Ma­cri y su fe­mi­nis­mo de ca­len­da­rio elec­to­ral, por Silvia Risko

«No sólo el 8 de mar­zo hay q mo­vi­li­zar­se, eso de­je­mos a las fe­mi­nis­tas de ca­len­da­rio”, con­cep­to que le­jos está de ser un men­sa­je sin con­te­ni­do. 

El fe­mi­nis­mo es un fe­nó­meno so­cial mun­dial sin pre­ce­den­tes, don­de casi la to­ta­li­dad de las mu­je­res me­no­res de 25 años se re­co­no­cen fe­mi­nis­tas.

Es tan gran­de y só­li­do este mo­vi­mien­to que to­das las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas quie­ren te­ner una pata den­tro, su­mar­se o apa­re­cer en una foto par­ti­ci­pan­do de una de las mar­chas más sim­bó­li­cas como el #DíaIn­ter­na­cio­nal­De­La­Mu­jer o de #NiU­na­Me­nos.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal ve­mos el na­ci­mien­to dia­rio de nue­vas con­sig­nas como #Me­Too o #So­mos­La­Ma­na­da que ani­man a de­nun­ciar he­chos abe­rran­tes como las vio­la­cio­nes, vio­len­cia y aco­sos se­xua­les. Las mu­je­res es­ta­mos des­na­tu­ra­li­zan­do lo na­tu­ra­li­za­do.

Cuan­do se ha­bla de fe­mi­nis­mo de ca­len­da­rio, se ha­bla de los dis­cur­sos va­cíos y de­ma­gó­gi­cos que solo son opor­tu­nis­tas y le­jos, muy le­jos es­tán de ha­cer­se car­go de la reali­dad y pro­vo­car los cam­bios sis­té­mi­cos que ha­cen fal­ta.

El 1 de mar­zo, en su dis­cur­so de aper­tu­ra del año le­gis­la­ti­vo na­cio­nal, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri dio cá­te­dra, no sólo de fe­mi­nis­mo de ca­len­da­rio sino so­bre todo del elec­to­ral.

“…nos pro­pu­si­mos cam­biar nues­tro país en se­rio…”.

“…de­ci­di­mos de­jar de pa­tear los pro­ble­mas para ade­lan­te para em­pe­zar a mi­rar la reali­dad de fren­te…”.

La vio­len­cia con­tra la mu­jer, las po­lí­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias y ex­clu­yen­tes son una reali­dad que evi­den­te­men­te no fi­gu­ra den­tro del plan de su go­bierno. No se ha mi­ra­do a la pro­ble­má­ti­ca de fren­te, por­que si se lo hu­bie­ra he­cho se hu­bie­se asig­na­do re­cur­sos a pro­gra­mas de con­ten­ción y pre­ven­ción.

“…to­dos en­ten­di­mos las con­se­cuen­cias de no cam­biar ta­pan­do agu­je­ros sin en­fren­tar los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de fon­do…”.

No­so­tras sa­be­mos el sig­ni­fi­ca­do de ser el es­la­bón mas dé­bil en la ca­de­na de pa­ga­do­res de erro­res. Sa­be­mos qué sig­ni­fi­ca no ser vis­ta, oída y mu­cho me­nos con­te­ni­da por el Es­ta­do. Sa­be­mos que pa­ga­mos con nues­tro cuer­po y vida las con­se­cuen­cias de no cam­biar sis­te­mas es­truc­tu­ra­les ma­chis­tas en­quis­ta­dos en los di­fe­ren­tes po­de­res.

“…es­ta­mos cons­tru­yen­do ci­mien­tos pro­fun­dos…”.

Des­de hace va­rios años las mu­je­res se han ani­ma­do a de­nun­ciar abu­sos o vio­len­cia, las he­mos em­po­de­ra­do para que re­cla­men el de­re­cho a ser pro­te­gi­das, pero no se ha dado un solo cen­ta­vo para brin­dar a esas mu­je­res y sus hi­jos ca­sas re­fu­gios, ayu­da pro­fe­sio­nal des­de un abo­ga­de que las re­pre­sen­te, has­ta los equi­pos in­ter­dis­ci­pli­na­rios que de­be­rían tra­tar al gru­po fa­mi­liar, sin men­cio­nar que no exis­te nin­gún pro­gra­ma para re­edu­car al vio­len­to. El círcu­lo de la vio­len­cia no se cor­ta.

“…ya no acep­ta­mos que nos mien­tan, que nos ocul­ten da­tos re­le­van­tes, ya no cree­mos en las so­lu­cio­nes má­gi­cas…”.

No­so­tras tam­po­co acep­ta­mos más men­ti­ras, que no se ten­gan da­tos ofi­cia­les y reales de las mu­je­res muer­tas como con­se­cuen­cia de abor­tos clan­des­ti­nos por es­tar ex­clui­das del sis­te­ma mé­di­co se­gu­ro y gra­tui­to que debe brin­dar el Es­ta­do; tam­po­co acep­ta­mos más que al fren­te de áreas sen­si­bles, don­de se de­ben dar res­pues­tas rá­pi­das ha­cien­do cum­plir le­yes y pro­to­co­los, es­tén ob­je­to­res de con­cien­cia o pro­fe­sio­na­les a los cua­les les pesa más el mie­do a un es­cra­che que la vida de una ni­ñi­ta de 10, 11 o 12 años vio­la­da y em­ba­ra­za­da. No­so­tras sa­be­mos que no hace fal­ta la ma­gia para cam­biar el sis­te­ma, sólo hace fal­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca y com­pro­mi­so so­cial.

“…se cam­bia en se­rio cuan­do co­men­za­mos a res­ti­tuir los de­re­chos a las mi­les de ni­ñas víc­ti­mas de abu­so se­xual, de las mu­chas for­mas de vio­len­cia con­tra la mu­jer la vio­la­ción es la mas ul­tra­jan­te de to­das…”.

Es cier­to, la vio­la­ción es la peor de las tor­tu­ras por las cua­les pue­de pa­sar una per­so­na, los efec­tos y con­se­cuen­cias no se bo­rran nun­ca. Es una som­bra que acom­pa­ña a quien la su­frió du­ran­te toda su vida. Las vio­la­cio­nes no son sólo se­xua­les. El Es­ta­do vio­la nues­tras ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les y los de­re­chos con­te­ni­dos en los di­fe­ren­tes Tra­ta­dos In­ter­na­cio­na­les de DDHH con ran­go cons­ti­tu­cio­nal to­dos los días. Y ante esa reite­ra­da vio­la­ción ¿a quién re­cla­ma­mos? ¿ante quién de­nun­cia­mos?.

“…las víc­ti­mas no de­ben ser ob­je­to de nin­gu­na dispu­ta y el Es­ta­do que no es­tu­vo para pro­te­ger­las an­tes debe es­tar ahí para ga­ran­ti­zar­le sus de­re­chos…”.

Esto hu­bie­ra sido es­pe­ran­za­dor si es­tu­vie­ra acom­pa­ña­do de una pro­pues­ta cla­ra, re­vo­lu­cio­na­ria, su­pe­ra­do­ra y eje­cu­ta­ble. Solo son ex­pre­sio­nes de de­seos o de bue­na vo­lun­tad. Sa­be­mos que eso y la lás­ti­ma tie­nen el mis­mo efec­to: no sir­ven.

To­des los que te­ne­mos ex­pe­rien­cia en ges­tión, y so­bre todo en po­lí­ti­ca so­cial, sa­be­mos que para re­ver­tir si­tua­cio­nes y pro­vo­car cam­bios cul­tu­ra­les y so­cia­les se de­ben sos­te­ner po­lí­ti­cas de ac­ción y coer­ción a lar­go pla­zo, con los ne­ce­sa­rios y obli­ga­to­rios aná­li­sis de re­sul­ta­do, te­nien­do la fle­xi­bi­li­dad que per­mi­ta co­rre­gir el rum­bo si hace fal­ta, con re­cur­sos para lle­var­los ade­lan­te. To­des sa­be­mos que le­tra sin pre­su­pues­to es la nada mis­ma.

El 8 de mar­zo es el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer, no es un día fes­ti­vo, tam­po­co un día de asue­to, fran­co o fe­ria­do. Es el día don­de to­das nos jun­ta­mos y mar­cha­mos para reivin­di­car la lu­cha de las obre­ras que fue­ron ase­si­na­das por re­cla­mar igual­dad de con­di­cio­nes la­bo­ra­les y sa­la­ria­les; tam­bién para exi­gir los cam­bios ne­ce­sa­rios para que po­da­mos vi­vir en una so­cie­dad mas jus­ta, li­bre y equi­ta­ti­va para to­des. Es el día don­de cada una tie­ne que va­ler por diez que ya no es­tán y pen­sar en las que ven­drán.

De no­so­tras de­pen­de que la lu­cha de mi­les no se con­vier­ta en un pá­rra­fo me­dio­cre del go­ber­nan­te de turno.

Como dijo Mi­chel Ba­che­lett “…si una mu­jer en­tra a la po­lí­ti­ca, cam­bia la mu­jer; pero si en­tran mu­chas en­ton­ces cam­bia el sis­te­ma…”. Ese es el gran ob­je­ti­vo, que las que ocu­pen los es­pa­cios que va­mos ga­nan­do lo ha­gan para cam­biar el sis­te­ma y hu­ma­ni­zar­lo.

Silvia Risko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *