mié. Oct 23rd, 2019

Monseñor Juan Rubén Martínez «La Iglesia se opone al neoliberalismo salvaje»

El obispo de Posadas Juan Rubén Martínez alertó sobre la estigmatización de los jóvenes ni ni, que no trabajan y no estudian, pero no por elección, sino porque son expulsados del mundo laboral y vinculó el drama con la mala distribución de la riqueza y más ampliamente con el neoliberalismo.

En declaraciones ámbito.com en el obispado de Posadas fue categórico al vincular el aumento de la pobreza con las políticas de especulación financiera. “La Iglesia, se opone al capitalismo salvaje”, enfatizó para rescatar la doctrina social de la Iglesia que habla de un capitalismo de trabajo y que genere trabajo. “El pecado original que la Iglesia plantea es que el mal está y hay una tendencia en el mercado que es la acumulación de poder, lo que produce egoísmos y mala praxis que provoca que algunos cada vez tengan más y otros cada vez menos. Esto está librado a un capitalismo salvaje que se transforma en dolor grande que uno tiene por la grave situación de pobreza que se vive en el mundo”.

En la nota incursionó en los debate electorales para coincidir con el gobernador de Misiones Hugo Passalacqua respecto al reclamo de la provincia ante el gobierno nacional por lo que le corresponde. “No hay un verdadero federalismo, estamos en presencia de un país unitario”. También coincidió con el vicegobernador y candidato a gobernador Oscar Herrera Ahuad sobre la necesidad de funcionarios todoterreno. “Se terminaron los funcionarios para el bronce”.

El obispado de Posadas alcanza, además a las localidades de Garupá; Candelaria; San Ignacio; Santa Ana, Apóstoles; San José y Leandro N. Alem. Alberga a unos 780 mil ciudadanos.

 – El documento de Aparecida de 2007 habla de la evangelización, la casa común, la pobreza la educación. Doce años después, permítame iniciar esta entrevista con tres preguntas en una. ¿En qué estado se encuentra el mundo? ¿Cuáles son las luchas del Vaticano hoy? ¿Cómo gravita la pobreza en un mundo capitalista y consumista?

– El documento de aparecida de 2007 es muy importante porque le puso una impronta a algunas temáticas en la tarea evangelizadora que señala el gozo del encuentro con Jesús aún en medio de tantas desesperanzas. En Aparecida se plantean temas importantes como la identidad popular que es un tema que hemos tomados los obispos del NEA. También otro tema fuerte de Aparecida es cómo evangelizar en la ciudad.

 – Insisto. ¿Cuáles son las luchas que tiene hoy el Vaticano ante un mundo con altos índices de pobreza?

El Vaticano es Pedro, su sucesor y con las organizaciones que están para colaborar con Pedro y darle un perfil de comunión en la diversidad de la Iglesia. No es uniformar. No es lo mismo la Iglesia en América Latina o en el mundo chico, por ejemplo. De hecho, hay una gran apertura del Vaticano. Hace poco el Papa Francisco estuvo en Bulgaria donde la mayoría de sus habitantes son musulmanes o donde el patriarca es un católico ortodoxo. El Vaticano está en búsqueda de la paz que sólo se construye con diálogo.

 – ¿El Vaticano tiene hoy en Francisco un Papa que, en cierta forma rompió con el protocólogo y se abrió al mundo?

Siempre al Vaticano se lo vio como una organización de poder, pero tanto el Vaticano como cualquier curia no están para eso, las organizaciones eclesiales estamos para evangelizar, con lo que todo eso implica. El propio Papa Francisco está revisando las estructuras, las que no son misioneras se transforman en obsoletas. La clave de la iglesia no es posicionarnos y tener poder sino servir, ahí es cuando nos fortalecemos.

 – ¿Usted dice que la Iglesia nunca busco tener poder?

Cuando quisimos tener poder, en realidad nos opacamos.

 – Si hoy Jesús estuviese sentado frente al papa Francisco y obispos. ¿Estaría conforme con la Iglesia actual?

El obrar de Dios, no es un obrar teologizante donde le quite al hombre la libertad. Dios obra con un profundo respeto a las autonomías morales. El hombre es hecho a imagen y semejanza, por consiguiente, la dignidad del hombre es muy grande y Dios respeta lo que va haciendo la Iglesia. No obstante, creo que Jesús cuestionaría muchas cosas porque en nuestra situación el que dice que todo lo que hago está bien está equivocado. Somos seres humanos y como tales también nos equivocamos.

 – ¿Hay una dura crítica de la Iglesia hacia el capitalismo?

– La doctrina social de la Iglesia siempre tuvo posturas muy fuertes contra lo mercantil que absolutiza el mercado. El pecado original que la Iglesia plantea es que el mal está y hay una tendencia en el mercado que es la acumulación de poder, lo que produce egoísmos y mala praxis que provoca que algunos cada vez tengan más y otros cada vez menos. Esto está librado a un capitalismo salvaje que se transforma en dolor grande que uno tiene por la grave situación de pobreza que se vive en el mundo. Esta es una realidad en la Argentina en general como en Misiones en particular.

 – Los índices de indigencia y pobreza en la Argentina aumentaron en los últimos años, llegando cifras que se ubican en torno el 33% ¿Usted lo atribuye al liberalismo salvaje que estamos viviendo?

Estamos viviendo un momento difícil y con marcada pobreza en toda la Argentina. En el Nea, Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones hay un alto porcentaje de pobreza.

 – ¿La pobreza se agrava aún más en las provincias que conforman el NEA?

En Chaco, por supuesto golpeó muy fuerte el tema de las inundaciones. Hace 34 años que conozco el Nea y debo decir que Misiones es la provincia que mejor se encuentra. Tiene muchas posibilidades de salir adelante, ya sea por sus industrias, posición geográfica, turística. Algunas provincias tienen un techo, en cambio Misiones no lo tiene, sin embargo, hoy no puede escapar de la macroeconomía.

 – ¿A qué tipo de pobreza se refiere?

Tanto a la estructural como material. La pobreza también conlleva al ser humano a acercarse a la droga como escapatoria y eso, como Iglesia nos preocupa y mucho. Todos sabemos que en una provincia como Misiones que tiene el 90 por ciento de su límite con Brasil y Paraguay este flagelo crece y las víctimas principales son los adolescentes.

Este tema lo hemos hablado en el último encuentro de obispos del Nea en Iguazú en marzo último. Qué un joven no tenga un horizonte en el mundo laboral hace que el flagelo de la droga lo atraiga transformándose en los jóvenes ni ni. Es decir que ni trabajan, ni estudian, en su mayoría no porque no quieren sino porque el Estado neoliberal no les da la oportunidad de hacerlo.

 – ¿Estos jóvenes quedan excluidos del sistema?

Que un joven no tenga un horizonte en el mundo laboral es muy desesperanzador. Cuando se habla que un joven es vago no es así, generalmente se transforman en ni ni porque no consiguen trabajo. La Iglesia por supuesto que está en contra del aborto, pero debemos decir que la vida no es solamente el nacimiento sino los niños desnutridos que quedan marcados para toda su vida, sin casi posibilidades laborales quedando en la marginalidad desde el inicio de sus vidas y luego los catalogamos equivocadamente como vagos. Los jóvenes y los nacimientos no son el problema.

 – ¿Dónde, entonces está radicado el problema?

En la mala distribución de la riqueza y en la falta de combate de estas estructuras que dañan a los jóvenes. El capitalismo plantea que la pobreza es un problema poblacional y, entonces manda a que los países pobres tengan menos hijos para que no joroben a aquellos que hacen la concentración de riqueza. No quieren que las madres pobres tengan hijos porque no quieren distribuir la riqueza con mayor justicia. La Iglesia, se opone al capitalismo salvaje.

 – Pero no todos los países capitalistas generan pobreza…

Es cierto. Hay criterios de convivencia y solidaridad que de alguna manera generan buena distribución. No es lo mismo una persona pobre en Finlandia o Israel que en un pobre en la Argentina. Aclaro no niego la importancia del capital, pero si estoy en desacuerdo del capitalismo salvaje La Iglesia en su documento expresa: la clave es la comprensión en el tema del trabajo. Es decir, que el capital sea fruto del trabajo. La especulación financiera es sinónimo de corrupción.

 – Al momento de esta entrevista, habremos celebrado el Primer grito de libertad. 209 años después. ¿Los argentinos somos libres?

La libertad es un valor importante en parte lograda. Debemos decir en parte porque tenemos una independencia relativa. Se dice que somos un país federal, pero somos unitario.

 – ¿En qué aspecto lo dice?

Las economías regionales fueron y son muy maltratadas por los gobiernos centrales.

 – Sin entrar en política partidaria, coincide, entonces con el gobernador Passalacqua cuando plantea que las provincias que son preexistentes a la Nación deben reclamar lo que les corresponde. Es decir que se terminaron las provincias que sólo acatan lo que el gobierno central dice y se callan…

Sí, coincidio. Se debe revisar el federalismo en la Argentina. En la Constitución Nacional se habla de país federal, pero en la realidad no lo es tanto.

 – En la previa a las elecciones del domingo. Si tiene la oportunidad de sentarse con el mandatario electo. ¿Qué le diría?

Obviamente que deben conformar estructuras de organización, pero les pido que estén por encima de esas organizaciones. Que no estén el gobernante y sus funcionarios ensimismados en un escritorio. Quien gobierna no puede no estar con la gente. En los tiempos en que estamos viviendo debe escuchar a la gente y tener una comunicación directa. El gobernante debe saber organizar, animar, delegar y supervisar.

Le pido al gobernador electo que nombre a la gente adecuada en el lugar adecuado. Que priorice la capacidad por encima de la amistad o la familiaridad.

Coincido que necesitamos políticos todoterrenos no para el bronce (en este tema no lo dijo abiertamente pero cuando habla se refiere a la frase del vicegobernador Oscar Herrera Ahuad candidato a gobernador que tuvo mucha repercusión inclusive nacional). Este criterio se debe utilizar no solo a nivel provincial sino también nacional.

Alejandro Fabián Spivak

ámbito.com

Deja un comentario