Manzur se declaró ganador en Tucumán y saludó especialmente «a Alberto y a Cristina»

A diferencia de todos los gobernadores que ganaron las elecciones en lo que va del año, el tucumano realizó un discurso claramente alineado con la fórmula del peronismo para los comicios nacionales.

Sonriendo, exultante y con los dedos en V en alto: así se mostró la dupla gobernante de Tucumán, Juan Manzur y Osvaldo Jaldo, en su primera aparición ante los medios tras el cierre de la votación. “A esta hora hay ya una tendencia irreversible: la fórmula del peronismo se está imponiendo en toda la provincia”, dijo el gobernador, con apenas el 13% de las mesas escrutadas. Los números hasta allí eran 63,5% para Juan Manzur, 12,4% para Silvia Elías de Pérez (Cambiemos), 11,7% de José Alperovich (Hacemos Tucumán) y 9,30% para Ricardo Bussi, de Fuerza Republicana.

“Agradezco al pueblo tucumano por una jornada cívica ejemplar. Y desde Tucumán mando un abrazo grande a la fórmula nacional del peronismo, Alberto Fernández- Cristina Fernández de Kirchner”, exclamó. Minutos después, el precandidato a presidente le respondería con un tuit: “gran abrazo amigo y compañero Juan Manzur por tu gran elección. Ganó la esperanza. Sigamos construyendo un futuro mejor para los tucumanos y los argentinos”.

En el búnker de José Alperovich, en cambio, el panorama era de quietud y silencio. Sólo se encontraba allí la candidata a vice, Beatriz Mirkin, que pidió esperar una tendencia más pronunciada.

La misma postura tomaron desde Vamos Tucumán, el frente de Silvia Elías de Pérez: la candidata aún no habló ante los medios, pero sí lo hizo su vice, José Manuel Paz, que declaró que la tendencia es todavía reversible.

Quien sí habló fue Ricardo Bussi. El hijo del genocida evaluó que el gesto de Manzur fue apresurado y lo definió como una falta de responsabilidad institucional. “Hay que llamar a la mesura del gobernador. Es una irresponsabilidad lo que hizo: este hombre tiene una inexperiencia política espantosa. Este sistema electoral requiere de mucha paciencia”.

La votación se cerró en Tucumán, tras una jornada sin fuertes sobresaltos, aunque con severos cuestionamientos al sistema electoral de acoples, que derivó en un mar de boletas en el cuarto oscuro y en concentraciones de hasta 30 fiscales por mesa. En las redes sociales se multiplicaron las quejas por las demoras que esto implicaba y las fotos que constataban que, en algunos casos, las filas de fiscales eran más largas que las de votantes.

Silvia Elías de Pérez (Vamos Tucumán, el frente con el aval de la Casa Rosada) fue la primera en votar de los cuatro principales candidatos a gobernador. La senadora fue también la que más énfasis puso en la necesidad de controlar que efectivamente la jornada electoral se cumpliera con transparencia. “Vivimos en una provincia demasiado oscura, obvio que me preocupa que pueda haber irregularidades”. Horas después, su espacio político presentó una denuncia penal por acarreo de votantes en la comunidad de El Chañar.

Pero sin dudas el contrapunto más fuerte de la jornada se dio entre los dos postulantes del peronismo local, el gobernador Juan Manzur (que va por la reelección), y su exsocio, José Alperovich (quien gobernó la provincia entre 2003 y 2015).

Ante la pregunta de por qué no habían podido lograr la unidad, Alperovich (Hacemos Tucumán) señaló: “Lo que me diferencia de Manzur es la manera de hacer política. El peronismo no es presionar a la gente humilde para que te vote; el peronismo es trabajo, dignidad -indicó el senador, que insistió en que en Tucumán hay que fomentar ‘la cultura del esfuerzo’-. Necesitamos un gobernador que gestione, no uno que le eche la culpa a Macri. Se han destinado millones de pesos para comprar gente”.

Manzur (Frente Justicialista por Tucumán) contestó estas acusaciones minutos después, a través de los medios y de modo escueto. “Todo funcionario público que conozca un ilícito debe denunciarlo. En este caso, ya que es senador, Alperovich está obligado a hacerlo”.

El gobernador se explayó un poco más cuando le preguntaron si está peleado con su antecesor: “No. Alperovich tomo su decisión y está bien que lo haga; él no está en el peronismo. El peronismo es uno solo en Tucumán y yo soy el presidente del PJ. Nosotros convocamos a elecciones (internas) y de ahí surgió nuestra candidatura con el vicegobernador, Osvaldo Jaldo”.

Por último, Ricardo Bussi (Fuerza Republicana) se mostró escandalizado por la cantidad de boletas en el cuarto oscuro: “hay problemas en todas las escuelas; Tucumán es un desastre. Este sistema (de acoples) no puede repetirse nunca más. Hay que aplicar sistemas más modernos. Esto es una anarquía que no puede funcionar más”.

Silvina Cena

Tiempo Argentino

 

Deja un comentario