Pe­rio­dis­mo víc­ti­ma sin vic­ti­ma­rio, por Silvia Risko

Cris­ti­na Fer­nán­dez dio cá­te­dras en tác­ti­cas y es­tra­te­gias, mar­có el ca­mino para re­cu­pe­rar el po­der y nos im­pu­so –con su de­ci­sión y ejem­plo– el va­lor de la unión de sec­to­res que pa­re­cían irre­con­ci­lia­bles. No unió úni­ca­men­te al pe­ro­nis­mo, sino que puso la pie­dra ba­sal para co­men­zar a ce­rrar la tan per­ju­di­cial “grie­ta” en­tre los ar­gen­ti­nos.

La ca­rre­ra elec­to­ral se ade­lan­tó has­ta al pro­pio Car­na­val, el 17 de Fe­bre­ro co­men­za­mos a vi­brar con las pri­ma­rias pro­vin­cia­les en La Pam­pa y de ahí has­ta el 27 de Oc­tu­bre no pu­di­mos ba­jar la guar­dia. Lo que es­ta­ba en jue­go no era sólo un go­bierno, sino mu­cho más; de­bía­mos re­cu­pe­rar el po­der para se­guir ga­ran­ti­zan­do de­re­chos (no pri­vi­le­gios), cre­ci­mien­to, pro­gre­so y es­ta­bi­li­dad.

Pero pa­re­cie­ra que para al­gu­nos la unión, con­ci­lia­ción y es­pe­ran­za­do­ra ar­mo­nía po­lí­ti­ca jue­ga en con­tra de sus in­tere­ses. No es­tán con­ten­tos, y no por cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas úni­ca­men­te sino por el cash.

Lue­go del re­sul­ta­do del 11 de Agos­to al­gu­nos pe­rio­dis­tas co­men­za­ron a abrir el pa­ra­guas ins­ta­lan­do la fu­tu­ra per­se­cu­ción po­lí­ti­ca ha­cia ellos y de­nun­cian­do me­diá­ti­ca­men­te (por ade­lan­ta­do) vio­la­cio­nes de par­te del fu­tu­ro go­bierno de los Fer­nán­dez a la li­ber­tad de ex­pre­sión y de pren­sa.

Ma­jul, Leu­co, los in­fan­tes des­pro­li­jos he­re­de­ros de La­na­ta, Baby Eche­co­par, Lon­go­bar­di, Fan­tino en­tre otros, re­pi­ten cual man­tra que se­rán si­len­cia­dos y per­se­gui­dos por la fu­tu­ra ges­tión. Ad­vier­ten so­bre un su­pues­to au­to­ri­ta­ris­mo dic­ta­to­rial con res­pec­to a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y sus co­mu­ni­ca­do­res.

La pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer es ¿cuán­do no pu­die­ron de­cir sus opi­nio­nes, ba­jar su lí­nea de pen­sa­mien­to y ex­pre­sar­se? Si hay algo que ca­rac­te­ri­zó, so­bre todo en los ocho años de man­da­to de Cris­ti­na, fue que to­das, to­dos y to­des di­je­ron y pu­bli­ca­ron lo que qui­sie­ron.

To­da­vía re­cuer­do con in­dig­na­ción la tapa de la re­vis­ta No­ti­cias de Sep­tiem­bre de 2012 ti­tu­la­da “El goce de Cris­ti­na”, don­de sin es­crú­pu­los ejer­cie­ron vio­len­cia de gé­ne­ro (Ley 26.485 arts 3 y 4) bus­can­do dis­cri­mi­nar, agra­viar, le­sio­nar el ho­nor y des­acre­di­tar aver­gon­zan­do pú­bli­ca­men­te a la en­ton­ces pre­si­den­ta de los ar­gen­ti­nos. Uti­li­zo el caso a modo de ejem­plo por­que enu­me­rar las mi­les de ta­pas, ti­tu­la­res y ho­ras al aire de di­fa­ma­ción son tan ex­ten­sas que no en­tra­rían en este ar­tícu­lo pero, eso tam­bién de­mues­tra la li­ber­tad de pren­sa y ex­pre­sión que to­das, to­dos y to­des ejer­cie­ron. Otro tema fue la pe­lea con­tra los mo­no­po­lios de me­dios, pero eso ame­ri­ta otra co­lum­na.

En­ton­ces, yen­do al fon­do de la cues­tión nos va­mos a en­con­trar con el ver­da­de­ro in­te­rés: la pau­ta ofi­cial.

Si, no solo los más hu­mil­des o ex­clui­dos des­ca­li­fi­ca­dos por los de­nun­cian­tes como “pla­ne­ros” vi­ven del Es­ta­do, a esta al­tu­ra a na­die se le es­ca­pa que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, casi en su to­ta­li­dad, ne­ce­si­tan de la pau­ta ofi­cial del Es­ta­do para fun­cio­nar. Por prác­ti­ca, cos­tum­bre o co­mo­di­dad esto ha sido así y dudo que se mo­di­fi­que en el cor­to pla­zo. ¿No se­ría más le­gí­ti­mo plan­tear –con fac­tu­re­ro en mano– esta si­tua­ción an­tes que ins­ta­lar un nue­vo te­mor en la so­cie­dad?

La la­bor del pe­rio­dis­mo y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es de vi­tal im­por­tan­cia y debe ser un com­pro­mi­so po­lí­ti­co el no dis­cri­mi­nar, cas­ti­gar y mu­cho me­nos cen­su­rar vo­ces por pen­sar di­fe­ren­te. En lo per­so­nal con­si­de­ro que es una obli­ga­ción del Es­ta­do dis­tri­buir equi­ta­ti­va­men­te su pau­ta pu­bli­ci­ta­ria para ga­ran­ti­zar la plu­ra­li­dad de vo­ces y for­ta­le­cer la li­ber­tad de pren­sa sin que esto sea un con­di­cio­nan­te a la hora de in­for­mar. Nada es más da­ñino que la pren­sa ali­nea­da, do­mes­ti­ca­da y ob­se­cuen­te.

Tam­po­co po­de­mos caer en la prác­ti­ca ac­tual don­de se per­si­guió a me­dios como C5NRa­dio Na­cio­nalCa­nal En­cuen­troCa­nal Paka Paka, dia­rio La Ra­zón, el Bue­nos Ai­res He­rald, agen­cias de no­ti­cias como DyN y Té­lam, en­tre mu­chos otros, de­jan­do tras cada cie­rre a cien­tos de tra­ba­ja­do­res en la ca­lle. Todo esto ava­la­do por el ma­yor blin­da­je me­diá­ti­co en de­mo­cra­cia de nues­tro país.

La “grie­ta” es el gran ne­go­cio de este jo­ven si­glo XXI, el que ma­yor ré­di­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co a ge­ne­ra­do a sus crea­do­res y adep­tos, pero tam­bién el que más daño nos ha he­cho como pue­blo. Nos en­fren­ta­ron es­tra­té­gi­ca­men­te los unos con­tra los otros, hi­cie­ron que el odio sea el hilo con­duc­tor en las re­la­cio­nes so­cia­les, di­vi­dien­do com­pa­trio­tas y se­pa­ran­do fa­mi­lias.

Su­fri­mos mu­cho, nues­tra gen­te la está pa­san­do mal, te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te para re­cons­truir­nos y vol­ver a po­ner­nos de pie con dig­ni­dad. Por fa­vor, sean pru­den­tes y so­li­da­rios y no es­par­zan el ger­men del mie­do in­ne­ce­sa­ria­men­te.

Silvia Risko