mar. Ago 20th, 2019

No quedar cortos de votos, con la boleta corta, por Jorge Mielniczuk

Luego de tomar la decisión de ir a las elecciones presidenciales sin candidato a presidente, en la denominada boleta corta, comenzaron algunas preocupaciones en el ámbito político provincial.

Una de ellas es que no está muy arraigada la cultura del corte de boletas en las elecciones, y en particular, en las elecciones nacionales, y mucho menos en las elecciones primarias, en donde no se define la cosa y cada sector político para poder participar en las elecciones de octubre deberá alcanzar el 1,5 por ciento de los votos válidos.

Pero las  elecciones primarias marcan una clara tendencia hacia las elecciones de octubre, aunque no definitorias, es por ello que se busca instalar mediáticamente que se podría definir las elecciones presidenciales en primera vuelta, con la intención de confundir al electorado con estas elecciones primarias, maniobra política y electoralista del gobierno nacional que quiere la polarización y no la dispersión de los votantes, y es por ello que pretende que entre la menor cantidad de alternativas posibles a la carrera presidencial de octubre.

El Gobierno Provincial, con su idea de defender los ideales del misionerismo, y teniendo en cuenta la amplia victoria obtenida el pasado 2 de junio, en donde llegaron a captar cerca del 75 por ciento del electorado misionero, no se quiere alejar mucho de esa cifra, con la pretensión de lograr conquistar las cuatro bancas de diputados nacionales que están en juego en la provincia.

Como el inconveniente es la incomodidad del corte o la falta de cultura del corte de boleta, al oficialismo provincial le comenzó a preocupar quedarse corto de votos con la famosa boleta corta, por lo que recurrió a la justicia electoral para solicitar que se autorice la utilización de boletas de las precandidaturas presidenciales cortadas en el cuarto oscuro, de manera tal que facilite a los electores la decisión y elección del candidato presidencial que prefiera.

Si bien la Justicia Federal con competencia electoral consideró fundamentado el pedido de boletas de fórmula presidencial cortadas, sin tener colgada la lista de diputados, el Frente de Todos y el Partido Socialista apelaron dicha resolución ante la jueza federal María Verónica Skanata, y ahora esperan la respuesta por parte de las autoridades electorales nacionales, si autorizan o no el pedido del Frente Renovador provincial.

Según las versiones, la preocupación surge porque en Misiones el mayor porcentaje de electores se inclina por la fórmula presidencial del Frente de Todos que encabeza Alberto Fernández y la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que en Misiones va con boleta completa llevando candidatos a diputados propios y no del Frente Renovador. Y ello podría llevar a que los electores sin mucho miramiento opten poner en el sobre la boleta completa de la fórmula Fernández – Fernández, con lo que los beneficiarios serían la actual diputada nacional y candidata a la reelección Cristina Brítez y el ex diputado provincial Héctor “Cacho” Bárbaro.

La jugada electoral de la boleta corta demandará un fuerte trabajo político que recaerá en los intendentes fundamentalmente, y los candidatos en particular, para no descender en demasía del 75 por ciento de los votos obtenidos en las elecciones del 2 de junio pasado, y no quedar cortos de votos con lo de la boleta corta.

El desempleo crece porque crece la población

La respuesta responde a la lógica del pensamiento de ciertos sectores políticos, como el de pensar que los pobres no tienen posibilidades de llegar a la universidad, o que hay muchos jubilados, por ello, para sostener el sistema se tiene que aumentar la edad jubilatoria, esperando que se mueran más personas antes de jubilarse y poder disfrutar de este beneficio.

En el pensamiento y la lógica de cierto sector de poder está la idea del por qué se tienen que pagar las vacaciones o el aguinaldo, por qué se debe pagar horas extra, entre otras tantas cuestiones.

Algunos pensarán que la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, cometió una equivocación.  Y en realidad dijo algo que es coherente con la forma de pensar, por la gran cantidad de definiciones políticas que dio en materia social y económica la gobernadora estrella de Juntos para el Cambio, y que responden a una línea de pensamiento que entiende que deben establecer y regir las normas que imperan en una porción de la población.

Hay desocupación porque aumentó la población es igual que decir que en la Argentina aumentó la pobreza porque aumentó la población y los nacimientos. Y que, por ello, aumentó el déficit fiscal porque con los impuestos que se pagan, se deben pagar más salario universal, las jubilaciones y pensiones no contributivas, beneficios que cada día le están poniendo más trabas para evitar que la gente que trabajó y que nunca tuvo aportes se pueda jubilar.

No es extraño este tipo de pensamientos y razonamientos. El mismo Presidente solía decir que el problema en la Argentina es que los sueldos de los trabajadores son muy altos comparativamente con otros países y que ello les restaba competitividad a los sectores de la producción para generar más puestos de trabajo, hoy el salario real cayó en más de un 30 por ciento, y, sin embargo, aumentó el desempleo y cierre de miles y miles de pequeñas y medianas empresas que eran las que daban empleo genuino.

Se vuelven a escuchar los mismos argumentos discursivos con las que Carlos Menem obtuvo su reelección presidencial con el 49,9 por ciento de los votos en mayo de 1.995.

Por aquel entonces Menem repetía una y mil veces las palabras y justificaciones que hace el actual presidente Mauricio Macri: “hicimos lo que teníamos que hacer para evitar el estallido social. A partir de ahora viene el crecimiento de la Argentina”. Obviamente, todo ello en medio de elogios por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), tal cual sucede hoy día.

No será sorprendente que se vuelva a repetir la misma historia con protagonistas diferentes. Esperemos que las consecuencias sean menos penosas.

Jorge Mielniczuk