La empresa argenta que “reparte la torta”, da a sus empleados 50% de sus ganancias

Con esta acción disruptiva, la empresa busca consolidar así su premisa de “profit share” para fidelizar y fortalecerla como empleadora, entre otros objetivos.

Las empresas argentinas de desarrollo de software compiten día a día con pares de todo el mundo para conseguir mejorar su posición en un mercado cada vez más competitivo.

Más allá del ingenio propio que desde todo el mundo le reconocen a los profesionales argentinos, es también muy cierto que las firmas locales suelen correr con desventaja en diferentes aspectos a la hora de conseguir la fidelización de sus empleados.

Una firma argentina, no obstante, pretende cambiar con esto y llevar adelante una iniciativa específica para que finalmente sus trabajadores se pongan gustosos “la camiseta” de la compañía.

Se trata de Redbee, una compañía dedicada al diseño de productos digitales, cuyos socios fundadores, en decisión unánime, resolvieron que el 50 por ciento de las ganancias de 2018 se repartirán en 2019 entre todos sus trabajadores.

La iniciativa se contextualiza en la premisa “Profit Share” (ganancia compartida) que, según Redbee es un hito para la empresa, una iniciativa completamente disruptiva, y una estrategia revolucionaria.

A diferencia de lo que sucede en Silicon Valley, donde es común que las empresas repartan acciones entre sus empleados y, a partir de ellas, reciban dividendos, en Argentina ese modelo es hasta el momento inviable por contar con limitaciones prácticas y legales.

Guillermo López, COO de Redbee explicó las diferencias con ese modelo y por qué la firma decidió iniciar este camino para transformarse en una empresa lo más horizontal posible.

“Este modelo de ‘Profit Share’ no es repartir acciones como Silicon Valley. Estamos buscando un modelo de organización, que sea afín con los intereses y valores que comparten los socios fundadores y también quiénes llegamos después a la compañía”, explicó López.

El COO destacó que “en ese punto, también estamos diseñando la empresa y los distintos equipos”. “Repartir ganancias lo vemos más como un paso más en el camino y no un fin en sí mismo. Creemos que para los equipos puedan tener un buen rendimiento es necesario que esas todas las personas tengan capacidad de decisión, nivel de información, a la altura de los dueños”, añadió.

“En ese mismo principio y fin estamos dando un montón de pasos. Por eso también entendemos que lo que estamos generando entre todos, tenemos que empezar a repartirlo entre todos, ya que somos parte a la hora de armar una organización horizontal y con estas características. En 2018 es el primer año que la empresa divide dividendos”, resaltó.

Desde siempre, la visión de horizontalidad y la capacidad de autogestión fueron características vertebrales de la filosofía de Redbee, pero a fines de 2018, los socios fundadores decidieron repartir parte de las ganancias entre todos aquellos que forman parte de la compañía.

“Somos conscientes de lo excepcional de esta acción, pero es una muestra de la apuesta de Redbee por su gente más allá de las palabras, con hechos bien concretos”, destacó Ezequiel Apfel, co fundador y CEO de Redbee.

López, en cambio, no es uno de los socios fundadores. Arribó a la firma el 1 de mayo de 2017, casi seis años después del inicio de las operaciones de la compañía en la Argentina. “De todos modos, con este tipo de acciones entiendo que soy uno más, o uno igual a los socios. Es un poco lo que se busca, la horizontalidad. No es que hay clase A o B. o los que ‘se la llevan toda’. Cada uno tiene una función. A partir de ahí hay una remuneración y después de lo que se gana, se reparte entre todos”, insistió.

¿Cuánto es lo que se repartirá?

La cifra total que se repartirá entre todos los trabajadores correspondiente a 2018 oscila entre los 22 millones de pesos y $ 23 millones. “La cifra oscila ese número, y la forma de repartirla también cambia de acuerdo a algunos aspectos”, explicó López.

En ese sentido, al tratarse de ganancias correspondientes a 2018, no es igual el porcentaje que se llevará un trabajador que empezó el año en Redbee en comparación con uno de los que arribó a mitad de año o cerca del final.

Para llegar al número final que le corresponde a cada persona, se diseñó una fórmula que contempla la antigüedad en 2018 y el sueldo bruto mensual. El número resultante se pagará en 4 instancias durante 2019 (marzo, junio, septiembre y diciembre).

El 60% de los trabajadores se llevará entre un sueldo y medio y casi dos más respecto a esta división de las ganancias. “Un 20%, gente que llegó a mitad de año aproximadamente, se llevará menos de un sueldo. Algunos, en tanto, de acuerdo a la fórmula que elaboramos se llevarán más de dos sueldos”, detalló.

La fuerza laboral de Redbee crece a buen ritmo. “Cuando me sumé, éramos poco más de 60 personas. En 2018, ya estábamos por encima de los 100 y ahora estaremos en 130”, añadió.

“Lo que no se pudo dar en un incremento salarial, queda ahí y después se reparte entre todos. Sino se reparte antes es por distintas razones”, resaltó.

López también se refirió a las complicaciones de popularizar este modelo en la Argentina. “Cada uno debe tener sus razones. Los dueños tienen un objetivo como empresa de formar determinado nivel de ganancias. Acá lo que vemos es que todos somos parte de lo que estamos construyendo. No da lo mismo que esté Juan o José. Si Juan la viene peleando hace un montón de tiempo, y se va, el golpe es muchísimos más grande. Quizá para otra organización es apenas un empleado que le otorga algo a la organización. Pero para nosotros es vital”, graficó.

Para COO de Redbee la premisa Profit Share “no tiene que ver con intentar retener a la gente a largo plazo”.

“Cada vez más empresas lo están empezando a ver. Antes de implementarlo, hablamos con la gente de 10pines, con quiénes tenemos relación. Nos sirvió mucho dialogar con ellos, porque queríamos saber qué pasaba el día después. Y la verdad es que fue todo súper positivo lo que nos contaron”.

Según López, con este tipo de iniciativa “se empieza a ver más interés sobre la salud de la firma” por parte de todos los que la forman.

Con vistas al futuro inmediato y las condiciones propias del mercado local, desde Reedbee destacan que la crisis aún no golpeó tanto porque se desenvuelven en un rubro que hasta el momento no sufrió tanto y porque muchos de sus clientes se encuentran en el extranjero.

“La inflación nos está impactando por el avance de los sueldos, y porque algunos clientes no reconocen todo lo que viene sucediendo respecto a este tema”, admitió de todos modos.

López explicó que en los años anteriores el foco de los dividendos estaba puesto exclusivamente en el crecimiento del negocio. “Este año, los esfuerzos dieron sus frutos y los socios decidieron repartirlo de esta manera. Fue un proceso complejo que nos implicó mucho trabajo, pero altamente gratificante en términos de alinearnos aún más con los valores de horizontalidad. Entendemos que es una decisión con mucho impacto. Este año el pago de dividendos fue a partir de 50%. El año próximo el Directorio decidirá cómo se repartirán las utilidades. Eso ya está estipulado”, completó.

Por otro lado, Eugenia Diaz Balmaceda, responsable de HR en Redbee, destacó que saben que “una decisión de este tipo fideliza y fortalece a nuestra marca empleadora pero no es el objetivo que perseguimos”.

“Buscamos personas que quieran sumarse a Redbee por nuestra forma de hacer las cosas, no nos interesa que un poco más de plata al año las decida por nosotros. En realidad, la decisión de repartir las ganancias decanta de un estilo, de una forma de ver y pensar la organización que construimos”, subrayó.

Desde Redbee aseguran que la iniciativa llegó para quedarse. “Desde ya hay variables que pueden cambiar, puede que el porcentaje que se reparta la próxima vez no sea el mismo, dependerá de la situación y el contexto, lo mismo con la fórmula y forma de pago, pero es un hecho que una decisión de este tipo tiene el sello de lo que es y queremos que sea Redbee”, concluyó Apfel.

A principios de los 80 en Silicon Valley se gestó una pequeña revolución tecnológica pero, también, económica: los empleados en la base de la pirámide podían aspirar, por primera vez, a ser también propietarios. Era el comienzo de lo que el autor Steven Johnson, un emprendedor especializado en el tema, llama “stakeholder capitalism”: generar mayores ganancias a través de un engagement fuerte con los grupos de interés.

En Argentina, todos quieren pero nadie lo hace. Esa parece ser la consigna cuando se le pregunta a emprendedores locales por qué todavía no establecieron programas de distribución de equity entre sus empleados. Entre ellos, ensayan diferentes explicaciones pero una respuesta es común: se resguardan en las complicaciones de la ley laboral e impositiva.

Manuel Tanoira es un abogado con más de 20 años de experiencia ayudando a las empresas locales a armar contratos semejantes; es, además, director de Políticas Públicas de la Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA). Codo a codo con el equipo de Mariano Mayer—secretario de Emprendedores y Pyme del Ministerio de Producción— diseñó la Ley de Emprendedores que, explica, tenía una composición diferente a la que eventualmente se aprobó en las dos cámaras en marzo de 2017.

“La gente de Producción decidió dejar afuera el tema de stock options para evitar que pase por la Comisión Laboral del Congreso”, dice, sincero. En diálogo con Infotechnology, Mayer recogió el guante. “La ley se trabajó muy cerca con las cámaras y con las startups; poder generar un esquema de compensación que incluya stock options era parte del planteo de todos ellos. No quedó en el proyecto final porque tratamos de concentrarnos en lo que sí podía salir; en generar consensos prácticos. Si lo metíamos, corríamos el riesgo de que no se aprobara nada.”

Desamparados de la ley que se diseñó para protegerlos, hoy las empresas que quieran generar esquemas de compensación similares a los que se utilizan en Silicon Valley tienen que valerse de varios artilugios legales para no tener problemas a posteriori. Las complicaciones, explica Tanoira, son esencialmente dos:

“Hay dos impedimentos: según la ley laboral, las empresas no pueden pagar más de 20 por ciento del salario en especie; pasa con las acciones lo mismo que con los ticket canasta. El otro problema es que las acciones tienen carácter remuneratorio para el Ministerio de Trabajo, para la AFIP y también para la Justicia Laboral. Si alguien entrega acciones tiene que pagar cargas sociales y el empleado paga Ganancias por algo que todavía no sabe si va a valer algo o no. Es una locura; no funciona así en ningún lugar del mundo”, completó.

INFOTECHNOLOGY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *