Pan con pan: comida para zonzos, por Joselo Riedel

El Servicio Cívico Voluntario en Valores fue anunciado por el Gobierno nacional como un programa a cargo de la Gendarmería Nacional que va a implementarse como piloto hasta fin de año.

Es un programa para jóvenes de entre 16 y 20 años, que en principio irán un día por semana hasta que se termine de implementar el sistema, según explicó la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.

A quiénes está dirigido:
Es una oferta “para chicos que hoy no están haciendo nada, o sea están en la calle, no están estudiando, no están trabajando”, señaló el Ministro de Educación Alejandro Finocchiaro, en la conferencia en la que anunciaron el voluntariado. O sea, que según los funcionarios de Cambiemos, está destinado a los muchas veces referidos como “ni-ni”.

Sin embargo, la mayoría de los jóvenes que hoy «no estudian ni trabajan» (preconcepto), son mujeres que realizan tareas de cuidado.

“De los 1.080.682 jóvenes que están catalogados como ni-ni, el 67% son madres adolescentes que cuidan de sus hijos, hermanos o adultos mayores”, señala un trabajo del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), según publica el servicio de buenas prácticas de la información «Chequeado».

En síntesis, la mayoría de los mal llamados “ni-ni” son mujeres que realizan tareas de cuidado familiar frente a un sistema que no les genera ningún tipo de oportunidad.

No parecería una política muy efectiva para intervenir en ese grupo, ¿Verdad?.

Joselo Riedel