Oscar Cuartango “Se están cerrando veinticinco pymes por día”

Oscar Cuartango “Se están cerrando veinticinco pymes por día”

Oscar “Cacho” Cuartango, ex Ministro de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires desde el 2007 hasta Diciembre del 2015, conversó con “Otra vuelta de tuerca” por La Radio de Oberá sobre las posibles consecuencias de una nueva reforma laboral que es impulsada por el gobierno nacional. 

 – ¿Cómo ve la situación actual en el mercado laboral?

– La denominada Reforma Laboral, vale recordar que Dujovne afirmó recientemente que él no la llamaría reforma sino modernización laboral, en realidad de modernización laboral no tiene nada sino que simplemente se trata de un recorte a los derecho de los trabajadores.

Sustancialmente pasa por una flexibilización que elimina el costo para los empleadores en casos de despidos, que reduzca las indemnizaciones por despido, ya que se eliminan algunas asimetrías que tiene la legislación laboral, pero siempre es en perdida de los derecho de los trabajadores.

Y se afirma falsamente que esto es necesario para crear nuevos puestos de trabajo, y digo falsamente porque en realidad entre los dos o tres  grandes problemas que presentan en estos momentos la problemática del empleo no se van a solucionar de ninguna manera recortando los derechos de los trabajadores porque obedecen a causas distintas.

Por un lado tenemos el creciente desempleo que coloca a la juventud en una situación de no conseguir puestos de trabajo cuando egresan de sus estudios secundarios y eso no se va a solucionar recortando el derecho a los trabajadores y abaratando su costo, sino que para solucionar eso hace falta modificar las políticas macroeconómicas.

Si nosotros abrimos la economía, permitimos la importación de productos producidos en otras latitudes a costos inferiores de los que se producen en nuestro país, evidentemente se van a ir cerrando pymes y perdiendo puestos de trabajo, ya que las pymes son las principales dadoras de mano de obra en todo nuestro país, ocupan aproximadamente un 75% de la mano de obra.

En estos momento están manifestando Cámaras Empresarias pymes su disconformidad con las políticas de gobierno, no pueden pagar las facturas, la elevada carga impositiva, y se están cerrando veinticinco Pymes por día, esto implica como lógico correlato la perdida de fuentes de trabajo.

De ninguna manera la reducción del costo laboral va a implicar que las pymes tomen trabajadores, ya que no los están necesitando, el esquemas de recesión con el enfriamiento de la economía no hay para quien producir porque no hay quien consuma.

 – ¿Cómo es esta cuestión del famoso “Costo Laboral Argentino” que no nos hace competitivos, cómo se puede explicar el costo laboral visto desde el mundo del trabajo?

– Porque eso es una falacia. En realidad la relación entre el costo laboral y el costo de producción es la herramienta utilizada para una adecuada distribución de las riquezas.

En este momento el gobierno está ajustando a las mayorías que tienen poco y esta beneficiando a las minorías que tienen mucho, por eso es una falacia pretender con el costo laboral modificar esta situación. Las pequeñas y medianas empresas, insisto, que son las que mayoritariamente ocupan mano de obra en nuestro país, están siendo perjudicadas, están yendo al cierre, y no van a tomar un trabajador por más que le reduzcan los costos porque si usted no tiene que producir ni tiene a quien venderle lo que produce, no va a desear a un trabajador ni siquiera aún cuando se lo den gratuitamente o se lo subvencionen. Ese es el eje fundamental.

Tenemos que salir de una economía de especulación financiera, con alta tazas de interés que están dando rendimientos exagerados, incluso con respecto a la moneda norteamericana, y tenemos que volver a una economía de producción y consumo donde las pequeñas y medianas empresas tengan una demandas suficientes de fuentes de consumos nacionales para poder producir y generar nuevos puesto de trabajo.

 – ¿Puede el Estado hacer que los trabajadores renuncien por ley a los derechos que la Constitución Nacional les otorga, ya que esto es lo que de alguna manera plantea la reforma laboral?

– Eso es porque este es un gobierno de mala calidad, que no respeta la constitución y no respeta la garantía republicana de principios de división de poderes. Nosotros tenemos un Artículo 14 bis de la Constitución, que si bien fue incorporado con una reforma que en su origen estba viciada en la ilegalidad, porque fue para derogar la Constitución de 1949 en el año 57, luego fue ratificado y saneada esa ilegalidad de origen por la Reforma de la Constitución del 94, donde se establece por un lado la protección contra el despido arbitrario y por el otro lado a través de su Artículo 75 inciso 14 se establece el Principio de Irrenunciabilidad, el Pacto Nacional de Derechos Económicos, Sociales y Cultuales, establece que en materia laboral, en materia previsional, en materia de derechos humanos, no se puede retroceder, sino que se debe avanzar hacia su mejoramiento, entonces la progresividad exige que no se empeore la situación en que se encuentran los trabajadores sino que por el contrario se debe apuntar a mejorarla.

Estas son las garantías de índole constitucional que no pueden ser soslayadas ni siquiera por el legislador y mucho menos, obviamente, por un Decreto de Necesidad y Urgencia y entonces las reformas que se establezcan donde se deja sin efecto el principio de irrenunciabilidad que protege a los trabajadores, la ley es el piso mínimo en el cual deben estar establecidos sus derechos, que los convenios colectivos nacionales deben mejorar, pero no pueden vulnerar ese piso mínimo y que los de convenios colectivos sectoriales o regionales deben mejorar el piso de la ley y el piso del convenio nacional.

Llegar al extremo de decir que el trabajador está facultado a negociar a la baja sus condiciones de trabajo es vulnerar esa garantía constitucional y en consecuencia va a generar una litigiosiocidad muy grande que algún día la Corte tendrá que resolver en favor de los trabajadores.

Situaciones de este tipo vivimos durante el proceso militar y también durante la década de los 90, cuando estuvieron en práctica políticas neoliberales y políticas flexibilizadoras que vulneraban estos principios y que luego fueron declarados inconstitucionales por la Corte de aquel entonces.

 – ¿Es cierto que en la nueva reforma se plantea también la posibilidad de sacar el Aguinaldo?

– No está contemplado en el Proyecto de Reforma presentado, lo que si se habla, hay un viejo debate que plantea cómo se calcula la remuneración para liquidar la indemnización por despido, la ley dice que debe ser la mejor remuneración normal mensual habitual percibida por el trabajador, la jurisprudencia de la provincia de Buenos Aires y de la Corte de la provincia de Buenos Aires y de otras jurisdiciones provinciales se establece que el sueldo mensual del trabajador debe ser incrementado a una doceava parte correspondiente al aguinaldo, porque el aguinaldo en definitiva es un salario de pago diferido. En la jurisprudencia de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo no se lo considera así, Son inconsistencias de la jurisprudencia laboral, que deben ser subsanadas, y deben ser subsanadas en base al principio de progresividad a favor del trabajador y no en contra.

Hay situaciones confusas que si ameritan una corrección que no es a favor del trabajador pero que tampoco es en contra, por ejemplo si al trabajador se le da un celular para que use como herramienta de trabajo, o si se le asigna un vehículo, no se puede computar el valor de ese celular o de ese vehículo a los fines de determinar el monto salarial para la indemnización.

En ese caso yo estaría de acuerdo con que se lo aclarara explícitamente, pero de la misma manera exigiría que se aclarara que si debe ser computado en la parte proporcional del Sueldo Anual Complementario, porque lo se cobra por cualquier concepto y que significa una mejora salarial para el trabajador debe ser computado a los fines de la indemnización por despido.

 -Sucede que la persona de a pié muchos de éstos términos no los logra entender, menos aún bombardeados por los medios de comunicación que le plantean que para mantener su trabajo debe aceptar entre otras cosas que le rebajen el sueldo…

– No se le puede otorgar al trabajador la facultad de renunciar y de negociar a la baja sus derechos, porque obviamente un trabajador que se enfrenta con una empresa multinacional, y ésta le plantea o aceptas determinadas rebajas o perdes el trabajo, no va a dudar con tal de no perder el trabajo muneraciones o sus derechos. Precisamente en función de esa situación y de la disparidad del poder económico entre el trabajador y entre una empresa multinacional es que se ha establecido el principio de irrenunciabilidad.

De la misma manera se habla de un Fondo de Despido, que sería subvencionado con un aporte sobre todo los salarios que se pagan en el país y con el cual se pagaría la indemnización por despido, que ya no lo pagaría el empleador sino que lo pagaría este fondo que sería a imagen y semejanza del fondo de desempleo que tienen los trabajadores de la construcción, esto también es inconstitucional.

Porque cuando el Artículo 14 bis garantiza la protección contra el despido arbitrario, establece que el despido sin causa es un acto jurídicamente disvalioso y que la legislación debe sancionar económicamente y desestimular los despidos, si nosotros creamos un fondo para el pago de las indemnizaciones exhoneramos al empleador de la sanción que le impone la Constitución Nacional, va a ser que para él sea absolutamente indiferente despedir o no al trabajador, y que la indemnización, que además así va a hacer retaceada, por vía del recorte de los rubros a computar para la determinación de las mismas, sea pagada por este fondo que no saldrá del bolsillo del empleador.

Por otro lado en el régimen de la construcción, que se corresponde con la naturaleza de la actividad que son los trabajadores por obra, el trabajador cobra el Fondo de Desempleo cuando renuncia, cuando se vaya aun voluntariamente, y aún cuando lo despidan por su inconducta, en tanto que el Fondo de Despido no se pagaría cuando el trabajador renuncie o cuando el trabajador se jubile, o cuando el trabajador es despedido por causa, como se ven son dos realidades de facto y dos situaciones totalmente distintas que merecen un distinto tratamiento.

 – Podría explicarnos en palabras sencillas cómo es la tercerización que propone este Proyecto de Ley…

Como no, una empresa por ejemplo, terceriza la limpieza del establecimiento, o generalmente para ser más gráficos la seguridad, la vigilancia, hoy existe un principio de solidaridad donde el empleador principal que terceriza esa parte de la actividad que se realiza en el establecimiento, en caso de indemnización por despido y en caso de insolvencia de la agencia o la empresa a favor de la cual hizo la tercerizacion debe responder el empleador principal. En el proyecto de ley se está eliminando ese principio de solidaridad, motivo por el cual la única que se haría responsable del pago de las indemnizaciones a su personal serian la empresas tercerizadas, y eso permite maniobras de generar insolventes que no puedan asumir el pago de indemnizaciones, y serian realmente un verdadero fraude en el prejuicio del trabajador y en el cual sería beneficiada la empresa principal que sería la tercerizadora.

Para graficar la realidad de esta afirmación, por ejemplo en la provincia de Buenos Aires, en un relevamiento hecho en los Tribunales del Trabajo, demuestran que solo un 8% de las indemnizaciones de empresas tercerizadas, son pagadas por las mismas. El resto, es decir el 82%, la inmensa mayoría, lo pagan las empresas tercerizadoras, las empresas principales, si se eliminara ese principio de solidaridad ya no lo pagaría nadie, porque las empresas terminarían totalmente insolventes y la empresa principal no tendría porque pagarlo.

 – Desde su punto de vista, ¿cuál debería ser el primer paso que tome un gobierno con distinnto signo político y con otra mirada a partir del 2019?

– Sin ninguna a duda se tiene que salir de una economía de especulación financiera a una economía de producción y trabajo.

En aquel entonces, cuando se salió de la convertibilidad, se generó un shock productivo que tuvo como consecuencia la creación de muchas fuentes de trabajo, se cerró la importación de productos textiles y del calzado, que están nuevamente abiertas y que están haciendo estragos en las empresas del sector, y le pongo un ejemplo más gráfico, le está importando carne porcina desde Noruega, obviamente que esa carne porcina viene ya facturada, el animal ya ha sido sacrificado y procesada su carne. En la República Argentina, que es un país productor de maíz por excelencia, que es un elemento fundamental para el alimento del cerdo, y siendo el cerdo una fábrica de carne, ¿a usted le parece que tenemos necesidad de importar carne y poner en peligro el cierre de aproximadamente unos diez mil establecimiento de cria porcina que implicarían un promedio de 5 a 10 trabajadores por establecimiento,  lo que es igual a la pérdida de cincuenta mil a cien mil puestos de trabajo?.

Ya lo dijo con claridad la vicepresidenta Michetti, que íbamos camino a un país agroexportador y mineroexportador, con lo cual hay un tercio de la población que está de más.

Javier Morales y Marcelo Telez

Seguinos en nuestras Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *