Maurice Closs “El gran or­de­na­dor de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na será del círcu­lo rojo”

Al­guien me dijo al­gu­na vez que Mau­ri­ce Closs siem­pre fue un jo­ven vie­jo. A sus 47 años, el se­na­dor na­cio­nal dice ser un jo­ven vie­jo viz­ca­cha y en los pa­si­llos del Con­gre­so se con­vir­tió en un hom­bre de con­sul­ta.

A Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner le acon­se­ja­ría que no se pre­sen­te como can­di­da­ta a la pre­si­den­cia. Y cree que Ro­ber­to La­vag­na tie­ne una im­por­tan­te car­ga de va­ni­dad per­so­nal, pero con­si­de­ra que es el me­jor po­si­cio­na­do para ven­cer a Mau­ri­cio Ma­cri. Sin em­bar­go, re­co­no­ce que le hu­bie­se gus­ta­do que el can­di­da­to sea al­guien de su ge­ne­ra­ción.

Fren­te a la dis­per­sión de la opo­si­ción, Closs opi­na que el gran or­de­na­dor de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na será del círcu­lo rojo, el es­ta­blish­ment. Ad­vier­te que son los úni­cos que pue­den sa­car a Ma­cri de un es­ce­na­rio de ba­lo­ta­je, por­que con Cam­bie­mos en se­gun­da vuel­ta pue­de ga­nar CFK. De to­dos mo­dos, el se­na­dor sos­tie­ne que el mo­de­lo del ma­cris­mo está ago­ta­do y que la eco­no­mía tie­ne un pro­nós­ti­co muy malo.

Dice que en Mi­sio­nes, la Tie­rra Sin Mal, el par­ti­do pro­vin­cial del Fren­te Re­no­va­dor de la Con­cor­dia tie­ne la me­jor for­mu­la elec­to­ral y que la acom­pa­ña­rá con todo su em­pe­ño. Y como una suer­te de men­sa­je en­crip­ta­do, ex­pli­có que en esta opor­tu­ni­dad se per­mi­te apo­yar a un can­di­da­to por “afi­ni­dad per­so­nal”, algo que an­tes, “por res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, te­nía que ha­cer equi­li­brio”.

 – Has­ta aquí lo que ve­ni­mos ob­ser­van­do es que los par­ti­dos pro­vin­cia­les vie­nen ga­nan­do la par­ti­da. ¿Qué lec­tu­ra hace? 

– Es que en el di­se­ño po­lí­ti­co de Ar­gen­ti­na, hoy así como es­tán las co­sas, pri­me­ro que es di­fí­cil ga­nar­le a cual­quier ofi­cia­lis­mo en el po­der que hu­bie­ra he­cho las co­sas bien y que la gen­te va­lo­re, bá­si­ca­men­te por­que es­tán en el go­bierno y tie­nen las es­truc­tu­ras. En se­gun­do lu­gar por­que cuan­do vos te­nés un es­pa­cio pro­vin­cial, el sim­ple he­cho de for­mar par­te de un es­pa­cio pro­vin­cial te li­be­ra de la grie­ta, en­ton­ces le da una co­mo­di­dad al vo­tan­te para apo­yar un es­pa­cio pro­vin­cial que no está en una grie­ta y que ade­más está ha­cien­do las co­sas bien en la ad­mi­nis­tra­ción de su pro­vin­cia.

En­ton­ces, para qué se va a in­cli­nar para el lado de la grie­ta. Cam­bie­mos está ha­cien­do todo mal en el Go­bierno na­cio­nal. O para qué se va in­cli­nar para el otro lado de la grie­ta, que tam­bién tie­ne mu­chas co­sas que a la gen­te no le gus­ta. En­ton­ces, los par­ti­dos pro­vin­cia­les que ad­mi­nis­tra­ron bien las co­sas son ca­na­les con­duc­to­res del voto muy fá­cil y có­mo­dos para la gen­te.

 – Es ver­dad. Se notó que en la ma­yo­ría de los ca­sos, por no de­cir en to­dos, el kir­ch­ne­ris­mo sa­lió en se­gun­do lu­gar y Cam­bie­mos en ter­cer pues­to.

– Eso de­mues­tra dos co­sas, a mi modo de ver y pue­do es­tar equi­vo­ca­do. Pri­me­ro que el kir­ch­ne­ris­mo como es­pa­cio po­lí­ti­co, aún en lu­ga­res don­de tie­ne es­truc­tu­ra, tie­ne un te­cho bajo y está cla­ro que ese te­cho exis­te. Lo de­mos­tra­ron bá­si­ca­men­te en Neu­quén y Rio Ne­gro, y eso se va a re­pe­tir.

En se­gun­do lu­gar, lo que de­mues­tra es que la gen­te si tie­ne cual­quier otra al­ter­na­ti­va ter­mi­na desechan­do a Cam­bie­mos y de­ján­do­lo ter­ce­ro, cuar­to, quin­to, con ni­ve­les de in­ten­ción de vo­tos muy ba­jos. En­ton­ces la po­la­ri­za­ción que hoy exis­te, de la que todo el mun­do cree y así es­tán los nú­me­ros, in­di­ca que ha­brá un ba­lo­ta­je en­tre Cris­ti­na y Ma­cri.

Eso de­mues­tra que Cris­ti­na tie­ne en un ba­lo­ta­je un te­cho ab­so­lu­ta­men­te mar­ca­do. Y es cier­to que Ma­cri pue­de lle­gar a un ba­lo­ta­je y ga­nar­le a Cris­ti­na, pero don­de apa­re­ce cual­quier otra al­ter­na­ti­va con de­ter­mi­na­da se­rie­dad, Ma­cri ter­mi­na per­dien­do por mu­chí­si­mo de los pun­tos que tie­ne. Los pun­tos que hoy tie­ne Ma­cri, en su gran me­di­da, son de una es­truc­tu­ra ra­di­cal que to­da­vía esta con la na­riz ta­pa­da y lo si­gue acom­pa­ñan­do, o de gen­te que no quie­re vo­tar a Cris­ti­na, pero vo­tos pro­pios y con­ven­ci­dos de que Ma­cri está ha­cien­do las co­sas bien, hoy creo que no lle­ga a los dos dí­gi­tos.

 – Des­pués de ha­cer agua en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, pa­re­ce­ría ser que aho­ra la es­tra­te­gia de Ma­cri es ins­ta­lar el tema de la se­gu­ri­dad en la cam­pa­ña. ¿Al­can­za con esa es­tra­te­gia?

– Si es­ta­mos en la po­si­ción que es­ta­mos y la ima­gen del Go­bierno na­cio­nal está tan gol­pea­da como aho­ra, ca­sual­men­te fue por­que vie­nen erran­do el diag­nós­ti­co y sub­es­ti­man­do a la opi­nión pú­bli­ca. A un tipo que hoy no le al­can­za la pla­ta para lle­gar a fin de mes, ni para pa­gar la cuo­ta de la es­cue­la del hijo, las ex­pen­sas, o para co­mer la piz­za el sá­ba­do o el asa­do del do­min­go que le atur­dan con Sa­mid o la hija de Sa­mid, es una ab­so­lu­ta to­ma­da de pelo.

 – La­vag­na si­gue in­sis­tien­do con que será can­di­da­to siem­pre y cuan­do haya con­sen­so, pero pa­re­ce que el con­sen­so no vie­ne. ¿Us­ted qué cree?

– Bueno, yo por fin aho­ra es­toy en­ten­dien­do a La­vag­na. Lo que él está que­rien­do de­cir es que para ser pre­si­den­te, en es­tas cir­cuns­tan­cias, hace fal­ta un con­sen­so y que si no se da esa ma­du­rez, esa ge­ne­ro­si­dad, y ese con­sen­so, no le in­tere­sa ha­cer­se car­go del país si no tie­ne ese mar­co de con­sen­so y de ge­ne­ro­si­dad.

Bueno, tie­ne todo el de­re­cho del mun­do a ha­cer ese plan­teo que tie­ne una car­ga im­por­tan­te de va­ni­dad per­so­nal, no hay duda al­gu­na, pero tam­bién tie­ne una im­por­tan­te car­ga de prac­ti­ci­dad.

Es de­cir, bueno, si yo pue­do ser el que gano te­nien­do la edad que ten­go, no me lle­ven a una in­ter­na por­que, en de­fi­ni­ti­va, lle­var­me a una in­ter­na tam­bién sig­ni­fi­ca que no me va­lo­ran como para que sea el prin­ci­pal o po­si­ble can­di­da­to. Hay que ver cómo ter­mi­na este jue­go de pó­ker de La­vag­na di­cién­do­le al res­to `mu­cha­chos bá­jen­se y acom­pá­ñen­me a mí que soy el me­jor y el que pue­de ga­nar´, o los otros que di­cen `yo la quie­ro ju­gar y va­mos a las PASO´.

Bueno, todo es po­si­ble. Por eso digo, y hace días que lo ven­go pen­san­do, que hoy día el gran or­de­na­dor de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na ante esta dis­per­sión de la opo­si­ción que no lo­gra co­lo­car­se de­trás de un can­di­da­to y si el po­ten­cial can­di­da­to no se­ría tal si no le dan el con­sen­so; el gran or­de­na­dor de la po­lí­ti­ca, al no ha­ber nin­gún pe­ro­nis­ta po­de­ro­so –por­que el pe­ro­nis­ta so­la­men­te se dis­ci­pli­na ante otro pe­ro­nis­ta po­de­ro­so– pue­de ser ca­sual­men­te del círcu­lo rojo o el es­ta­blish­ment.

¿Y cómo pue­de fun­cio­nar el círcu­lo rojo como gran or­de­na­dor? Bueno, lisa y lla­na­men­te de­cir `no pu­di­mos sa­car a Cris­ti­na de la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, hay se­rios ries­gos de que Cris­ti­na vuel­va a ser pre­si­den­ta, en­ton­ces sa­qué­mos­lo a Ma­cri de la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral´.

Y me pa­re­ce que para ese lado es­tán fun­cio­nan­do al­gu­nos la­bo­ra­to­rios y al­gu­nas chi­me­neas ge­ne­ran­do esta vi­sión de de­cir `no pu­di­mos sa­car­la a Cris­ti­na de la se­gun­da vuel­ta, no ga­ran­ti­za­mos ga­nar­le a Cris­ti­na en la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, en­ton­ces el ca­mino que nos que­da es sa­car­lo a Ma­cri´. Es de­cir que Ma­cri ter­mi­ne sa­can­do 23 o 24 pun­tos y que cual­quier otro ter­mi­ne sa­can­do 28 o 29, y lle­gue a un ba­lo­ta­je po­ten­cial por ejem­plo: La­vag­na y Cris­ti­na.

 – ¿Si Cris­ti­na lo lla­ma para pe­dir­le un con­se­jo, us­ted qué le di­ría? ¿Le di­ría que se pre­sen­te o que no lo haga?

– Es muy di­fí­cil ha­blar­le a una per­so­na que es­tu­vo en el po­der por tan­to tiem­po y que la han cas­ti­ga­do tan­to.

– Está bien pero ha­ga­mos de cuen­ta que lo lla­ma Cris­ti­na y le dice: `mirá Mau­ri, yo te co­noz­co hace tiem­po y va­lo­ro tu pen­sa­mien­to, de­ci­me vos qué opi­nas, qué crees que debo que ha­cer».

– Y tie­ne que pen­sar con­cre­ta­men­te qué pa­sa­ría si Ma­cri go­bier­na otros cua­tro años más este país, por un lado. Y si en el ries­go de ser can­di­da­ta, tam­bién está el ries­go de que Ma­cri vuel­va a ga­nar, y ver si vale la pena arries­gar­se. En ese ries­go está la úni­ca puer­ta de en­tra­da para que Ma­cri go­bier­ne de 19 al 23.

Y, con la mano en el co­ra­zón, por ahí de­fi­ne y eli­je me­jor ju­gar por otro ca­mino que ga­ran­ti­ce que esto no siga otros cua­tro años más.

 – Me da la sen­sa­ción de que tan­ta dis­cu­sión den­tro de Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral po­dría lle­gar a can­sar al elec­to­ra­do. ¿No cree que es­tán ha­cien­do pa­pe­lo­nes?

– Si la ta­rea está en­ca­mi­na­da a acep­tar a este con­sen­so que plan­tea La­vag­na y gra­dual­men­te en­con­trar los lu­ga­res para cada uno, no. Es un paso na­tu­ral que irá flu­yen­do, La­vag­na se irá po­si­cio­nan­do.

Ven­drán las elec­cio­nes de Cór­do­ba y ahí se ace­le­ra­rán los tiem­pos. Guar­da que no ter­mi­ne sien­do todo esto lo que en al­gún mo­men­to yo es­cri­bí de los cua­tro cuar­tos. Es de­cir, que un gru­po im­por­tan­te diga: `sí, no­so­tros va­mos de­trás del con­sen­so de La­vag­na´, y que otro gru­po de Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral diga `no, yo quie­ro ir a las PASO´, y ter­mi­ne­mos con las ofer­tas de cua­tro cuar­tos.

El cuar­to de Cris­ti­na, el cuar­to de Ma­cri, el cuar­to de La­vag­na –con mu­chos ra­di­ca­les y mu­chos pe­ro­nis­tas–, y el otro cuar­to que pue­da ser un re­si­dual de Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral.

En el año 2003, cuan­do se hace la Re­no­va­ción en Mi­sio­nes, a mí me toco una si­tua­ción ex­tre­ma que fue ser pre­si­den­te del par­ti­do ra­di­cal y cuan­do fui­mos a acom­pa­ñar la for­mu­la Mo­reau – Lo­sa­da con­tra tres can­di­da­tos pe­ro­nis­tas de aque­lla épo­ca que ven­drían a ser Kir­ch­ner, Me­nen y Ro­drí­guez Saa, me de­cía en aquel mo­men­to el pre­si­den­te de la Con­ven­ción, el dipu­tado (Luis) Pas­to­ri: “si el pe­ro­nis­mo va di­vi­di­do en tres, no­so­tros pro­ba­ble­men­te con el 30% de los vo­tos ga­ne­mos las elec­cio­nes en Mi­sio­nes”.

Y tra­ba­ja­mos para ga­nar el 30% de los vo­tos en el año 2003, evi­den­te­men­te no veía­mos lo que pa­sa­ba en la so­cie­dad y sa­ca­mos el 7% de los vo­tos. Ahí em­pe­za­mos a mi­rar­nos y a de­cir `bueno algo paso muy gra­ve des­pués de la caí­da de De la Rúa´. Y cuan­do jun­to de vuel­ta al par­ti­do, que te­nía el 7% de los vo­tos y te­nía cin­co can­di­da­tos a go­ber­na­dor, ahí me di cuen­ta que no te­nía nin­gún des­tino y nin­gún fu­tu­ro.

En­ton­ces, Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral, que tie­ne en la suma de to­dos sus can­di­da­tos un va­lor cer­cano al 20% y que no rom­pe ese te­cho, y que den­tro de ese 20% no es que se su­man, no es que aquel que si no va Mas­sa le vota Ur­tu­bey o vi­ce­ver­sa. Se en­ca­pri­cha en ese 20%, y bueno tam­po­co tie­ne al­gún tipo de fu­tu­ro. Y me pa­re­ce que hoy cual­quier ana­lis­ta te dice que el úni­co que está en con­di­cio­nes de per­fo­rar ese 20% es la can­di­da­tu­ra de La­vag­na. Es tan sen­ci­llo como eso.

– ¿Us­ted pone sus fi­chas en el ca­si­lle­ro de La­vag­na? 

– No, no, no. En todo mo­men­to lo que hice fue ana­li­zar un es­ce­na­rio. En lo per­so­nal sigo sien­do de aque­llos que está mi­ran­do muy aten­ta­men­te lo que está ha­cien­do fal­ta y cla­ra­men­te me gus­ta­ría que esa gran ma­yo­ría con­si­ga un ca­nal.

Per­so­nal­men­te me hu­bie­ra gus­ta­do que al­guno de los más jó­ve­nes de Al­ter­na­ti­va Fe­de­ral es­tu­vie­ra mi­dien­do hoy 20 pun­tos y su­man­do de al­guno que otro más que esté en 25, bueno no se está dan­do esa si­tua­ción. No veo a nin­guno de los jó­ve­nes de mi ge­ne­ra­ción, con la cua­les com­par­tí mu­cho tiem­po de po­lí­ti­ca y de ges­tión, per­fi­lar­se como para lle­gar a la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral.

Me pa­re­ce que, pro­ba­ble­men­te, La­vag­na sí ten­ga más po­si­bi­li­da­des de lle­gar a una se­gun­da vuel­ta elec­to­ral. In­sis­to, para mí el plan­teo cen­tral de lo que te es­toy di­cien­do: el es­ta­blish­ment ya no pudo co­rrer a Cris­ti­na de la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral y no ga­ran­ti­zan que Cris­ti­na pier­da con­tra Ma­cri en la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral por­que Ma­cri hizo to­das las co­sas mal.

Lo de hoy dis­cu­tien­do el con­trol de pre­cios es una bar­ba­ri­dad, pen­sar que Ma­cri y el go­bierno de Cam­bie­mos ha­blen del con­trol de pre­cios es una lo­cu­ra im­pen­sa­da, y aho­ra to­da­vía dis­cu­tien­do pú­bli­ca­men­te en­tre ellos, es una cosa de lo­cos. En­ton­ces eso está ago­ta­do.

En­ton­ces es el es­ta­blish­ment quien tie­ne la po­si­bi­li­dad de de­cir que vaya Cris­ti­na a la se­gun­da vuel­ta pero no con­tra Ma­cri, y es ahí don­de in­sis­to que apa­re­ce la fi­gu­ra de La­vag­na con las ma­yo­res po­si­bi­li­da­des. Más allá de que me hu­bie­ra gus­ta­do que hoy es­tu­vié­ra­mos con al­guien más jo­ven y con po­si­bi­li­da­des.

 – ¿Us­ted que co­no­ce muy bien al ra­di­ca­lis­mo, cómo lo ob­ser­va hoy?

– En una po­si­ción his­tó­ri­ca. Po­cas ve­ces en la his­to­ria ar­gen­ti­na el ra­di­ca­lis­mo, es­pe­cial­men­te a ni­vel na­cio­nal, tuvo un rol tan de­ter­mi­nan­te como aho­ra. Es de­cir, en éste caso se tie­ne que sen­tar y es­cu­char la mar­cha ra­di­cal como hi­ci­mos no­so­tros en al­gún mo­men­to, que se rom­pa pero que no se siga do­blan­do.

Y bueno, me pa­re­ce que hay un gru­po in­tere­san­te que sabe de qué han ju­ga­do al po­der, a te­ner el ca­lor del po­der a par­tir de la con­ven­ción de Gua­le­guay­chú, pero que ese po­der no ha ser­vi­do para nada. Y por eso te de­cía lo del es­ta­blish­ment, el círcu­lo rojo y el ra­di­ca­lis­mo son los que pue­den de­fi­nir muy fuer­te esta si­tua­ción y cam­biar el es­ce­na­rio de la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral. Que la se­gun­da vuel­ta ten­ga otros nom­bres y ape­lli­dos.

 – ¿Us­ted cree que el ra­di­ca­lis­mo se va a que­brar y va a que­dar un sec­tor den­tro de Cam­bie­mos y otro no?

– Pri­me­ro está cla­ro de que los go­ber­na­do­res ra­di­ca­les, y tam­bién los pe­ro­nis­tas, has­ta el ex­tre­mo de Gil­do Ins­frán, han lle­ga­do a la con­clu­sión de que es me­jor que es­tén sus bo­le­tas lo más le­jos que pue­den es­tar de las elec­cio­nes de oc­tu­bre.

Po­bre Ma­ría Eu­ge­nia Vidal que va a pa­gar, pro­ba­ble­men­te, los pla­tos ro­tos sien­do la di­ri­gen­te con me­jor ima­gen pue­de per­der en pri­me­ra vuel­ta por­que no hay se­gun­da vuel­ta en oc­tu­bre para la go­ber­na­ción. Y por ahí has­ta qui­zás Ma­cri le gane el ba­lo­ta­je a Cris­ti­na en este es­ce­na­rio. Pero el res­to sa­lió ra­jan­do, sean ra­di­ca­les o pe­ro­nis­tas, de este es­ce­na­rio de se­gun­da vuel­ta elec­to­ral ab­so­lu­ta­men­te do­mi­na­do por la grie­ta.

 – La eco­no­mía en Bra­sil anda bas­tan­te mal y cla­ra­men­te aque­llo per­ju­di­ca a la Ar­gen­ti­na. Cam­bie­mos con­fia­ba en que a Jair Bol­so­na­ro le vaya bien para que haya una es­pe­cie de go­teo. Te­nien­do en cuen­ta aquel es­ce­na­rio, ¿cuál cree que pue­de ser a fu­tu­ro la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de nues­tro país du­ran­te los pró­xi­mos me­ses?

– La si­tua­ción eco­nó­mi­ca de Ar­gen­ti­na vie­ne mal y con un pro­nós­ti­co muy malo. Si a Bra­sil le iba muy bien po­dría ha­ber sido un bál­sa­mo, jun­to a la co­se­cha, para un es­ce­na­rio tan malo. Hoy día que­da la co­se­cha, por­que ya Bra­sil no va a cre­cer.

No­so­tros te­ne­mos que mi­rar des­pués de es­tas ex­pe­rien­cias y es­pe­cial­men­te del caso Bol­so­na­ro, y apren­der que los out­si­ders de la po­lí­ti­ca no en­tien­den de las co­sas del Es­ta­do. En­ton­ces, si no en­tien­den para qué se sien­tan a go­ber­nar.

Los po­lí­ti­cos po­de­mos te­ner in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de de­fec­tos, pero por lo me­nos aque­llos que nos de­di­ca­mos y te­ne­mos idea de para qué sir­ve el Es­ta­do y cómo se im­ple­men­tan las po­lí­ti­cas y cuá­les son los cos­tos de im­ple­men­tar una po­lí­ti­ca y cuán­do se pue­de im­ple­men­tar una po­lí­ti­ca, y a ve­ces la po­lí­ti­ca que que­re­mos im­ple­men­tar no la po­de­mos im­ple­men­tar.

No es el pro­ble­ma de Bra­sil, hoy lo que está exis­tien­do es un nu­ba­rrón más para la eco­no­mía ar­gen­ti­na que está su­ma­men­te en cri­sis. Mu­cho más di­fí­cil aún se va a po­ner si el 11 de di­ciem­bre Ma­cri le pone la ban­da a Ma­cri, ima­gí­na­te un pre­si­den­te que su pri­mer día de go­bierno, sin los cien días de luna de miel his­tó­ri­cos y con un des­gas­te del 70% y te­nien­do que ajus­tar su pro­pia he­ren­cia re­ci­bi­da, la ver­dad que se­ría un es­ce­na­rio su­ma­men­te preo­cu­pan­te.

Por eso te digo que los fac­to­res de po­der, aque­llos que en­tien­den de po­lí­ti­ca y so­bre todo las co­sas de la eco­no­mía, de cómo se mue­ve la eco­no­mía, es­tán su­ma­men­te preo­cu­pa­dos.

 – En Mi­sio­nes, la Tie­rra Sin Mal, la Re­no­va­ción vie­ne me­tien­do en sus lis­tas a va­rios out­si­ders de la po­lí­ti­ca. ¿Us­ted qué cree?

– … Bueno… a ver… Es cier­to que hay gen­te nue­va par­ti­ci­pan­do con ma­yor o me­nor tra­yec­to­ria, pero es­tán den­tro de un es­pa­cio al­ta­men­te po­li­ti­za­do como es la Re­no­va­ción, que ade­más tie­ne una cul­tu­ra y una tra­yec­to­ria en ges­tión de go­bierno que va a cum­plir 20 años.

Es más, si uno mira el caso de Ro­vi­ra, que es el lí­der hoy del es­pa­cio de go­bierno, vie­ne de los pri­me­ros go­bier­nos de ges­tión des­de el año 95 por lo me­nos o des­de el 91, en­ton­ces no son out­si­ders de la po­lí­ti­ca como Bol­so­na­ro con un par­ti­do que vie­ne de afue­ra de la po­lí­ti­ca, y eso no es me­nor.

Tam­bién está el caso de Do­nald Trump, él vie­ne de afue­ra de la po­lí­ti­ca pero den­tro del es­pa­cio del par­ti­do re­pu­bli­cano que le pone lí­mi­tes en mu­chas co­sas y que lo ayu­da des­de una bu­ro­cra­cia po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va muy se­ria a go­ber­nar el país.

El pro­ble­ma es cuan­do vie­nen ti­pos to­tal­men­te de afue­ra tipo Bol­so­na­ro y le dan una par­te de go­bierno a los evan­gé­li­cos, una par­te a los mi­li­ta­res, otra par­te al agro y ter­mi­na sien­do una cosa que na­die en­tien­de. En­ton­ces la gen­te nue­va en un es­pa­cio con mu­cha tra­di­ción, como la Re­no­va­ción, es una ca­rac­te­rís­ti­ca de es­tos tiem­pos.

 – ¿Le gus­tó la fór­mu­la de la Re­no­va­ción?  

– Yo voy a acom­pa­ñar con todo mi em­pe­ño la me­jor fór­mu­la que tie­ne la pro­vin­cia de Mi­sio­nes, y esa es la fór­mu­la de la Re­no­va­ción. Sí, me gus­tó y voy a acom­pa­ñar con todo mi em­pe­ño.

Es­toy re­ci­bien­do dia­ria­men­te a no me­nos de cua­tro can­di­da­tos a in­ten­den­tes, gen­te que nun­ca se pre­sen­tó que vie­nen a pe­dir­me ayu­da de todo tipo, pero so­bre to­das las co­sas el con­se­jo de un jo­ven vie­jo viz­ca­cha y que ha vis­to, so­bre to­das las co­sas, mu­chas elec­cio­nes de pue­blo.

Es­toy cons­tan­te­men­te re­ci­bien­do y ha­blan­do con gen­te de mu­chos mu­ni­ci­pios con po­si­bi­li­da­des y sin po­si­bi­li­da­des de ga­nar. In­clu­so me per­mi­to, en esta opor­tu­ni­dad, por­que no lo pude ha­cer los úl­ti­mos se­gu­ra­men­te doce años de la po­lí­ti­ca, sí en un mu­ni­ci­pio ten­go una afi­ni­dad per­so­nal con al­guien le voy a acom­pa­ñar aun­que gane o pier­da.

En otra épo­ca, por res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, te­nía que ha­cer equi­li­brio, aho­ra no. Gane o pier­da al­guien con quien ten­ga una re­la­ción afec­ti­va, ju­ga­ré y ayu­da­ré para ese lado.

Fernando Oz

Puente Aéreo

Deja un comentario