Dentro del Congreso, el Gobierno perdía por goleada. Fuera, miles de trabajadores se convocaban para repudiar la política económica. Dos escenarios de fracaso para el macrismo. Una señal o un adelanto ya en pleno proceso de campaña electoral.