jue. Jul 18th, 2019

Pe­que­ño gran de­ta­lle…, por Silvia Risko

Des­de hace una par de se­ma­nas el tema de agen­da na­cio­nal es el acuer­do (o fu­tu­ro acuer­do) en­tre el ma­lo­gra­do, cas­ti­ga­do y en­fla­que­ci­do Mer­co­sur con la Unión Eu­ro­pea  (UE). Opi­nio­nes a fa­vor y otras en con­tra, has­ta aquí nada que lla­me la aten­ción en una Ar­gen­ti­na tan frag­men­ta­da.

Un can­ci­ller llo­ran­do de emo­ción que fue tapa de to­dos los por­ta­les y en los pro­gra­mas de te­le­vi­sión apa­re­ció has­ta el har­taz­go, evi­den­cian­do la ex­plo­ta­ción mar­ke­ti­ne­ra elec­to­ral de un mo­men­to de sen­si­bi­li­dad, algo que de­mos­tró que ca­re­ce este go­bierno.

Del otro lado del océano se es­cu­chó, y muy fuer­te, el re­cha­zo a este po­si­ble acuer­do eco­nó­mi­co. Pero los mo­ti­vos de los que han al­za­do la voz son muy di­fe­ren­tes a los nues­tros.

De este lado, las py­mes e in­dus­tria­les han pues­to el gri­to en el cie­lo y des­de mi hu­mil­de en­ten­der con jus­ta ra­zón. El in­gre­so de mer­ca­de­ría, tan­to en bie­nes como ser­vi­cios, li­bres de gra­vá­me­nes y con cos­tos más ba­jos que los que so­por­tan nues­tras pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas las arras­tra­ría a un cie­rre a cor­to o me­diano pla­zo. Im­po­si­ble com­pe­tir en el mer­ca­do in­terno y no to­dos van a po­der ex­por­tar.

Uru­guay y Pa­ra­guay, miem­bros del Mer­co­sur, fes­te­jan este acuer­do y has­ta es una ob­vie­dad: ellos no tie­nen in­dus­tria na­cio­nal fuer­te que de­fen­der. No­so­tros sí.

Pero, al mar­gen de que los mas be­ne­fi­cia­dos se­rían los del “cam­po” –los mis­mos que nos cor­ta­ron las ru­tas por me­ses en el 2009 en con­tra de las re­ten­cio­nes– gran­des pro­duc­to­res de soja, maíz y tri­go y los ga­na­de­ros; lo pa­ra­dó­ji­co es que son es­tos mis­mos los que es­tán po­nien­do en ries­go la ma­te­ria­li­za­ción de la fir­ma del acuer­do.

Solo hace fal­ta en­trar a Goo­gle para sa­ber que Ar­gen­ti­na está con­si­de­ra­do el ma­yor con­su­mi­dor de gli­fo­sa­to en el pla­ne­ta. Re­cor­de­mos que este her­bi­ci­da de Mon­san­to ocu­pa el quin­to lu­gar en el ran­king de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial para la Sa­lud (OMS) de pro­duc­tos can­ce­rí­ge­nos.

En nues­tro país es uti­li­za­do en for­ma in­dis­cri­mi­na­da por los gran­des pro­duc­to­res agrí­co­las, al igual que el in­sec­ti­ci­da dia­zi­dón, ma­la­tión, te­tra­clor­vin­fos y pa­ra­tion en­tre otros. Pro­du­cen des­de asma, cán­cer de pul­món, de­for­ma­cio­nes has­ta abor­tos es­pon­tá­neos… pero es evi­den­te que son con­si­de­ra­dos sim­ple­men­te como “da­ños co­la­te­ra­les” en la in­dus­tria agrí­co­la na­cio­nal.

El 33% del to­tal de pla­gui­ci­das uti­li­za­dos en nues­tro país son al­ta­men­te pe­li­gro­sos para la sa­lud de las per­so­nas se­gún la OMS y la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das para la Agri­cul­tu­ra y Ali­men­ta­ción (FAO).

Este po­si­ble acuer­do ha de­ja­do en evi­den­cia la fal­ta de re­gu­la­ción so­bre los pla­gui­ci­das que es­tán prohi­bi­dos en otros paí­ses, como en Fran­cia, y acá se na­tu­ra­li­za tan­to su uso como las con­se­cuen­cias que pro­vo­can. No hay po­lí­ti­cas de Es­ta­do que an­te­pon­gan la sa­lud y bie­nes­tar de las per­so­nas por so­bre las ga­nan­cias de for­tu­nas para unos po­cos.

Nues­tro país, al igual que los res­tan­tes miem­bros del Mer­co­sur, de­be­rán ade­cuar su or­de­na­mien­to ju­rí­di­co al de la UE, re­qui­si­to sine qua non si en ver­dad exis­te vo­lun­tad de que este acuer­do sea una reali­dad y no un mero efec­to elec­to­ral.

Silvia Risko

Puente Aéreo