jue. Jul 18th, 2019

Re­vol­ti­jo po­lí­ti­co, por Silvia Risko

Es el co­men­ta­rio ge­ne­ra­li­za­do. Los acuer­dos y alian­zas para las can­di­da­tu­ras a ni­vel na­cio­nal son un vale todo. Quie­nes has­ta ayer es­ta­ban en con­tra, hoy se jun­tan; los que des­ca­li­fi­ca­ban, cri­ti­ca­ban y has­ta de­nun­cia­ban, hoy van en la mis­ma bo­le­ta.

Se ha­bla de trai­cio­nes, am­ne­sia, es­pe­cu­la­ción, opor­tu­nis­mo, fal­ta de có­di­gos, prag­ma­tis­mo, etc, etc.

Pero lo úni­co que está pa­san­do es el arte de ha­cer po­lí­ti­ca. Se re­cu­rre a los mé­to­dos y es­tra­te­gias ne­ce­sa­rias para al­can­zar el ob­je­ti­vo fi­nal que es, para al­gu­nos, re­te­ner el po­der, para otros, al­can­zar­lo o re­cu­pe­rar­lo. La di­fe­ren­cia está en los fi­nes para lo cual se bus­ca el po­der.

Des­de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia en 1983 has­ta aho­ra ve­nía­mos en una bi­ci­cle­ta do­ble con ca­rri­to. Dos par­ti­dos pe­da­lea­ban y el res­to se de­ja­ba lle­var. Pero está vis­to que esto está cam­bian­do, nue­vos ac­to­res es­tán to­man­do re­le­van­cia, como los go­ber­na­do­res en la toma de de­ci­sio­nes te­rri­to­ria­les. La ba­ja­da de lí­nea ver­ti­ca­lis­ta se es­fu­ma en la Ge­ne­ral Paz.

Po­dría­mos pen­sar –si so­mos op­ti­mis­tas– que la so­cie­dad es quien va pro­vo­can­do es­tos cam­bios, que es su ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca la que pro­mue­ve la apa­ri­ción de nue­vos es­ce­na­rios. En par­te creo que es así. La con­quis­ta de nue­vos de­re­chos en los úl­ti­mos 15 años, de­ba­tes in­có­mo­dos para la cla­se po­lí­ti­ca como la le­ga­li­za­ción y des­pe­na­li­za­ción del abor­to son cla­ros ejem­plos.

Pero, en ho­nor a la ver­dad y ha­cien­do un aná­li­sis más rea­lis­ta, po­dría­mos pen­sar que la ac­tual si­tua­ción es pro­duc­to de un sim­ple efec­to ma­ri­po­sa.

El voto sin com­pro­mi­so so­cial pro­vo­có no solo el es­ta­do de po­bre­za ac­tual sino tam­bién el des­ca­la­bro de las rí­gi­das es­tan­te­rías po­lí­ti­cas. Aho­ra to­dos de­ben y de­be­mos agu­di­zar el in­ge­nio, in­no­var y sa­lir de la zona de con­fort para lo­grar los ob­je­ti­vos.

El up­per­cut de­re­cho, di­rec­to a la man­dí­bu­la, de Mau­ri­cio Ma­cri que lan­zó a Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner el sá­ba­do 18 de mayo dejó a to­dos ató­ni­tos. El efec­to de la sor­pre­sa ma­yús­cu­la tar­dó en di­si­par­se y obli­gó a re­plan­tear de­ci­sio­nes en to­dos los ni­ve­les.

En el me­dio las elec­cio­nes de las pro­vin­cias que en la ca­rre­ra por con­ser­var el po­der, los go­ber­na­do­res las des­pe­ga­ron de la elec­ción na­cio­nal. Es una muy bue­na gim­na­sia ver y ana­li­zar cómo se van dan­do los ar­ma­dos te­rri­to­ria­les, los go­ber­na­do­res elec­tos se to­man su tiem­po para de­ci­dir qué fór­mu­la apo­yar, o como está pa­san­do, de­ci­dir no apo­yar a nin­gu­na e ir con bo­le­ta cor­ta.

Esto tie­ne su ries­go, per­der ban­cas en el Con­gre­so. Pro­vin­cias con poca re­pre­sen­ta­ti­vi­dad pue­den sen­tir el fu­tu­ro de­bi­li­ta­mien­to po­lí­ti­co con me­nos vo­tos en la Cá­ma­ra. Pero tam­bién es cier­to que sea quien sea el que go­bier­ne va a ne­ce­si­tar de to­dos.

Pero tam­bién mar­ca quien tie­ne el po­der te­rri­to­rial. La bi­ci­cle­ta de do­ble co­man­do ya es ob­so­le­ta, hoy las es­truc­tu­ras par­ti­da­rias tra­di­cio­na­les –PJ y UCR– pa­re­cen más una pi­ña­ta a la cual con cada gol­pe se va que­dan­do rota y va­cía. Los po­de­ríos po­lí­ti­cos pro­vin­cia­les se ha­cen no­tar y evi­den­cian un for­ta­le­ci­mien­to mas allá de la co­yun­tu­ra elec­to­ral.

La de­sig­na­ción de Mi­guel Ángel Pi­chet­to en la for­mu­la de Ma­cri fue la cam­pa­na del ring an­tes que se de­cla­ra­se el no­ckaut téc­ni­co. Le­jos de ser un ma­no­ta­zo de aho­ga­do, por lo me­nos en mi hu­mil­de en­ten­der, fue una de­ci­sión bri­llan­te de un con­trin­can­te que está de­mos­tran­do re­po­ner­se rá­pi­da­men­te, te­ner re­fle­jos y la cuo­ta de au­da­cia que hace fal­ta para se­guir en ca­rre­ra.

Aho­ra to­dos ana­li­za­mos si Pi­chet­to es o no un trai­dor. Yo creo que no. Él ha he­cho del arte de ha­cer po­lí­ti­ca su em­pre­sa y como buen em­pre­sa­rio siem­pre es ofi­cia­lis­ta. Nada más que agre­gar.

Aho­ra es­ta­ría­mos en­tran­do en la rec­ta fi­nal, de­fi­ni­das las can­di­da­tu­ras y aco­mo­da­dos los me­lo­nes te­ne­mos que es­tar pre­pa­ra­dos para una do­lo­ro­sa cam­pa­ña don­de no­so­tros –­el pue­blo– va­mos a es­tar ex­pues­tos a in­fi­ni­tas dis­trac­cio­nes para que a la hora de ele­gir es­te­mos ma­rea­dos, aton­ta­dos y que­ra­mos que todo ter­mi­ne pron­to.

En la ca­de­na que su­je­ta al po­der, no­so­tros so­mos el es­la­bón más dé­bil pero tam­bién el más im­por­tan­te, no ol­vi­de­mos que este re­vol­ti­jo es nues­tro y so­mos no­so­tros los que lo aco­mo­da­mos cuan­do emi­ti­mos el voto con res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

Silvia Risko

Puente Aéreo