mié. Oct 23rd, 2019

La re­for­ma la­bo­ral vuel­ve al cen­tro del de­ba­te

Esta se­ma­na el FMI pú­bli­co un ran­king de las eco­no­mías más ries­go­sas del mun­do, en don­de Ar­gen­ti­na y Tur­quía tie­nen el ho­nor de en­ca­be­zar­lo.

Es que de­trás de la paz cam­bia­ria in­du­ci­da por los es­tre­pi­to­sos des­em­bol­sos del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y la con­trac­ción mo­ne­ta­ria del Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na, se es­con­den las fra­gi­li­da­des de una eco­no­mía que no pre­sen­ta bue­nas pers­pec­ti­vas.

En me­dio de la ca­rre­ra elec­to­ral, gru­pos de em­pre­sa­rios li­ga­dos al ofi­cia­lis­mo ─e in­clu­si­ve el mis­mo FMI─ han vuel­to a ins­ta­lar den­tro del de­ba­te pú­bli­co la “im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad” de lle­var a cabo una re­for­ma la­bo­ral. Pa­re­cie­ra ser que en esta opor­tu­ni­dad, la ex­pli­ca­ción or­to­do­xa de la cri­sis que atra­vie­sa el país, vie­ne dada por un mar­co le­gal que no se adap­ta a sus ne­ce­si­da­des y no por la mala ges­tión del go­bierno en ma­te­ria eco­nó­mi­ca.

Los ar­gu­men­tos a fa­vor de la fle­xi­bi­li­za­ción gi­ran en torno a la po­si­bi­li­dad de una ma­yor crea­ción de pues­tos de tra­ba­jos, de­jan­do de lado la evi­den­cia em­pí­ri­ca de nu­me­ro­sos paí­ses que han apli­ca­do las mis­mas re­ce­tas sin re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios.

Cuan­do se ha­bla de re­for­ma, se hace re­fe­ren­cia a un cam­bio pla­ni­fi­ca­do en un sis­te­ma en de­tri­men­to de ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos. En lo que re­fie­re al ám­bi­to la­bo­ral, la pa­la­bra re­for­ma no tie­ne una con­no­ta­ción muy po­si­ti­va ya que su apli­ca­ción im­pli­ca la ero­sión de cier­tos de­re­chos ya ad­qui­ri­dos por la lu­cha obre­ra y sin­di­cal.

Den­tro de las po­lí­ti­cas que plan­tea una re­for­ma la­bo­ral se en­cuen­tran: la baja de in­dem­ni­za­cio­nes y/​o se­gu­ros por des­em­pleos, la dis­mi­nu­ción del pe­rio­do de va­ca­cio­nes, la ex­ten­sión de la jor­na­da la­bo­ral, y la eli­mi­na­ción de cual­quier dis­po­si­ti­vo ins­ti­tu­cio­nal que di­fi­cul­te al em­plea­dor la con­tra­ta­ción y el des­pi­do de sus tra­ba­ja­do­res. Todo esto se plan­tea bajo el ar­gu­men­to de que la eli­mi­na­ción de todo tipo de ri­gi­dez y tra­ba del mer­ca­do la­bo­ral ace­le­ra­rá el pro­ce­so de crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo for­mal y fo­men­ta­ra las in­ver­sio­nes.

Lo que no se dice a la hora de ha­blar de fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral, es que la dis­mi­nu­ción de los fac­to­res ins­ti­tu­cio­na­les re­gu­la­to­rios como ser in­dem­ni­za­cio­nes, se­gu­ros por des­em­pleo, car­gas so­cia­les, am­plia­ción de la jor­na­da la­bo­ral, en­tre otros, lle­va­rá a de­bi­li­tar aún más la po­si­ción de los tra­ba­ja­do­res fren­te al em­plea­dor ge­ne­ran­do una pro­fun­di­za­ción de la de­sigual­dad en la re­la­ción ca­pi­tal-tra­ba­jo.

En cuan­to a la evi­den­cia em­pí­ri­ca, los da­tos no pa­re­cen res­pal­dar la hi­pó­te­sis neo­li­be­ral de que la fle­xi­bi­li­za­ción del mer­ca­do la­bo­ral con­duz­ca a una me­jo­ra en los in­di­ca­do­res de em­pleo. Por el con­tra­rio, dan cuen­ta de una ma­yor pre­ca­ri­za­ción en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les y un au­men­to de la de­sigual­dad so­cio­eco­nó­mi­ca.

Po­dría de­cir­se que en el mar­co de po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad, el de­bi­li­ta­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes del mer­ca­do de tra­ba­jo tan bus­ca­do por or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les como el FMI no ha ge­ne­ra­do un au­men­to de los ni­ve­les de em­pleo, sino todo lo con­tra­rio. Se­gún un es­tu­dio de la UN­DAV (Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ave­lla­ne­da), en la ma­yo­ría de los paí­ses don­de se apli­ca­ron las re­ce­tas de fle­xi­bi­li­za­ción al cabo de cin­co años el em­pleo ha dis­mi­nui­do.

Fuente: Universidad Nacional de Avellaneda en base a datos del Banco Mundial y FMI

En lo que res­pec­ta a nues­tro país, sin du­das el mer­ca­do la­bo­ral ar­gen­tino no vie­ne te­nien­do un buen desem­pe­ño.

Tan­to los in­di­ca­do­res de em­pleo como de sa­la­rios no pre­sen­tan re­sul­ta­dos alen­ta­do­res. Se­gún las ci­fras ofi­cia­les pu­bli­ca­das re­cien­te­men­te en el úl­ti­mo año se per­die­ron al­re­de­dor de 217.000 pues­tos de tra­ba­jos for­ma­les, mien­tras que los sa­la­rios tu­vie­ron una va­ria­ción sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te por de­ba­jo de la in­fla­ción, pro­vo­can­do una brus­ca caí­da del sa­la­rio real.

En este con­tex­to, apli­car una re­for­ma la­bo­ral se­ria la op­ción sim­plis­ta, “cor­tar el hilo por lo más fino”. No ne­ce­sa­ria­men­te se aba­ti­rían los al­tos ín­di­ces de des­em­pleo, y ade­más im­pli­ca­ría una caí­da aun ma­yor de los sa­la­rios de­bi­do al me­nor po­der de ne­go­cia­ción que dis­pon­drían los tra­ba­ja­do­res.

Ve­mos en­ton­ces que el FMI ha exi­gi­do esta re­for­ma como una de las con­di­cio­nes fun­da­men­ta­les para se­guir otor­gan­do fi­nan­cia­mien­to, y como di­ji­mos al prin­ci­pio gran­des em­pre­sa­rios ya han ma­ni­fes­ta­do su apo­yo con­tun­den­te.

Con este mar­co, el pa­no­ra­ma ─a pe­sar de pa­re­cer cla­ro─, tie­ne al­gún gra­do de in­cer­ti­dum­bre. Lo que res­ta es ver si el ac­tual ofi­cia­lis­mo, en caso de ser re­elec­to, go­za­rá de la su­fi­cien­te “go­ber­na­bi­li­dad” para lle­var a cabo una re­for­ma tan im­por­tan­te en el mer­ca­do la­bo­ral. Lo cier­to es que si esto su­ce­de, de­di­ca­rán mu­cho es­fuer­zo a “mo­der­ni­zar las le­yes la­bo­ra­les”.

Fa­cun­do Cos­ta de Ar­gui­bel y Ale­jan­dro Glin­ca