y 2017 (Ar­gen­ti­na es una de ellas) pa­de­ció de for­ma si­mul­tá­nea epi­so­dios de des­ace­le­ra­ción o de de­bi­li­ta­mien­to de la eco­no­mía.
  • De los 65 paí­ses don­de han sido más in­ten­sas las re­per­cu­sio­nes ad­ver­sas de las des­ace­le­ra­cio­nes y de­bi­li­ta­mien­tos de la eco­no­mía en la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y la nu­tri­ción, 52 de­pen­den en gran me­di­da de las ex­por­ta­cio­nes o im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos bá­si­cos pri­ma­rios. Ar­gen­ti­na es uno de ellos.

Con­se­cuen­cias la­men­ta­bles

To­dos los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos coin­ci­den en afir­mar que la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria pue­de afec­tar de nu­me­ro­sas for­mas a la sa­lud y el bie­nes­tar, con con­se­cuen­cias po­ten­cial­men­te ne­ga­ti­vas para el bie­nes­tar men­tal, so­cial y fí­si­co. Mu­chos es­tu­dios que uti­li­zan es­ca­las de in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria ba­sa­das en la ex­pe­rien­cia han do­cu­men­ta­do los ne­ga­ti­vos efec­tos psi­co­so­cia­les de la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria en mu­je­res y ni­ños.

“Las di­ver­sas for­mas de la malnu­tri­ción es­tán in­ter­re­la­cio­na­das du­ran­te todo el ci­clo vi­tal y en­tre ge­ne­ra­cio­nes, y la des­nu­tri­ción fe­tal y en las pri­me­ras eta­pas de la vida con­tri­bu­ye al re­tra­so del cre­ci­mien­to fí­si­co y a un ma­yor ries­go de so­bre­pe­so y en­fer­me­da­des cró­ni­cas como la dia­be­tes en las eta­pas pos­te­rio­res de la vida”, dice Ja­bor­nisky.

Y fi­na­li­za: “los efec­tos del ham­bre y la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria se­rán ob­ser­va­dos aún en la ge­ne­ra­ción que le si­gue a la ac­tual. El ham­bre y la po­bre­za ge­ne­ran al­te­ra­cio­nes del epi­ge­no­ma hu­mano y del ge­no­ma, pro­vo­can­do al­te­ra­cio­nes y sub­cep­ti­bi­li­da­des no sólo a quie­nes la pa­de­cen sino a sus des­cen­dien­tes”.

Como pue­de apre­ciar­se, el pro­ble­ma no lo re­suel­ve un in­cre­men­to pre­su­pues­ta­rio des­ti­na­do a los co­me­do­res co­mu­ni­ta­rios, ni una am­plia­ción de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijo. Para en­men­dar el daño pro­vo­ca­do al te­ji­do so­cial de la Ar­gen­ti­na du­ran­te este pe­río­do será ne­ce­sa­ria una fuer­te in­ter­ven­ción del Es­ta­do con po­lí­ti­cas ac­ti­vas y la par­ti­ci­pa­ción de toda la so­cie­dad.

Como dijo Mar­tin Lut­her King: “la in­jus­ti­cia en cual­quier par­te es una ame­na­za a la jus­ti­cia en to­das par­tes”.

Mauro Federico

Puente Aéreo